Caroline Wozniacki contra las normas de la WTA

La WTA acota a un máximo de 2 Top 5 por torneo Premier y Wozniacki podría perderse Charleston

¡Cómo si no tuviera suficiente Caroline Wozniacki con no conseguir hacerse con un título de Grand Slam ni mantener el número 1! Para que ahora no le dejen participar en la defensa de sus propios títulos. La regulación de la WTA ha llegado a extremos ilógicos e incomprensibles, pero que toda jugadora ha de cumplir.
La gira está llena de torneos y compromisos. A raíz de duras negociaciones con jugadoras y torneos, la WTA decidió establecer unas normas por las que las jugadoras debían participar obligatoriamente en: los cuatro Grand Slam de la temporada, los cuatro Premier Mandatory (Indian Wells, Miami, Madrid y Beijing) y el WTA Championships si es que quedaban clasificadas entre las 8 mejores a final de temporada. Se creó además la norma “seguridad de estrella”, es decir, los torneos Premier (no los Premier5) no podrían atraer a su cuadro principal a más de dos jugadoras del top5.
La idea cuando se negociaron estas normas era conseguir el absoluto compromiso de las jugadoras con esos, tan sólo, 9 torneos y que se distribuirían la responsabilidad entre esas top de acudir al resto de torneos importantes pero menos, es decir, los Premier700 y Premier600.
Así las reglas de la WTA, cuando más claras son, es cuando una jugadora se encuentra dentro del top10, pues tiene unas normas que le obligan a asistir a determinados torneos, que era lo que costaba conseguir hasta ahora, pero que también le obliga a no acudir a ellos en exceso, era algo que en la negociación ni se tanteó pero que con Caroline Wozniacki ha encontrado su máxima expresión. La danesa está dispuesta a jugar todas y cada una de las semanas con tal de subir en el ranking, no necesita que le obliguen a disputar 15 torneos, ella acudirá a más de 20 con seguridad y si pudiera casi a 30.
De esta forma, las normas de la WTA establecieron que una tenista top-10 tiene que competir obligatoriamente: en los cuatro torneos de Grand Slam (Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open); si pudiera en el WTA Championships de fin de año (sólo para aquellos casos en que sea una de las ocho mejores tenistas en el ranking); cuatro Torneos WTA Premier Mandatory, que incluyen los grandes eventos mixtos, donde las mujeres juegan junto a los hombres, como ocurre en Indian Wells pero también en Miami, Madrid y Beijing; cuatro torneos de menor relevancia WTA Premier 5 (como Roma); y dos Premier 700 (como Charleston). Todo ello ofrece un total de 15 eventos obligatorios a lo largo de la temporada.
El problema de Wozniacki viene porque ella el año pasado ganó el WTA Premier700 de Charlestone (EE.UU.). No se inscribió en el entry list del torneo cosa que sí hicieron Maria Sharapova, Samantha Stosur y Agnieszka Radwanska (cuando salió el entry list fuera del top6, pero a día de hoy, dentro). Ahora Caro, tras perder muchos puntos y pegar un gran bajón en el ranking, quiere recuperar terreno perdido y por eso quiere ir a Charleston a defender esos puntos, pues sino podría bajar aún más, pero las normas de la WTA no le dejan ni tan siquiera defender su cetro.
Básicamente, la norma trata de mantener a los promotores de torneos WTA de esta categoría ("Premier 700" se refiere a la entrega de premios en metálico que se encuentra en torno a los $700.000), alejados del pago de enormes cantidades de dinero debajo de la mesa, a las principales raquetas de la WTA, por disputar sus torneos para mejorar su cuadro, hacerlo más competitivo y con más nombres, lo que le otorga mayor repercusión que a sus compañeros de categoría (pese a pagar las mismas tasas WTA) y tener una pista con más espectadores.
Wozniacki ha visto cómo cedía, apenas iniciado el año, el número 1 a favor de una Victoria Azarenka, que ya ha ganado un Grand Slam (Open de Australia 2012) y ha imprimido al circuito la sensación de ser la auténtica líder y dominadora de la WTA (21 partidos ganados, de momento, desde que se inició la temporada por ninguno perdido, con la consecución de los títulos de Sydney, Open de Australia, Doha, y ya semifinales de Indian Wells), todo lo que ella ha pretendido sin alcanzar. Ahora, tras no poder defender su trono en el torneo del desierto californiano, Caro bajará hasta situarse en el puesto 5 (incluso puede que 6). Hace dos meses llegaba a Melbourne Park como líder de la WTA con la pretensión de, al fin, alcanzar un título major que acallara las críticas, y dos meses más tarde está en Indian Wells, fuera en 4ª ronda y con la lágrima en el rostro durante su rueda de prensa.
Parece que, finalmente, Caroline sí que podría acudir al Torneo WTA de Charleston porque Sharapova se ha dado de baja del mismo. Al fin una buena noticia para la danesa que, no obstante, es un ejemplo de jugadora comprometida con el circuito. Si todas las jugadoras de la WTA fueran como Caroline, no habría que regular con tanto detalle la asistencia a los torneos pues todas estarían encantadas de jugar siempre que pudieran hacerlo. Pero muchas no desean esto, o sencillamente necesitan mayor descanso físico y mental que una todoterreno Wozniacki, que rinde en muchos sitios y muchas veces, pero nunca tanto como otras, de ahí que pueda ganar casi 10 títulos en una temporada pero ninguno o 1 sólo de los 10 principales.
En cualquier caso, es digno preguntarse si no hay exceso de regulación en lo que se refiere a la asistencia de los torneos, y a las normas WTA relativas a las jugadoras en general, si una gran jugadora como Wozniacki tiene prohibido acudir a defender un título logrado el año anterior, deseándolo ella misma, los organizadores y los aficionados.

Comentarios recientes