Llodra insulta a una china y pagará una multa de 2.500 $: Xenofobia en el tenis

La denuncia la hizo el periodista canadiense Tom Tebbutt y le cuesta una multa de 2500$

El racismo no tiene cabida en el tenis. Michael Llodra protagonizó el pasado sábado un hecho absolutamente inaceptable, a pesar de sus disculpas una vez acabó su partido contra el letón Ernst Gulbis. A lo largo de este partido, que comenzó perdiendo y en el que estuvo a punto de caer en primera ronda, Llodra, enervado con una seguidora coreana que estaba alentando a su rival, golpeo una pelota para sacarla del estadio, tiró su raqueta y gritó "Jodida china", o para ser más concretos y literalmente "Fucking chinese". La denuncia la hizo a través de su twitter el periodista canadiense Tod Tebbutt que puso de manifiesto el intolerable comportamiento del francés.

El twitter de la discordia

Llodra ha sido denunciado por la ATP que le ha condenado a pagar 2500 $ de multa por su "abuso verbal" y su insulto racista contra la espectadora del público, que para más datos no era china sino coreana. Su insulto, que fue confirmado por la pareja de la mujer en concreto, fue denunciado inmediatamente por el periodista Tod Tebbutt, que mandó un tuit en los siguientes términos: "smacked ball out of court, threw racquet, called female Gulbis supporter in crowd a f------ Chinese". Lo que viene a decir, grosso modo; "Tiró la pelota fuera de la pista, lanzó la raqueta y llamó a una seguidora de Gulbis que estaba en la grada "jodida china"".

Precedentes xenófobos

En el circuito hay un precedente lamentable y el protagonista es español. En un partido en Francia, en la final de Niza, Fernando Verdasco jugaba contra Richard Gasquet al que todo su público alentaba. Verdasco, en una actitud lamentable y fuera de todo tipo de justificación, llamó "putos gabachos" a los aficionados que arengaban a su rival no sin antes menospreciarle a él mismo.

Precedentes machistas

Lamentablemente para el tenis español, el otro precedente de gran dimensión a nivel misógino. David Ferrer, en un momento de enajenación, en un partido contra Nishikori, comienza a chillar en su propia silla de descanso para recriminarse su falta de preparación psicológica. En ese momento, la juez de silla le da un "warning" y Ferrer le dice; "Claro, eres una mujer y no lo puedes entender. Las mujeres no valéis para nada".

Opinión

Este tipo de comportamientos no tienen cabida en el mundo del tenis. Una multa económica a Michael Llodra, como la pudo tener en su momento Verdasco o Ferrer no es suficiente. A un tenista, (que es un multimillonario), tocarle el bolsillo no es castigo suficiente. Los jugadores son ejemplo para muchos y viven del dinero que el público de manera directa, (a través de la compra de entradas) o indirecta, con el consumo de los productos de los patrocinadores, acaba reportando en ellos. En este espectáculo, como en tantos otros, el público es soberano. Las enajenaciones mentales de cada tenista no pueden repercutir en el público.

Si un jugador como Roger Federer sale en rueda de prensa antes de que comience el torneo y defiende el tenis por encima de todo y el juego por encima del aburrimiento y considera que no se puede perder un aficionado por la demora en sacar de un jugador, o por los interminables puntos que convierten algún partido en una maratón, desde luego, no se puede permitir la ausencia de un aficionado por un insulto de un jugador o por una falta de respeto. Los jugadores tienen que saber cuál es su lugar y que las críticas o los pitos del público son parte de su salario. Si no les gusta que les critiquen, que se metan con ellos o que animen a sus rivales, siempre podrán dedicarse a la agricultura o la ganadería. En el caso de la agricultura, la recogida de naranjas u otros frutos, es mucho más tranquila. No tienes que soportar que nadie te insulte en tu campo. Y en el caso de la ganadería, puede servirte para relacionarte con animales más afines y próximos a tu cultura y con quien puedes despacharte a gusto en caso de desobediencia sin herir más susceptibilidades. Claro que es difícil ganar el dinero que gana un tenista o tener una posición social lo suficientemente relevante en estas profesiones, tan dignas o mucho más que la del tenista. De tal manera, que, en realidad no recomiendo que estas personas ocupen tampoco trabajos tan sufridos y dignos como el de agricultor o ganadero.

La ATP, la WTA y la ITF deben de tomar cartas en el asunto y no valen 2500 $.

Comentarios recientes