Las WC femeninas de Indian Wells

Aciertos e intereses en la elección de las invitadas al torneo de Indian Wells

Indian Wells no es un torneo normal. No, no lo es. Estamos ante uno de los torneos más importantes de la temporada. La gloria en el tenis, se alcanza en los Grand Slam, eso es cierto. Pero no deja de ser verdad también que tras esos 4 torneos anuales, vienen otros 3 o 4, importantísimos. Que tienen una gran organización y que ganarlos no equivale a hacerlo en un simple Premier WTA o Masters 1000 ATP. Estos especiales ‘segundones’ son los torneos de Indian Wells y Miami, grupo al que se trata de sumar Madrid y algún que otro torneo de la gira pre-US Open.


Indian Wells arranca en unas pocas horas, y desde PuntodeBreak hoy queremos estudiar las WC femeninas, pues ya lo hicimos con las masculinas, y ver el posible acierto o no que se ha hecho concediéndolas. Así de paso, hacemos un pequeño repaso a las principales promesas y figuras americanas.
Las WC de este Indian Wells 2012 han sido para: Irina Falconi, Sloane Stephens, Jamie Hampton, Coco Vandeweghe, Lauren Davis, Jill Craybas, Sania Mirza y Urszula Radwanska. Vamos a ir una a una que hay bastante que comentar de todas ellas.


Las locales invitadas: una apuesta por el futuro


Sin duda, la organización de Indian Wells estará encantada, como todo buen seleccionador, de tener mucho bueno donde elegir, no teniendo que resignarse. En lo que respecta a los féminas, Estados Unidos está progresando mucho y le llega una ‘flota’ de los años 90 a 94 sencillamente espectacular; veremos a ver en qué quedan todas ellas.
La primera agraciada ha sido Irina Falconi, una promesa muy experimentada que promete subir mucho, si todo va bien, durante esta temporada 2012. Irina, con padres hispanos (Carlos y Silvia), siempre lleva la sonrisa en la cara y no se corta en fijar sus objetivos: “quiero ganar un Grand Slam, a ser posible el US Open”. Es una gran decisión el dar esta invitación a Falconi, pues es una jugadora que ya puede competir en un torneo de este nivel con opciones de cosechar victorias, pero a la vez aún es una promesa y toda ayuda les viene bien. El público americano seguro que se alegra de poder ver a Irina en las pistas de Indian Wells. Algo similar ocurre con Sloane Stephens. Aunque el caso de esta es de aún mayor repercusión. Sloane, es de piel negra, algo que quitando las Williams es raro encontrar en la WTA; y además es una competidora nata. Sloane tiene un potencial de futuro enorme; se lo aseguro oirán hablar de esta jugadora mucho a mediados-finales de año y estoy seguro de que dentro de unos cuantos meses, a medio plazo, va a protagonizar portadas. Es una jugadora con calidad y carisma. Está llamada a ser una de las líderes de la WTA, y con tan sólo 18 años genera una expectación en su tierra algo desproporcionada, la mal llamada ‘nueva Serena’, dará que hablar en este Indian Wells y cada vez que le dan una oportunidad la suele aprovechar. Grandísimo acierto, bastante previsible por otro lado, de la organización del torneo de California.


Jamie Hampton, es un caso muy similar al de Falconi; promesa ante una de sus últimas invitaciones, casi seguro, que tendrá que aprovechar. La competencia en la cantera femenina de EEUU es muchísima, eso les está haciendo crecer a todas (tiene como 19 canteranas en el top300), pero por eso Hampton pasa bastante desapercibida, porque no tiene nada especial ni que la distinga; en cualquier otro país del mundo, excepto quizás en Rusia, Alemania y la República Checa, se vería a Hampton como la gran promesa nacional; pero ha nacido donde ha nacido, y de momento debe empezar a agarrarse a estas opciones que dentro de poco desaparecerán. Coco Vandeweghe, otra gran promesa, que queda deslucida por el rival de sus compañeras. Top150 con apenas 20 años, es otro gran baluarte del tenis americano del futuro.


WC sorprendentes


Estas WC entraban dentro de lo previsible. Iban destinadas a jugadoras jóvenes y nacionales con opciones de sumar puntos. Sorprende un poco que jugadoras como Alison Riske, Julia Cohen o Julia Buserup se hayan quedado fuera, pero digamos que hay tanto y tan bueno donde elegir ahora mismo en EEUU que han tirado de ranking, solucionándose el problema. Pero quizás por eso sorprende que se haya otorgada una WC a Lauren Davis, ya dije en mi artículo sobre las wild cards que siempre hay sorpresas, y aquí está una de las de Indian Wells. Esta jugadora residente en Boca Raton, que ha ganado la Orange Bowl y que siempre se ha declarado profunda admiradora de Rafael Nadal en todos los sentidos, ha sido una gran jugadora junior y ahora está en pleno proceso de adaptación al duro circuito profesional. Le queda aún un largo trecho por delante, pero ocasiones como esta WC en Indian Wells nos darán la talla de esta joven tenista. Y la otra sorpresa local ha sido para Jill Craybas. Esta veteranísima del circuito, disputará el cuadro final del torneo californiano, sin pasar por la qualy aunque no le habría importado. Como ya comenté hace unos días, Craybas adora este deporte; le encanta pegarle a la pelota y que ésta pase la red; le gustan los torneos grandes, los pequeños, las clasificaciones, las WC o lo que haga falta. Es una todo terreno y se dejará la piel intentando pasar un par de rondas en este torneo, que generalmente se le ha dado bastante bien. Todo el público americano tiene un especial cariño a Jill y eso seguro que se nota en este torneo.


Las extranjeras también invitadas a la fiesta

Por último, terminamos con las dos WC extranjeras. Seguimos ampliando nuestros conocimientos sobre WC y, pasada la fase de ayudar a las jóvenes o ‘queridas’ nacionales, llegamos a otro punto fuerte: la repercusión y los favores. Sania Mirza es india. Sania Mirza es una buena jugadora, pero nada especial. Sania Mirza es una estrella en su país y en toda esa zona del globo por estar casada con uno de los mejores jugadores de criquet del mundo. Ya lo he dicho todo. Sania expande la repercusión de este torneo a zonas a las que en principio no llegaría. Ese es el sentido de la invitación de Indian Wells a Sania Mirza, por otro lado auténtica protagonista de invitaciones a lo largo del año; creo que no me equivoco si afirmo, que por regla general, Mirza será de las jugadoras que más WC ha recibido en los últimos años.
En lo que se refiere a los ‘favores’. Nadie duda de que Urszula Radwanska ha conseguido esta invitación por ser hermana de quién es. No sé qué habrá en ese pacto con Agnieszka, para que esta ayude al torneo de California, pero que hay algo detrás denlo por seguro. Agnieszka no es Djokovic, como para obligar a un torneo como este que invite a su hermana o no asistirá, pero no duden de que aquí hay un intercambio y probablemente veamos a las Radwanska muy presentes en actos de promoción del torneo y a Agnieszka especialmente cariñosa; eso, por descontado.


Conclusión


Ya ven, si hace tiempo hablábamos de las Wild Card en general, aquí lo tienen más concreto. Este ejemplo nos ilustra muchas veces cómo funcionan los preparativos y los entresijos de los torneos. En cualquier caso, bien otorgadas las WC por la organización del torneo, aunque seguro que podrían haber buscado con mayor ahínco que Kleybanova debutará aquí en lugar de en Miami, o que Venus también reaparezca en Miami y no aquí, donde no participa desde ya unos años. Sin duda, estos dos casos han dado una repercusión al torneo de Miami, que deja en mal lugar al de Indian Wells. La disputa por el título de ‘quinto Grand Slam’ entre ambos, siempre genera suspicacias y a buen seguro que esto ha provocado también unas cuantas en el país ‘yanqui’.


Recordemos que Serena y Venus no participan en el torneo de Indian Wells. En el año 2001, una de las semifinales de Wimbledon enfrentaba a Venus y Serena, el partido terminó con victoria para la mayor (Venus) y lágrimas por parte de la pequeña (Serena). El siguiente año volvieron a enfrentarse pero en semifinales de Indian Wells; entonces Venus no se presentó, aquejada, ‘supuestamente’, de una lesión en el tobillo, que dijeron era de ‘bastante gravedad’. El público se enfadó mucho por perderse una semifinal y comenzaron entonces los rumores de que la lesión era ficticia y que se trataba de un arreglo promovido por su padre en compensación al de ‘Wimbledon’; algo, que según hemos podido ir conociendo con el tiempo, tiene bastante fundamento pues Venus apenas un par de días después pudo disputar el torneo entero de Miami perfectamente ganando comodísima a sus rivales hasta que su hermana Serena le ganó también en semis, esta vez sí en la cancha y no en los vestuarios. Tras ganar Serena la final y saludar a su hermana, el público las abucheó y lanzó todo tipo de improperios; probablemente muchos excediéndose. Según ellas fueron de tipo racista, lo que provocó en ambas la determinación de no volver a jugar nunca más este torneo “de sinvergüenzas y desagradecidos”, palabra que han mantenido hasta el momento, y que, para desgracia de todos o no, parece seguirán manteniendo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes