Los derechos televisivos del tenis

ATP, WTA e ITF con Copa Davis y Copa Federación negocian los derechos por separado

Es un tema tabú. Casi no se lee, y encontrar información al respecto es poco menos que misión imposible. Nadie escribe y nadie lo comenta. Y a ello que vamos nosotros, en lo que podamos ya que que las fuentes son muy escasas. Ahora el juego y la noticia está sobre los derechos de la Fórmula 1, que finalmente se emitirá en Antena 3. Es común que al finalizar cada temporada de tenis se desaten, de la misma manera, las discusiones, los nervios, las protestas y las apuestas. En las últimas horas, hemos podido leer, gracias al omnipotente twitter, que los comentaristas españoles de Eurosport, Fernando Gómez y Manuel Poyán, vienen reclamando a la cadena que también les permita comentar lo disputado en Eurosport 2, que carece, a día de hoy, de emisión en español.
El tenis es un deporte muy amplio, se juega durante casi todas las semanas del año y sus derechos sufren, y efectivamente digo sufren, un reparto extraño. Por un lado las competiciones nacionales, por otro el circuito ATP, por otra el de la WTA, cada uno de los Grand Slam por su lado negocia sus derechos libremente… En definitiva, un maremágnum de idas y venidas, demanda, ofertas y contraofertas, que vuelven locos a los aficionados al tenis, que para poder ver todo lo ‘importante’ del deporte que siguen deben tener contratadas varias cadenas.


En este momento RTVE, a través de Teledeporte, emite todos los Masters 1000, algunos ATP 500 y 250, entre ellos, los disputados en España: Conde de Godó y Valencia, y dos torneos WTA: Marbella (cancelado para este 2012) y Barcelona. A ellos se suma la Copa Davis y la Copa Federación, considerados lógicamente de interés general, lo que justifica su emisión por parte de la televisión pública. Y, por último, añadimos el Grand Slam de la tierra batida: Roland Garros, también considerado de interés general (hasta hace poco) por su enorme repercusión en España.
En lo que se refiere a Eurosport, actualmente emite buena parte del circuito femenino WTA, incluyendo prácticamente todos los Torneos de categoría Premier, y también los cuatro Grand Slam, aunque en español únicamente se comentan los partidos de Eurosport 1.
También Canal +, goza de derechos televisivos del tenis. Actualmente son los que mejor retransmisión realizan de los cuatro ‘grandes’: Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open. Desplazan un gran equipo, y a la retransmisión le acompañan reportajes y entrevistas, in situ. Además incluye la opción multipantalla, mediante la cual se puede seguir el desenlace de los partidos de diversas pistas.
Y la gran excepción, el torneo ATP y WTA de Madrid, este último año ha sido emitido por Marca TV y la Sexta, que en una puja de última hora dejó fuera de juego a TVE, que se quedó sin poder emitir. Esto supuso un duro conflicto entre el negociador y ambas cadenas, que se resolvió en el descuento a favor de la Sexta, que trató de manera extraña a este torneo, y dejó a muchos profundamente disgustados.
Al margen de la televisión, también se puede seguir el tenis por medio de otras plataformas como Eurosport Player o como Tennis.TV. Éstos instrumentos, cibernéticos, están al alza y cada vez son más demandados por los seguidores de estos deportes, que aunque no lo puedan seguir en el sofá, sino por el ordenador, están tranquilos de saber que podrán ver cualquier partido que les interese siempre y cuando tenga cobertura.


Otros países


No es éste uno de los casos en los que uno mira de puertas hacia fuera y se queda con el sabor amargo del ‘que mal que hacemos las cosas en España’. ¡Qué va! Las cosas en el exterior son igual de complicadas. La raíz de todos los conflictos es que la ATP negocia sus Masters 1000 por su lado, cada Grand Slam sus derechos por el suyo, algunos torneos ATP y WTA menores también los negocian libremente, en busca de alguien que les ofrezca algo, y la ITF con su Davis, su Copa Federación, su Hopman y sus Juegos Olímpicos, también va por libre. El lío es bestial, y ningún país se libra de las duras negociaciones entre encargados de las cadenas, directivos y organizadores.
Se da el caso, en determinados países, en que existe una cadena, generalmente de pago, que está únicamente dirigida y dedicada al tenis. Son los casos de: la estadeunidense Tennis Channel o de la italiana Super Tennis TV. Luego hay cadenas no dedicadas exclusivamente al tenis pero que cubren todo lo relevante que tiene lugar en el deporte de la raqueta, es el caso de la australiana Fox Sports, de la japonesa Gaora o de ESPN2 en Estados Unidos.


España y el interés general


No deja de ser sorprendente que en un país como España, de gran tradición tenística y con un alto número de campeones, el seguimiento de los nuestros sea tan difícil; y que ni tan siquiera haya habido intentos de juntar todos los derechos en una sola cadena temática de tenis.
Hasta hace poco en España se emitía en directo el Open de Australia y el Roland Garros. Después el torneo parisino se quedó sólo. Y ahora, parece que el ‘major’ de tierra batida, no se emitirá por TVE dado que los derechos de cobertura de 2012 a 2016 han sido vendidos a la agencia MP & Silva, dejando en la estacada a la clásica emisora UER (Unión Europea de Radiodifusión), en la que se incluía Televisión Española. Pero todo sigue aún en el aire, y puede que la UER compre a esa nueva agencia los derechos, aun así hay serias dudas.

El Masters 1000 de Madrid en la Caja Mágica cambiará de color. Foto:lainformacion.com/EFE
En definitiva, en la actualidad el embrollo en nuestro país al respecto es curioso y poco esperanzador. Si me permiten la licencia de expresarles mi opinión, considero una auténtica vergüenza que en un país como España pueda no verse ni un solo partido de Grand Slam en abierto mientras se pueden ver hasta los partidos de primera ronda de cualquier Masters 1000. Sé que hay mucho más lío detrás, que no todo es fácil y utópico, pero ¿no sería más lógico que aquello que goce de interés general sean los Grand Slam? Son la parte esencial de este deporte. Si algo debiera ser en abierto y precisara de su emisión por TVE, dedicando todos los recursos posibles (en lugar de a los Masters 1000), son los cuatro grandes de la temporada, ¿cómo es posible que haya un español ganando Wimbledon o el US Open y que no se pueda ver?
Si se dieran los Grand Slam en abierto, además se estaría siendo mucho más justo con el tenis, pues no se daría cobertura únicamente al masculino individual, sino también al femenino y a los dobles. Puede que la construcción que esté haciendo no pueda aplicarse nunca, pero esa es mi opinión. Y, me consta, la de muchos más amantes de este deporte.
¿Qué hacen la RFET y la ATP? Deberían promocionar este deporte en nuestro país, y no lo hacen, existen para eso. Se limitan a vender como si fueran meras empresas en busca de lucro, sin volver la mirada a sus estatutos y darse cuenta de por qué existen y para qué existen. ¿Cómo explicar a alguien compatriota nuestro la grandeza del tenis si no puede ver un mero partido de Wimbledon previo pago? ¿Cómo pretenden que la gente se enamore de este deporte, y pague por él, si desde pequeños no ven superficies distintas y españoles triunfando en los más grandes torneos? ¿Sin ni tan siquiera Roland Garros en abierto, cuántos niños verán extasiados este deporte y se lanzaran a practicarlo? No es un asunto baladí, en nuestra sociedad actual, para lo bueno y para lo malo, la televisión marca los asuntos importantes de los menos importantes, y habiendo instituciones creadas para proteger este deporte, nuestro deporte, ¿cómo se puede permitir que caiga en la ignorancia? Y créanme no es un juicio apocalíptico y desproporcionado, con la política de reducción de las emisiones deportivas en general, y de las tenísticas en particular, vamos hacia ello.

Wimbledon no se puede ver en abierto. Foto:lainformacion.com/EFE
Dejó estas preguntas en el aire. Lo pienso, lo razono y lo vuelvo a pensar. No hay conclusiones posibles a este artículo. Quienes pueden, y deben, tomar decisiones, no lo hacen y poco a poco el tenis va perdiendo su sitio. Ya se ve menos, y al paso, cada vez menos se verá. Se va perdiendo el deporte, porque hay empresas y medios dispuestos a todo, y que no ponen límite a su afán recaudador y de especulación. Ojalá el amor a las raquetas en nuestro país, siga dando vida a su retransmisión, pero de momento, les aviso, esto seguirá siendo un lío vergonzoso.
Espero con ilusión vuestros comentarios al respecto, pues es un tema que cambia mes sí mes también y puede que algunos estéis mejor informados; igualmente sería interesante saber cuánta gente comparte que los Grand Slam deberían ser en abierto en detrimento de los propios Masters 1000. Ánimo y a comentar.

Comentarios recientes