Indian Wells y Miami son más difíciles que un Grand Slam

Los Masters 1000 ofrecen una dificultad añadida con más enfrentamientos ante mejores jugadores

Los Masters 1000 tienen son un sistema de competición criminal para los mejores jugadores del mundo. Uno de los motivos de las peticiones de algunos de los Top 10 para que se modifique el calendario tiene mucho que ver con esto. El formato pone 6 partidos de máxima exigencia para quien quiera ganarlo y suele encontrarse más rivales difíciles y partidos más exigentes en un Masters 1000 que en un Grand Slam. Si a esto le añadimos la dificultad de encadenar dos consecutivos, Novak Djokovic puede verse en la situación de tener que ganar dos veces consecutivas la misma semana a Rafael Nadal, o viceversa; dos veces consecutivas a Roger Federer o una al suizo y otra al escocés Murray. Siempre en el mismo periodo de tiempo, dos semanas. Pero, además, puede tener que derrotar 6 veces a un Top 8, u ocho veces a un top 16 en quince días. Muchas veces los cuadros se aflojan y las cifras no son estas, pero no parece que se vaya a alejar mucho de esta idea dada la superioridad que se está demostrando en cada torneo de los mejores con los menos buenos. Y todo esto a dos sets, donde el margen de error se estrecha. 12 partidos en 15 días, en vez de 7 en 15 ó 16. Ya se acercan los Masters 1000, comienzan los partidazos.


Indian Wells y Miami 2011


Para Djokovic los 2000 puntos consecutivos de Indian Wells y Miami, donde comenzó su particular cuenta de siete partidos consecutivos con Rafael Nadal, le costaron un esfuerzo de 12 partidos consecutivos contra los siguientes rivales; Goluveb, Gulbis, Troicki, Gasquet, Federer y Nadal más Istomin, Blake, Troicki, Anderson, Fish y de nuevo Nadal.

Por su parte, Rafa tuvo que hacer el siguiente slalom; De Voest, Sweeting, Devvarman, Karlovic y Del Potro, antes de jugar la primera final en Indian Wells con Nole y; Nishikori, Feliciano, Dolgopolov, Berdych y Federer para volver a perder con el serbio.

Evidentemente, no se puede comparar la trayectoria de uno y otro con la que siguen habitualmente en un Grand Slam, en la que tiene dos días de descanso entre partido y partido y donde los errores de algunos cabezas de serie les puede dejar un cuadro lo suficientemente limpio como para no jugar contra ningún Top 16 hasta cuartos de final.
Por eso, los 2000 puntos de Indian Wells y Miami tienen un sabor especial. Cualquier tropiezo antes de la final le podrían suponer a Djokovic un serio retroceso en su ventaja con Nadal y también Federer apunta a amenazar a uno y otro dado que defiende semifinales, pero el salto cualitativo en puntos puede ser sustancial si consiguiera la victoria en alguno de los dos torneos.
Como ellos, Murray, llega concienciado de la importancia de estos torneos. La temporada tiene puntos más tranquilos, pero el Top4 no puede fallar. Sin embargo, para Murray, la cosa puede ser mucho más importante. El escocés naufragó en estos dos torneos el año pasado consecutivamente y sabe el inmenso margen de maniobra y mejora que tiene. Independientemente de lo que hagan sus rivales, Murray tiene 2000 puntos de mejora. Como decimos, un Grand Slam, partido en dos, pero con más partidos, más duros y a dos sets. Una auténtica delicia.

Comentarios recientes