Sharapova y Wozniacki brillan en Indian Wells

Mientras un virus se expande por Indian Wells las favoritas siguen con paso firme: Wozniacki y Sharapova presentan credenciales

Wozniacki a un gran nivel. Foto:lainformacion.com/R. Pierse/Getty Images
Wozniacki a un gran nivel. Foto:lainformacion.com/R. Pierse/Getty Images

Hay un virus en Indian Wells. Los síntomas son fiebre, vómitos, náuseas, diarrea y, en general, malestar físico y estomacal. Dura apenas dos días pero es suficiente y se contagia con tal facilidad que es definitivo con las intenciones de todos aquellos jugadores que pretenden salir a jugar. Ya se han dado de baja en este Indian Wells por problemas intestinales: Seppi, Kohlschreiber, Rybarikova, Monfils, King y parece que la cosa podría continuar de seguir así.


Al margen de aspectos de salud, el torneo californiano sigue su camino por el desierto y cada vez se ven menos tenistas por el complejo deportivo. De los días previos en los que están todos, ya se compitiendo o entrenando, como si de un Grand Slam se tratara cada día la mitad de los jugadores se van quedando fuera de los cuadros y eso es lo bonito del tenis. Cada vez quedan menos, en cada torneo, y saber que sigues entre ellos es una gran sensación.


En la WTA ya han entrado todas las tenistas en competición. Ayer pudimos ver los primeros partidos de Sharapova, Wozniacki, Stosur o Bartoli entre otras. Y ninguna de las grandes falló. Sharapova no dio opción alguna a Gisela Dulko y arrasó por 6/2 6/0, idéntico resultado cosechó su compañera de bromas de los últimos días y vigente defensora del título: Caroline Wozniacki (6/2 6/0 a una Makarova que rindió a mucho menor nivel del esperado). Por su parte Stosur y Bartoli también pasaron de ronda. La primera muy cómoda: 6/0 6/3 a la local Falconi; y la segunda con muchos apuros y una gran remontada en el set final desde el 5/2 hasta el 2/6 6/2 7/5 ante la también local Varvara Lepchenko. Con estas derrotas se minimiza el efecto “local que juega, local que gana” que habíamos visto los últimos días.


Otra de las buenas noticias la protagonizó Ana Ivanovic que derrotó a la sueca Johanna Larsson, su verdugo en el último Roland Garros, por 6/1 y 6/2. "Tuve un poco ese partido en mente", dijo Ivanovic acerca de aquella dolorosa derrota en Roland Garros. "No jugué bien aquel partido, así que sabía que tenía una buena oportunidad en esta ocasión. Aún así fue un partido difícil; estoy feliz de ganar y de obtener venganza". Asimismo le preguntaron a la serbia qué le parecía el torneo californiano: "si le preguntas a los jugadores verás que es uno de nuestros torneos favoritos". "Todo está tranquilo y hay un ambiente agradable para jugar. A mí me encanta jugar en el desierto. No hay apenas viento, salvo en la final del 2009. Siempre hay excelentes condiciones. Me gusta jugar con calor. Sé que me conviene. Me siento muy cómoda aquí y cada día me demuestran todos su apoyo, es muy gratificante".


También ganaron otras jugadoras como Cibulkova, Petrova, Kirilenko, Schiavone, Safarova, Vinci o Halep. La gran sorpresa la protagonizó Lourdes Domínguez que derrotó a la poderosa alemana Sabine Lisicki con un fácil y sorprendente 6/1 y 6/4. Parece que la española hizo un gran partido y la alemana todo lo contrario. Es la primera victoria de Lourdes en toda su carrera ante una top15. Con 30 años la gallega ha logrado la victoria más importante de su carrera, superando aquélla que consiguió ante Flavia Penneta en el año 2006.


“Estoy muy feliz, no sé qué decir", dijo Domínguez Lino al terminar su partido. "Jugué muy bien hoy. Tal vez era más fácil para mí que para ella, porque era mi segundo partido de la semana, mientras que para ella era el primero. Pero mi primer partido fue muy duro, tuve que salvar un punto de partido en contra ante María José Martínez y gané 7-5 en el tercer set, así que no lo sé”. "Estoy tan feliz de estar en tercera ronda aquí. Me siento muy muy bien".

Domínguez Lino, número 110 de la clasificación WTA a día de hoy, engaña con su ranking pues pasó la mayor parte del 2011 cerca del top50, pero una lesión en el pie le obligó a dar por terminada la temporada cuatro meses antes de que ésta terminara. "Mi pie está bien", aclaró la exultante española. "Tuve que parar durante cuatro meses el año pasado, pero empecé a jugar de nuevo en Australia este año, y ahora me siento muy bien. Estoy al cien por cien".


Otras victorias sorprendentes fueron la de Sofia Arvidsson, jugadora que se ha mostrado en gran estado de forma en este inicio de año, ante Monica Niculescu, cabeza de serie 26. Y la de Simona Halep ante la 28: Petra Cetkovska.


De momento todo hace indicar que tendremos unos octavos y unos cuartos de final con todas las favoritas con ritmo y en juego. Kvitova se está mostrando en gran estado de forma, al igual que Sharapova y Wozniacki, amenazando el reinado de Azarenka. Stosur y Li parecen otras dos jugadoras muy a tener en cuenta. Y todo hace indicar que, al fin, estaremos ante un torneo WTA en el que casi todas las grandes estarán donde se las espera que es en las rondas finales. Se está creando una jerarquía en la WTA que tiene visos de mantenerse, dominada por Azarenka, Kvitova y Sharapova, con constancia de Wozniacki y destellos de Stosur, Li, Radwanska y Bartoli. Ivanovic que vuelve a su mejor estado de forma, una Kerber y una Goerges que prometen grandes logros, y jugadoras como McHale, Halep, Hampton, Babos o Barthel que se han pronunciado claramente como futuras estrellas a tener en cuenta.

En los próximos días la inmensa mayoría de jugadoras se irán desplazando al torneo mixto de Miami, en el otro lado de Estados Unidos, donde tratarán esta vez sí de cumplir sus objetivos. Mientras tanto, quedan cada vez con menos compañeros y más en juego los líderes del circuito.

El número 1 de la WTA y el top10 se sigue confirmando, veremos cómo continúa Indian Wells donde hay mucho en juego.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes