Timea Babos, la gran esperanza del tenis húngaro

Es de la generación del 93, una excelente cosecha de jóvenes tenistas

Timea Babos junto a S. Stephens tras ganar Wimbledon jr. Foto:lainformacion.com
Timea Babos junto a S. Stephens tras ganar Wimbledon jr. Foto:lainformacion.com

Hungría es un país con una gran historia, pero que en la actualidad está relegado a no ser noticia más allá de sus fronteras. Una de las principales curiosidades de este país, es que allí triunfan deportes que en España, y en la mayoría de países, se consideran minoritarios. Destacan fundamentalmente el waterpolo, la esgrima, la natación o el lanzamiento de martillo. Pocos deportes más triunfan en este país húngaro, que acostumbra a celebrar muchos europeos y mundiales de natación.


El tenis húngaro


Sin embargo, el tenis no ocupa un gran lugar. En el ranking ATP su primer jugador se coloca en el puesto 316, Adam Kellner. Pero cuanta es la sorpresa al mirar el ranking WTA. Son seis los grandes nombres de tenistas húngaras. No deja de llamar la atención el hecho de que entre ellas se lleven tantos años, están las veteranas y las jóvenes promesas, prácticamente sin que haya ninguna jugadora de 25-26 años. Su número 1 actual es Greta Arn, nº65 de la WTA, ya muy veterana en el circuito (32 años), y su número 2, Timea Babos, una jovencísima jugadora de la que hablaremos más adelante (68 de la WTA con apenas 18 años). Les siguen Melinda Czink, cuyo pasado fue mucho mejor que su presente, y otras dos jóvenes con bastante por delante: Reka-Luca Jani (20 años y nº 155) y Agnes Szavay (se esperan muchas cosas de ella, aunque no está teniendo muy buena suerte con el físico, ya con 23 años). Por último cierra su lista de ‘seleccionables’ la veterana Marosi, que prácticamente ha dejado ya con sus 32 primaveras de jugar al tenis pero que sigue manteniendo nivel en el dobles.
Este es el panorama del tenis húngaro, sin duda, las esperanzas se concentran en Babos, una jugadora de grandes resultados en junior, que acaba de conquistar su primer título WTA en Monterrey, y que aspira a terminar el año dentro del top50, objetivo francamente sencillo tras ganar este título. Timea es una jugadora de mucha movilidad y que prácticamente no tiene puntos flojos. Pega bien de derecha y de revés, se sabe mover, tiene un saque muy eficiente, sus voleas son buenas, y se maneja bien en todas las superficies (lo ha demostrando alcanzando semis WTA en Bogotá y título WTA en Monterrey, en dos semana seguidas, sin tiempo casi para acostumbrarse).

Gracias a la página mejicana local Univisión-Deportes podemos conocer las impresiones de Babos, una estrella naciente recién coronada con su primer título WTA. “Fui la sorpresa, no sé como sentirme, es un campeonato importante y estoy muy feliz. Cada partido es diferente, me tuve que acoplar a las condiciones del clima; hoy realmente jugué como Federer, me encargué de romper dos servicios de la rival, y me bastó con eso”, mencionaba Babos al terminar en victoria su primera final WTA, tras vencer a Panova por un doble 6/4. “Ya conocía a Alexandra, sabía qué tipo de oponente era; tenía que ser agresiva e insistente, ella corría mucho, pero pude romperle y eso me ayudó”, dijo Babos en rueda de prensa. “Voy a recordar siempre a Monterrey, hace un año no tenía buenos recuerdos, porque me eliminaron rápido, pero ahora sí quedará en mi memoria. Con esta victoria entro en el top100, ojalá sea una gran temporada”, finalizó.


La gran generación del ’93: Babos, Stephens, Larcher de Brito, Garcia, Muguruza, Puig…


La generación de tenis femenino del ‘93’ promete mucha competición a partir de finales de este año. Todas estas jugadoras, aún de 18 años, apuntan muy alto y generan muchas expectativas en los dirigentes de la WTA. Son todo especulaciones, cada vez más reales y que se van confirmando, pero parece que no se equivocaban los que decían que la oleada del 93 dominaría la WTA, sin tardar mucho. Ahora mismo Timea Babos lidera el ranking de esa generación, pero es seguida por otras jugadoras como la estadeunidense Sloane Stephens, la portuguesa Michelle Larcher de Brito, las francesas Caroline Garcia y Kristina Mladenovik, la serbia Alekxandra Krunic, la eslovaca Jana Cepelova, la puertoriqueña Monica Puig, la española Garbiñe Muguruza, la japonesa Akiko Omae, la kazaja Zarina Diyas o la rumana Cristina Dinu. Una generación que promete muchas alegrías y gran rivalidad en el top20 dentro de 3 o 4 años.
Además Babos es una excelente doblista, que a buen seguro podrá alcanzar grandes títulos en esa modalidad. Durante todo el año 2010 compitió junto a la norteamericana Sloane Stephens en los cuatro Grand Slam Junior, ganando Roland Garros, Wimbledon y US Open, proclamándose finalistas del Open de Australia.
Timea Babos, representa el futuro del tenis femenino. Cuanto más sube en el ranking, más tira del carro de esa generación de la que se espera mucho muchísimo. Nadie duda de que esta aún joven húngara promete muy buenos partidos, y quizás vaya camino del número 1 pero eso es aventurar mucho.

Conclusión
Esta joven jugadora nacida en Sopron, una pequeña ciudad húngara de 60.000 habitantes, de gran historia, en plenas montañas y dedicada casi por entero a la vinicultura, siempre ha destacado por su sonrisa y su juego ofensivo. Muy amable y que tiene en Elena Dementieva su ídolo a seguir, es entrenada por un equipo dirigido por su padre: Csaba Babos. Hace poco escribimos un artículo sobre los casos de padres entrenadores, a pesar de ello, al menos de momento, el padre Babos no lo lleva todo él sino que simplemente supone un apoyo para su hija. Con todo el futuro aún por delante, hoy en PuntodeBreak nos hemos querido acercar a esta, espero no parecer muy aventurado, futura top10.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes