Djokovic reta a Nadal en Monte Carlo

Nadal ya sólo consigue títulos en tierra batida, pero Djokovic pone a prueba su reinado

Nadal ganó su último Masters 1000 en Monte Carlo. Foto:lainformacion.com
Nadal ganó su último Masters 1000 en Monte Carlo. Foto:lainformacion.com

La temporada de tierra batida se abre en Monte Carlo ante el lujo y el glamour de la Costa Azul. Allí, Rafael Nadal sólo ha perdido una vez en la pista centra del Principado de Mónaco y tiene un parcial de 39-1. En su debut, en 2003, perdió en tercera ronda con el argentino Coria, que era una de las grandes referencias de la tierra batida por entonces. Y desde ese día, Nadal no conoce otra cosa que la victoria. 7 títulos consecutivos que se ponen a prueba este año con la amenaza de Novak Djokovic.

Nole vuelve a Monte Carlo

El cartel de Monte Carlo será un lujo, al igual que todo lo que rodea la ciudad. La baja de Roger Federer es la más notable, aunque también se ha anunciado la ausencia de Juan Martín Del Potro. Así que Nadal tendrá la competencia directa de todos los grandes especialistas del circuito en tierra batida, pero sobre todo tendrá la oposición de Nole. El serbio, que estuvo ausente el año pasado después de sus victorias consecutivas en Australia, Indian Wells y Miami, ha decidido volver a incluir el primer Masters 1000 de la temporada en su calendario. El de Monte Carlo, es el único Masters 1000 que no es obligatorio para todos los mejores jugadores del mundo.

Djokovic ya le derrotó el año pasado en las dos finales sobre tierra batida en las que se enfrentó con el español y, sobre todo, y más que las dos derrotas, la sensación que quedó es que la bola de Nadal había dejado de hacerle daño al serbio. No sólo se le vio incapaz de seguir la velocidad de la bola de su rival, sino que, además, no encontró la forma de desbordar a Nole.

La clave, la defensa

Para Nadal, la tierra batida ha sido el santuario de sus principales victorias. Aunque ha sido capaz de ganar en pistas rápidas, indoor y outdoor, e incluso en Wimbledon, donde realmente Nadal es dominante es en arcilla. ¿Por qué? Porque los golpes planos de sus rivales “corren” menos y botan más. Nadal tiene más facilidad para la defensa y no sólo mejora y optimiza su “top-spin” para que el bote de la pelota sea inasequible para sus rivales, a los que les hace golpear en un punto de impacto incomodísimo, mucho más alto de lo normal, sino que, sobre todo, es el jugador que mejor se desplaza sobre esta superficie. Nadal se agarra a la pista mejor que nadie, derrapa con naturalidad y su velocidad de movimientos le hacen casi insuperable. Sin embargo, el gran sacrificio de Djokovic y su mejora en los mismos conceptos, la defensa, el desplazamiento y “el derrape” en tierra batida, le hacen tan buen defensor como Nadal. Además, sus golpes firmemente afianzados, con su demoledora derecha y su revés a dos manos, han encontrado la forma de atacar las “bolas picudas” de Rafa.

Un jugador que se defiende tan bien como él, y es mejor atacante, se ha convertido, realmente, en una amenaza capaz de discutirle la hegemonía en esta superficie. Para Novak, Roland Garros va a ser el primer gran objetivo de la temporada. Conseguir enlazar los cuatro Grand Slam, no sólo le daría la corona en todos ellos, (sólo le falta el torneo parisino), sino que además le proyectaría como el gran favorito para poder hacerse con el Grand Slam en la misma temporada y el Golden Slam, (ganar los cuatro “majors” y los Juegos Olímpicos).

El concepto de la tierra batida ha cambiado mucho en Djokovic y hoy, puede ser el mejor del mundo en esta superficie. El año pasado sólo perdió la semifinal de Roland Garros ante Roger Federer, pero hizo falta un rival de la entidad el suizo, con la capacidad de ataque del helvético y en un partido memorable, quizá el mejor de Roger en esta superficie, para tumbar a Nole.

El serbio no sólo será una amenaza, es probable que parta incluso como favorito. Pero Nadal, parece haberse quitado el corsé y, bien mirado, en los últimos años, sólo ha sido capaz de ganar en esta superficie.

Si Nadal quiere asaltar el número 1, va a tener que demostrar que en tierra batida manda él y eso, hoy, no está tan claro.

Monte Carlo abre el fuego.

Comentarios recientes