Los vicios de los tenistas

Muchos han probado las drogas, han vivido escándalos sexuales, disfrutan de fiestas privadas o póker, también lujos y consolas

Esta es una de las imágenes de Boris Becker en su twitter. Foto.Twitter.com
Esta es una de las imágenes de Boris Becker en su twitter. Foto.Twitter.com

El tenista tiene una vida bastante monótona, aunque parezca que es envidiable. Ganan mucho dinero, (sobre todo la élites), pero van de ciudad en ciudad para desplazarse del hotel al club de tenis donde compiten y de allí, entrenamiento, partidos, competición y de nuevo al hotel. Después, otro aeropuerto, otra ciudad y volver a empezar. Toda su juventud, en plenitud de forma física y con la cuenta bancaria boyante, la viven así. Pero, claro, nadie es perfecto. Muchos tienen vicios que les permiten salir de sus rutinas y desconectar. Como hemos dicho muchas veces, la cabeza es muy importante en el mundo del tenis y los excesos pueden pagarse y pueden influir muy negativamente en el rendimiento de cualquier jugador. A veces, son sólo pequeñas distracciones. Otras, las cosas van a mayores. Escándalos sexuales, consumo de drogas y sobre todo, algunos, son apasionados del juego (apuestas o póker, la nueva tendencia). Hay otros que tienen vicios más sanos, como jugar a las vídeo consolas, un clásico en las concentraciones de los hoteles y otros más caros, como los coches de lujo o la velocidad. Conozcamos algunos de ellos.

Nadal ha tenido sus momentos de fiesta. Foto:BarDeportes.blogspot.com/Salvame

El sexo

Una de las principales distracciones de los tenistas es una necesidad básica en el ser humano. El sexo. Evidentemente cada tenista decide cómo pasar su tiempo libre, que también lo hay en los torneos. Algunos jugadores van con sus novias a todas las ciudades donde se disputa el circuito y disfrutan de su vida parental a su gusto. Algunos de ellos tienen la fama de ser especialmente activos en su vida sexual, aunque no se suele hacer público sus hábitos sexuales. Sin embargo, ha sido conocida la multitud de relaciones que ha tenido Radek Stepanek con varias jugadoras del circuito, o Carlos Moyá, del que se hizo público las tórridas relaciones que mantenía, entre otras, con Flavia Penneta. La tenista italiana, muy abierta a la hora de expresarse públicamente, ha llegado a comentar en alguna ocasión que no sólo aprovechaba en los torneos que coincidía con Moyá para disfrutar de su vida de pareja, sino que el morbo les llevó a probarlo en las propias pistas y en los vestuarios de los clubes mientras se jugaban los torneos.

Gulbis, un aficionado al sexo y juergas nocturnas. Foto:lainformacion.com/Getty Images

A nivel sexual, disfrutar de su vida de pareja no podría o debería ser considerado un vicio, aunque el sentido del reportaje, es más conocer aquello que puede intervenir en el nivel de juego de un tenista. No está muy claro y desde luego, no hay ningún estudio que demuestre empíricamente que la actividad sexual pueda afectar más o menos en el rendimiento de un deportista profesional, aunque los excesos siempre son contraproducentes.

Otros tenistas han trascendido como grandes aficionados al sexo durante la semana de los torneos, concretamente en algunas ciudades donde bien las fiestas o bien la actividad sexual en sí de la propia ciudad invita a participar activamente.

Uno de los casos más sonados fue el de Ernst Gulbis y otro tenista que se apuntó que era Juan Mónaco. Aunque el italiano Bollelli, también sonó en las apuestas de quiénes fueron los acusados en Estocolmo por un escándalo de prostitución, (actividad prohibida en Suecia), y que se confirmó, aunque la ATP hizo ímprobos esfuerzos por ocultar.

Gulbis, en concreto, es uno de estos tenistas que no oculta sus caprichos y actividades nocturnas; “Me lo paso bien por la noche, no puedo estar pensando siempre en el tenis”, ha manifestado más de una vez. Para el letón, que tiene el dinero de la familia por castigo y que no necesita rendir para subsistir económicamente, las fiestas privadas son una de sus constantes. “A mi edad podría estar en la universidad o en casa sin hacer nada, podría incluso vivir de mis padres, pero no, yo disfruto jugando al tenis”, aclaró.

Safin pide. Foto:lainformacion.com/Getty Images

Son raros los escándalos sexuales que trascienden. Los más listos saben guardar su anonimato y en los hoteles de alto postín, su guardan con recelo este tipo de actividades. Sin embargo, algunos han sido afamados mujeriegos y no sólo les ha gustado las fiestas sexuales sino que han sido promotores de grandes actividades polígamas. Marat Safin, más discreto en su vida privada, estuvo rodeado en más de una ocasión por más de una mujer en el mismo hotel y la misma habitación. Podríamos decir que practicaba los dobles mixtos con más frecuencia en el hotel que en la pistas.

Otros, como Grigor Dimitrov, parecen que irrumpen con fuerza en el circuito. Esperamos más noticias al respecto.

En el tenis femenino, las chicas son también bastante recelosas a cerca de su vida privada. Otras como Penneta hablan con más libertad y naturalidad; Pennetta, aseguraba que por más de no estar en pareja ella no renuncia al sexo (sin sorprender a nadie). En su libro autobiográfico, también comenta algunas aventuras de Jankovic, Ivanovic o Venus Williams. En un mundo todavía bastante homófobo, lo más destacado ha sido las manifestaciones homosexuales, en su día de Martina Navratilova o más delante de Amelie Mauresmo, que acudía a los torneos frecuentemente con su novia. Sin embargo, Serena Williams nunca ha ocultado su pasión por el sexo y se ha manifestado muy activa. (Pero sin vicios conocidos).

Otra de las mujeres más fogosas del circuito fue, en su momento Anna Kournikova. La tenista rusa fue desalojada de varios hoteles, (concretamente se saben de dos), por escándalo público. En sus primeras citas con Enrique Iglesias, su actual pareja, fueron desalojados de dos hoteles porque Kournikova, no sólo era gritona en las pistas. Al parecer, otras actividades privadas también le invitaban a chillar más de lo habitual.

Drogas



La mayoría de jugadores evitan de cualquier manera el consumo de drogas. Con la cantidad de controles antidopaje que hacen cada año, cualquier despiste les puede acarrear una sanción importante. Los conocidos casos de Gasquet, (que dio positivo por cocaína en 2009); lo más curioso es que Richard alegó que la droga entró en su organismo tras besar a una chica en un restaurante, un bar o un club de “streaptease”. Jelena Dokic, que fue relacionada con deudas con un traficante de Efedrina. Dokic, llegó a acumular, según “The Herald Sun” hasta 40.000 $ de deudas con un traficante de esta sustancia, deuda contraída por el pago de alquileres, comidas, masajes y servicios dietistas y acupunturistas.

Mariano Puerta fue acusado por L’Equipe de haber consumido Epinefrina y la ATP lo ratificó y le sancionó con 8 años de suspensión.

Jelena Dokic, tuvo problemas. Foto:lainformacion.com

Otros de los casos más sonados fue el de Andre Agassi, quien en su libro de Autobiografía; “Open; An Autobiography”, aseguró haber consumido droga sintética metanfetamina, más conocida como “cristal” en 1997. También allí manifiesta que dio positivo en un control antidopaje y que la ATP tapó lo que hubiera sido un gran escándalo.

La otra gran tenista de la élite que tenía 42 nanogramos de cocaína por milímetro en su cuerpo fue Martina Hingis en 2007. Aunque ella lo negó siempre; “Nunca consumí cocaína ni drogas recreacionales”.

Uno de los casos más notorios, también, fue el de Jennifer Capriati. La niña prodigio norteamericana ha sido uno de los más flagrantes casos de “juguete roto” del tenis. En 1993, en pleno auge de su carrera sufrió un estancamiento y se tomó un año sabático. Durante este año se tomó varia cosas más, entre las que se confirmaron la marihuana. (Jennifer, además, fue pillada robando en una tienda, y se llegó a comentar la posibilidad de que fuera cleptómana).



Alcohol

Nadal brindando. Foto:famosososdelcorazon.com

El alcohol sí que es, claramente, uno de los tabúes para el mundo del tenis. Calorías vacías, quema de energía y muy corrosivo para el cuerpo, máxime para el de un deportista de élite. Sin embargo, ¿quién no se ha tomado un trago para celebrar una gran victoria?

De todos es conocido que casi todos los tenistas se toman alguna copa o han bebido alguna vez en su vida. Sin embargo, en España, las fotos que más trascienden han sido la de nuestros tenistas en algunas fiestas. Nadal, Verdasco o Feliciano López han sido objeto de fotos algo comprometedoras. Los flirteos del madrileño y el toledano también han sido motivo de diversas publicaciones. (Quizá ambos tuvieran más cabida en el apartado sexo, por su actividad o por el morbo que suscitan).



Juego (ludopatía)



Otros vicios conocidos son los juegos de azahar. Los tenistas en activo tienen prohibido su participación en los juegos de apuestas deportivas online. A este respecto, algunos de ellos han estado investigados y otros, directamente sancionados. Pero no hablamos hoy de tenistas corruptos o que hayan sido “cazados” por haber amañado partidos en la ATP o la WTA por temas relacionados con apuestas deportivas. El caso más seguida fue el de Davydenko, que fue investigado por el supuesto amaño de un partido, o Koellerer que fue sancionado de por vida por el Programa Anticorrupción. Starace y Braciali fueron imputados en un caso por haber hecho apuestas deportivas, aunque, realmente, fueron cantidades muy pequeñas y alegaron el desconocimiento de que pudieran estar o no participando en estas actividades. Fueron apuestas, como comentamos, muy pequeñas y en ningún caso en pronósticos en los partidos en los que ellos jugaran. Además, y para que quedara claro que no eran apuestas maliciosas ni estuvieron “compradas”, perdieron en sus pronósticos.

Imagen de una mesa de Póker donde juega Boris Becker. Foto:twitter.com

Sin embargo, uno de los juegos que sí están haciendo estragos en el mundo profesional es el Póker. No se conoce la afición de los jugadores a gastarse mucho dinero en este deporte en auge de los que están en activo, pero Boris Becker y Kafelnikov son conocidos por sus incursiones en el mundo profesional o semi profesional del póker. Becker, está contratado por una de las casas de Póker Online más importantes del mundo, PokerStars, e incluso en su cuenta twitter, sube fotos de sus torneos, como estas.



Para Kafelnikov, el póker sí ha sido un vicio, hasta el punto de haberse arruinado, literalmente con sus incursiones en este deporte y con las apuestas online. Hasta el punto de tener que volver, con sus 40 años bien cumplidos, a tener que hacer deporte profesional para volver a recuperar su economía. Ahora mismo es golfista profesional y es el número 1 de Rusia en esta disciplina.



El caso de Becker, también podría estar incluido en el de los escándalos sexuales. Becker tuvo un escarceo amoroso. En realidad, un escarceo sexual. Becker mantuvo una relación con Angela Ermakova que tuvo como fruto a su hija Anna. Boris accedió a hacerse las pruebas de ADN, que salieron positivas porque él reconoció que había mantenido relaciones sexuales con la madre de la niña, pero sólo sexo oral. Sin embargo, la “habilidosa” Angela, fue lo suficientemente astuta para guardar el contenido genético del tenista para más tarde se inseminada y conseguir con él a su descendiente. Becker se vio obligado a pasar una pensión de 4.000 euros al mes para su hija y una casa para ambas así como el reconocimiento de una parte alícuota de su herencia futura.



Algunos tenistas se han dejado ver por los casinos de las principales ciudades donde han jugado torneos. Echar unas fichas, de vez en cuando, también es uno de los hobbies de los profesionales. Aquí os dejamos un ejemplo de cómo el torneo de Montecarlo, con uno de sus patrocinadores, el Casino, invitó a Nadal y Djokovic a jugar en alguna de sus salas.





Las videoconsolas



Sin embargo, uno de los vicios reconocidos de los jugadores es la tecnología. A todos les encanta invertir sin reparos en ella. Ipads, Ipods, Iphones, Ibooks, portátiles y vídeoconsolas son parte de su malesta: Imprescindibles para cualquier torneo. Una de las principales aficiones de los jugadores es jugar al fútbol, bien físicamente o bien mediante vídeo juegos. Los hay que son reconocidos jugadores y otros, con menos talento. Pero no cabe duda, que algunos se pasan mucho tiempo delante de este tipo de juegos.

Lo que puede parecer un vicio inofensivo no lo es tanto. El tenista utiliza sus manos para jugar y el agarre de un mando y su utilización puede tener repercusiones graves. En el fútbol, algunos jugadores han tenido serios problemas.



Ropa, coches y otros lujos



Evidentemente, y para finalizar, la mayoría de tenistas son unos enamorados de la moda. Les encanta invertir en ropa y son muy peculiares a la hora de hacer sus compras. En el circuito femenino, la pasión de algunas de sus jugadoras por invertir en moda, bolsos y zapatos no tiene fin. Aunque también las hay a quienes les gustan las joyas o los yates.

Otros, como Roger Federer van más allá, y en vez de comprarse un coche como el de Rafael Nadal, valorado en 275.000 $, tiene su propio yet privado. (Como Gulbis, aunque el letón lo haya financiado más “papi” que sus ingresos en la ATP).

En definitiva. Todo el mundo se divierte como puede, y los jóvenes deportistas, no parece que lo pasen mal.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes