La defensa de los puntos de Djokovic, Nadal, Federer y Murray

Nadal es quien más puntos defiende y Murray puede dar un paso de gigante en Indian Wells y Miami

Nadal es el tenista que más puntos defiende hasta Wimbledon. Foto:lainformacion

Nadal es el tenista que más puntos defiende hasta Wimbledon. Foto:lainformacion

 

En cinco meses, una temporada.  En un puñado de torneos de cemento, hierba y tierra, un estatus ganado con sudor y sangre puesto en riesgo. En el corazón del año, peleas entre lobos deseosos de proteger un territorio en peligro. En los próximos días, en consecuencia, la defensa de unos puntos que valen el cielo. La senda que recorre el planeta pisando tierra firme en Indian Wells, Miami, Monte Carlo, Madrid, Roma, Roland Garros y Wimbledon traza el núcleo principal de 2012. Ese mismo camino marcado por dos torneos mayores, cinco Masters 1000 y una ristra de torneos inferiores, coloca a los cuatro mejores del mundo en un bendito apuro. Todo lo logrado en 2011 tiene que ser defendido. Todas las victorias que en su día fueron sonrisas se transforman ahora en un problema que descuenta horas al reloj. Lo sumado caduca un año después de haber sido logrado. 

Con la llegada del circuito al Valle Coachella, enmarcado en un desierto al sur de California, Djokovic, Federer, Murray y Nadal comienzan la defensa de miles de puntos que son un reflejo de su condición actual.

La situación se explica mirando en el pasado. Volviendo unos meses atrás para buscar respuesta a las preguntas que hoy aparecen. En 2011, nadie ganó más que el serbio Novak Djokovic. Nadie se atrevió a frenarle en un curso estelar escrito con letras de oro. Eso le llevó a conquistar tres torneos del Grand Slam y cinco Masters 1000. Eso le situó a un paso de hacer historia firmando la quinta mejor temporada de la historia (70-6) tras nombres de tamaño sideral en una escala universal: McEnroe, Connors y Federer. Colocarle junto a figuras gigantes en el tiempo es la recompensa a un trabajo impecable. Una exposición pública de valores inhumanos. La tenaz fuerza física, la renovada resistencia mental y la consistencia de hierro, unidas en el mismo cuerpo y elevadas a niveles celestiales para levantar a un ganador desconocido. Un cuerpo capaz de discutir el liderato al binomio dominador de la tierra en la última década. Una discusión entre Federer y Nadal con un invitado inesperado. El peaje, sin embargo, está en todas las cimas que debe volver a conquistar en este año marcado por los Juegos Olímpicos

Pese a la inhumana montaña de decimales, el serbio no es el jugador que más puntos defiende en estos meses. Su renuncia a jugar Monte Carlo, su inédita participación en el Conde de Godó y las semifinales en París le liberan parcialmente de una realidad que cae sobre sus hombros como la luna sobre la noche. En 2012 apenas tendrá espacio para sumar. 

Rafael Nadal, no podía ser de otra forma, es el encargado de ocupar la primera posición de esta clasificación circunstancial. El español cuenta actualmente con 10.415 puntos y debe defender 7.145 hasta que finalice Wimbledon. Si para todos los jugadores el espacio de tiempo comprendido entre marzo y julio es la parte más importante del año, para Nadal más. La tierra batida es la culpable de ello. La arcilla que salpica los inmaculados calcetines de motas rojizas, la causante gloria atemporal y de su problema actual. La ruta que arranca en Monte Carlo, cruzando Barcelona y Madrid, para llegar a Roma y morir en París; es responsable de su coronación como mejor jugador en la mencionada superficie. 

En ese terreno acumula una racha imposible: 81 victorias consecutivas prolongadas durante dos años en los que el mallorquín fue invencible. Allí ha levantado la figura universal de guerrero que todavía posee. Ese halo mágico que envuelve su figura en el suelo más lento del circuito. Esa aureola divina que impregnó de    En la tierra, también, suma el mayor porcentaje de títulos de su currículo (32). Allí debe resguardar cada temporada la mayor parte de puntos de su cómputo total. 

Dos beneficiados en este mar revuelto. Roger Federer y Andy Murray. Deben proteger una cantidad importante, pero el margen para sumar y acortar distancias es muy grande. Una actuación destacada en cualquiera de las próximas coordenadas por las que se moverá el elenco de jugadores más importantes del planeta les acercarían considerablemente a los objetivos marcados. Para el suizo, en el ocaso de su carrera, es todo un reto. Para el escocés, ansioso como se encuentra por morder definitivamente un trozo de la historia, debería ser una oportunidad ineludible para asaltar un lugar prohibido.

Lo que defiende el top 4


Novak Djokovic. Juicio incesante. Su voraz temporada le obliga a defender prácticamente todo lo que dispute. En Australia demostró que el año pasado no fue un espejismo. Logró volver a conquistar un trofeo con el que mantuvo a salvo 2.000 puntos que saben como un trozo del paraíso. Las coronas de Indian Wells (1.000), Miami (1.000), Belgrado (250) Madrid (1.000), Roma (1.000) y Wimbledon (2.000) forman su titánica defensa. Sólo perdió un partido el curso pasado en estos cinco meses: las semifinales de Roland Garros contra Federer.

Rafael Nadal. Puntos de vida. Es el que más defiende (7.145) y el que más compromisos debe afrontar las próximas semanas. Djokovic logró batirle en todas las finales que disputaron en 2011, pero su mérito residió en conseguir levantar una vez tras otra para estar en idéntica situación a la semana siguiente. Todas esas últimas rondas cedidas ante el serbio y todos los logros cosechados (títulos en Monte Carlo, Barcelona y París) le colocan como el protagonista con menor límite de fallo. Podrá pensar en empezar a sumar desde los Juegos Olímpicos hasta el US Open.

Roger Federer. Vitalidad regenerada. Dos grandes decepciones (semifinales de Australia y derrota en la primera ronda de Copa Davis) y dos pequeños trozos de gloria (títulos en Rotterdam y Dubai) componen su arranque de curso. Pese a no contar con grandes actuaciones el año pasado, un nivel medio rozando cotas altas le obliga a mantener el tono para igualar lo conseguido. Tres semifinales (Indian Wells, Miami y Madrid) y la final de Roland Garros, forman el objetivo de su escudo. No obstante, su margen es enorme para sumar en comparación a los dos primeros de la clasificación. 

Andy Murray. Sombras que podrían ser luces. 2011 volvió a dejar en evidencia su fragilidad tras perder la final del Abierto de Australia por segundo año consecutivo. Dos lacerantes derrotas en el primer partido de Indian Wells y Miami (frente a dos hombres que superaban al 118 y 143 del mundo) hacen que defienda la ridícula cantidad de 20 puntos para su condición de favorito en cualquier lugar. La gira europea de tierra batida pone en juego una suma más importante (1.530), pero sigue con terreno para avanzar. Queen´s  y Wimbledon (970) cierran su lista de compromisos.

 

Puntos a defender por el top 10 hasta el final de Wimbledon 2012

1. Novak Djokovic: 6.970

2. Rafael Nadal: 7.145

3. Roger Federer: 2.910

4. Andy Murray: 2.520

5. David Ferrer: 1.675

6. Jo-Wilfried Tsonga: 1.215

7. Tomas Berdych: 1.090

8. Mardy Fish: 1.000

9. Juan Martín Del Potro: 1.080

10. Janko Tipsarevic: 510

 

 

Rafael Plaza Forma parte de la revista TENISWORLD desde 2011 y es redactor de Punto de Break desde 2012. Su profunda y analítica manera de ver el tenis se complementa con una capacidad única para desentrañar estadísticas y datos de relevancia actuales e históricos sobre jugadores, partidos, enfrentamientos y torneos.