Murray, su calendario y el Godó

Podría jugar en el Godó para mejorar en su rendimiento en tierra batida

Las estrategias para afrontar el difícil calendario 2012, están siendo fundamentales en la planificación de la temporada y en la consecución de los distintos objetivos de los mejores jugadores del mundo. Parece una partida de ajedrez. Andy Murray ha dado un giro de timón a su planificación para la temporada de tierra batida y ha decidido disputar el Bacelona Open BancSabadell, o lo que es lo mismo el Conde de Godó. Esta semana la dirección del torneo hacía el anuncio de su presencia, aunque él, públicamente, aún no lo ha confirmado.

El calendario de Andy

Para Murray es muy importante volver a tomar las riendas de su temporada cuanto antes y ponerse a sumar puntos allá donde pueda. Toda la presión para el británico le llega desde las islas, donde no se acuerdan de quién fue el último en ganar un Grand Slam y se tienen puestas todas las esperanzas en Andy. Murray no lleva bien la presión. Cuando juega como “tapado” puede dar un susto a cualquiera, pero el final de la temporada pasada, después de llegar de una impresionante gira asiática donde había ganado todos sus partidos en pista dura indoor, decidió “borrarse” de Basilea, donde estaban Novak Djokovic y Roger Federer, para preparar más y mejor París. Allí llegaba como uno de los claros favoritos, dado el desconocimiento de cuál era el nivel real de Nole, (muy mermado) y de Roger, que había preferido el descanso mientras Andy arrasaba en el Pacífico.

La respuesta no pudo ser peor. Con Berdych como rival, perdió en París y dijo adiós con muy malas sensaciones. De nuevo difuso, distraído y con demasiados aspavientos. En Londres naufragó notablemente y en su primera derrota con Ferrer, salió para decir adiós. Aludió molestias y dejó la “capital del Imperio Británico” huérfana del ídolo local. Aunque él es escocés de pura cepa, reside allí.

2012 se planteaba como el año del salto definitivo. Con la incógnita de Federer, las dudas del estado físico de Nole y un Rafael Nadal que se había ausentado y recluido en su Mallorca natal para prepararse, a su manera, como un ermitaño, para el asalto al número 1 o su nuevo posicionamiento en el panorama mundial.

Con todas las incógnitas abiertas, Murray podía aprovecharse de las “dudas” de sus oponentes y se esperaba con entusiasmo su nueva etapa preparada por el gran Ivan Lendl.

Andy llegó a Australia con el cartel de “serio” aspirante y coronado como Top 4. Se plantó en semifinales con su típico inicio dubitativo de torneo, remontando sets complicados y con distracciones visibles contra rivales inferiores. Pero llegó el momento de la verdad y allí estuvo presente, cuerpo y figura, para mostrar todo su repertorio, de virtudes y defectos. Tuvo contra las cuerdas, otra vez a Nole. Demostró que es el tenista que mejor sabe interpretar el juego del serbio y el que más le molesta. Estuvo muy cerca de tumbar a Novak y cambiar el estatus quo de la competición. Pero con break arriba en el quinto, otra vez, se dejó ir. No supo cerrar el partido: No supo competir.

La resaca le llevó a otro periodo de descanso y evolución y llegó a Dubai con un récord impresionante en pistas duras outdoor en partidos a tres sets. Allí lo puso de manifiesto y dio un recital contra Djokovic. De nuevo en semifinales, pero esta vez sí, con aplomo, tumbó al número 1. De nuevo Murray salía del anonimato para volver a la élite y de nuevo tenía una final para manifestarse y evolucionar. Federer lo machacó.

Hay jugadores que asimilan mejor las derrotas y otros a los que les falta ese punto de madurez. La enésima subida, la enésima oportunidad y la enésima caída.

El trompazo tuvo repercusiones aún por calibrar. En Miami podremos ver si Murray es el jugador aspirante a todo o la gran mentira del circuito. Nadie duda de su talento, sí de su forma de competir.

La tierra batida

Con Miami la temporada pone un punto y aparte y abre un nuevo acto. La tierra batida le dio a Andy más pena que gloria en 2011, pero da la sensación que su aclimatación a la superficie va en buen camino. En Montecarlo puso a Nadal contra las cuerdas y en muchos momentos del partido fue mejor que Rafa. Lo llegó a vulgarizar en su superficie favorita. Pero de nuevo, cuando tocó acabar la faena y la competición se puso seria, cerró la puerta y se fue por donde había venido.

En Roma lo intentó con Nole y también lo tuvo y lo volvió a dejar escapar. Sin embargo, las sensaciones fueron muy buenas y puede que Murray haya decidido dar un paso adelante en arcilla. Roland Garros será el objetivo prioritario para todos sus rivales. Para Nole porque es el único Grand Slam que no ha ganado. Si el serbio es capaza de conquistarlo dará un golpe en la mesa contundente. Mandara un mensaje al mundo y será difícil que no acabe como número 1 del mundo 2012. Para Rafa, porque si no es capaz de ganar allí donde es el rey, perderá mucho más que su corona, puede que también la credibilidad y desde luego su segundo escalón en el podio mundial. Y para Roger, porque una de las pocas cosas que le queda por demostrar al mundo y a sí mismo, es que puede derrotar a Rafa en la Philippe Chatrier.

Así que Andy llegará a Roland Garros en la condición que más le gusta. En la de tapado. La de aspirante y posible sorpresa. Si tiene un poco de suerte y se cruza con Djokovic en semifinales, apuesten por él. El serbio puede, perfectamente, atrancarse con el británico y éste dar un paso definitivo. Sin embargo, podría ser, también que en semis cruzara bien con Rafa o bien con Roger… veremos quién llega como número 2. Ante ellos tiene menos opciones, pero, una vez más, de tapado y con moral, podría hacer cualquier cosa. Insistimos que la calidad la tiene.

De tal manera que donde dijo digo, ahora dice Diego, y es muy probable que participe en el Godó para amoldarse a los problemas que le puede poner la competición hasta llegar a tales estancias. Las semis. Esto quiere decir, los españoles, sudamericanos e italianos, latinos en definitiva, que te liftan la bola y te hacen de cada punto un purgatorio.

Andy sabe que tiene poco que ganar en el Godó, menos experiencia, pero su participación en Barcelona puede realimentarle de puntos y sobre todo de experiencia para lo más duro del calendario. Es joven y sabe que puede permitirse el esfuerzo. Barcelona puede ser una buena opción para él, aunque a Nole y a Roger es imposible que les veamos por el Real Club de Tenis de Barcelona, (la que, por cierto, fue su casa en su juventud (la de Andy)).

Después llegará la hierba, Londres y el discurso de anfitrión. Pero esa será otra historia. Aunque para ella, ya tiene su nueva equipación disponible. Se la presentamos en nuestra imagen del día.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes