Mardy Fish, la gran decepción de 2012

Sólo ha ganado un partido en el circuito ATP y otro en Copa Davis de los 6 disputados

Mardy Fish está en el peor momento de su carrera deportiva. Después de que se mostrara tremendamente contento, y así lo manifestara públicamente en todos los medios en los que tuvo oportunidad; tanto en televisiones y prensa escrita como en entrevistas radiofónicas y en las redes sociales, después de conseguir participar por primera vez en su carrera deportiva en una Copa de Maestros, la Barclays ATP World Tour Finals de 2011, Fish ha encadenado derrota tras derrota en una temporada aciaga. Se presentará en Indian Wells con un balance dramático de 1-3 en el circuito ATP. Sin contar los partidos de Copa Hopman, donde cayó fácil ante Berdych y Dimitrov, con quien incluso se encaró y a punto estuvo de llegar a las manos, pero también sin acumular su victoria ante el danés Nielsen en la misma competición y, eso sí, después de conquistar el punto ante Stanislas Wawrinka en Suiza y cerrar la eliminatoria con su victoria en dobles.


Crisis


¿Qué le pasa a Mardy Fish? En su forma de jugar ha perdido la chispa y da la sensación de que no tiene ilusión por el juego. Apagado, desanimado y muy endeble en su ánimo, cada vez que no le salen las cosas, y no le están saliendo en ningún partido, se desconecta y se deja llevar.
Al igual que su compatriota Andy Roddick, que también ha protagonizado la caída en el ranking más grande que su carrera, Fish debe estar preocupado, no por poder perder su puesto en el Top10, que evidentemente lo hará más pronto que tarde, si no por saber cuál es el destino de su carrera.
Probablemente, uno de los principales problemas haya sido la preparación de la temporada. Mientras los mejores jugadores del mundo se preparaban para el Open de Australia o en Doha o en Brisbane o en Auckland, él estuvo jugando un torneo sin carácter oficial como es la Copa Hopman. En Melbourne estuvo mal. Ganó su primer partido contra Gilles Muller. El gigantón luxemburgués tampoco está nada fino esta temporada y fue un duelo a cuál peor. Aún así, podríamos considerarlo, junto al de Wawrinka, su mejor partido de la temporada. En segunda ronda y contra el colombiano Alejandro Falla, (número 71 del ranking y más especialista de tierra batida que de pistas duras), hizo un bochornoso partido que le costó la eliminación en el primer Grand Slam de la temporada con unas estadísticas paupérrimas.
Después de la Copa Davis, donde sí compitió y estuvo a buen nivel, el “qualifierAlbano Olivetti le derrotó en Marsella en su debut en el Open 13. 3-6, 6-3 y 6-3 para el joven francés número 388 de la clasificación ATP.

Ayer, en su última prueba antes de comenzar los retos de los Masters 1000, en Indian Wells, volvió a caer ante Youzhny. En un primer set nuevamente impropio, no de un Top 10 sino de un Top 50, cayó 6-2. En el segundo set pudo llegar al tiebreak y allí, cuando cedió el primer minibreak, se dejó llevar hasta el 6-0 final.

Indian Wells y Miami
Las dudas se ciernen sobre un hombre cuyos mejores resultados los consigue, siempre, en Estados Unidos y en pistas como la de Delray Beach. Su nueva derrota le pone contra las cuerdas en el ranking ATP que le acabará penalizando en el primer torneo que vuelva a caer donde se deje más puntos dado que en 2012 no ha sumado prácticamente ninguno. Sus números son más propios de un jugador que empieza a tocar la ATP procedente de Futures y Challengers que de un Top 10, pero la preocupación no sólo llega por sus resultados en 2012, sino por su pobre nivel de juego y porque ya a finales de 2011 tuvo muchos problemas para cerrar su clasificación entre los 10 primeros y para ganar partidos.
Perdió sus tres encuentros en Londres, en la ATP World Tour Finals, (ante Federer, Tsonga y Nadal) y venía de caer en segunda ronda ante Mónaco en París, (donde sólo había superado a Florian Mayer, que también venía de capa caída), en primera ronda en Basilea ante James Blake y también en primera ronda de Shanghai, donde no pudo con Bernard Tomic.
Sus prestaciones comienzan a ser preocupantes y dos malos torneos en Indian Wells y Miami, donde defiende semifinales, le pueden expulsar del Top 10 y alejarlo mucho de los puestos de privilegio, lo que le haría tener que afrontar la que ha sido siempre su peor parte de la temporada, la tierra batida en Europa con la presión de tener que comenzar a sumar urgentemente.

De momento no hay más explicación a qué le pasa a Mardy Fish. ¿Por qué está jugando a un nivel tan bajo? Una vez conseguido el objetivo de jugar un Masters, ¿ve cerca el final de su carrera y se está dejando llevar? ¿Por qué tanto nerviosismo ante una derrota ante Dimitrov en un partido oficioso?

Comentarios recientes