Fed Cup; Equipos, sorpresas y futuro

Alemania y República Checa jugaron una final anticipada

Kvitova y el equipo checo; actuales campeones. Foto:lainformacion.com/EFE
Kvitova y el equipo checo; actuales campeones. Foto:lainformacion.com/EFE

Esta pasada semana ha tenido lugar la celebración de la primera ronda de la Copa Federación. Para los no entendidos, que me consta en la rama femenina del deporte de la raqueta son bastantes, esta competición se desarrolla de manera distinta a la famosa Copa Davis, de hombres.
La ‘Fed Cup’, subdivide su estructura en dos grupos mundiales en los que los enfrentamientos son sábado y domingo, a 5 partidos (el 5º el dobles) y entre dos países. Quedando en un papel secundario la competición de los grupos I, II y III de América, Asia/Oceanía y Europa/África, donde la Copa Federación se disputa en ‘round robins’ entre tres países, a tres puntos; y conforme a esos resultados, después se juegan en una última eliminatoria los puestos para luchar por acceder a los grupos superiores o para no descender aún más.
A diferencia de la Davis, donde el grupo mundial no lo componen 8 equipos, sino 16. Y donde, la competición arranca un día antes (viernes), dotando de mayor relevancia al dobles (único partido que se disputa el sábado, aún con dos partidos individuales por celebrar). Por ello, aún sin haber arrancado la competición de la Davis 2012, en la Copa Federación ya tenemos semifinalistas (Rusia vs Serbia e Italia vs República Checa).


Los ‘mejores’ equipos: República Checa y Alemania


Esta semana ha dejado numerosas sorpresas y también muchas esperanzas, par algunas selecciones nacionales, entre ellas la española de la que ya hablaremos otro día, y que dio mucho más guerra de la prevista ante la poderosa Rusia, más aún jugando en Moscú. De esa manera, vamos a destacar varios equipos que han llamado poderosamente la atención de los especialistas, haciendo un repaso de qué podemos esperar en el futuro de algunas de las más importantes selecciones. Esta competición, en la que cada jugadora se deja la piel en todas aquellas pelotas que golpea durante esta semana, suele destapar a grandes campeonas y a futuras estrellas del tenis mundial; por ello, vamos a resaltar algunos nombres que, sin duda, grabaran el futuro del tenis y de la Copa Federación.
En este sentido, todos los años la Copa Federación otorga los premios “Heart Award” (“Premios Corazón”), a aquellas jugadoras más destacadas en cada uno de los niveles de la competición. No deja de ser llamativo que en el año 2011, aunque en fechas distintas del calendario, recibieran este reconocimiento, entre otras, Victoria Azarenka (actual nº 1 del mundo), Petra Kvitova (actual nº 2 de la WTA) o Andrea Petkovic (actual top-10 del circuito femenino y auténtica tenista revelación de la temporada pasada). Sin duda, resultados que arrojan una cierta predicción del futuro a corto plazo del tenis femenino; cuando se les otorgó esos premios, no eran aún las líderes de la clasificación y, sin embargo, hoy lo son.
Este año el sorteo nos ha deparado un auténtico choque de trenes en la parte baja del cuadro. Todo un equipo defensor del título, como la República Checa, tendría que visitar a una locomotora alemana en pleno ascenso, en el Porsche Arena de Stuttgart. Creo, con rotundidad, que esta eliminatoria podría haber protagonizado perfectamente la final de la competición este año.

Andrea Petkovic, la número 1 alemana, no pudo estar ante Chequia. Foto:lainformacion.com/EFE

Ambos equipos, eran de los mayores favoritos para alzarse con el título. El combinado alemán, finalmente derrotado en su propia casa por 4/1, iniciaba su nueva andadura en el Grupo Mundial I sin su baluarte: Andrea Petkovic, aún sin recuperarse de su lesión en Sydney. En cambio, la campeona República Checa sí acudía con su primera jugadora: Petra Kvitova, estrella de la final de la ‘Fed Cup’ 2011 y una de las jugadoras de moda en el circuito. Ambos son equipos jóvenes, y con un gran futuro de triunfos por delante.


El equipo checo con Kvitova en cabeza, tiene con ella prácticamente garantizados dos puntos del individual, especialmente si la competición se desarrolla indoor, auténtica especialidad de Petra. A ese enorme potencial, hay que añadir un alto número de ‘segundas espadas’ que con el equipo rival bajo presión pueden hacer mucho daño, como Safarova o Benesova. No nos podemos olvidar, tampoco, de la grandísima cantidad de magníficas doblistas que dispone el país checo: empezando por la actual nº3 del circuito: Kveta Peschke (campeona en el 2011, junto a Katerina Srebotnik, en: Auckland, Doha, Eastbourne, Wimbledon, Carlsbad y Beijing); siguiendo por las últimas campeonas de Roland Garros, son Lucie Hrdecka y Andrea Hlvackova; y terminando, también, con otras parejas consolidadas en el circuito como la formada por las checas Benesova y Zahlavova Strycova; a las que cabría sumar la top en esta disciplina Uhlirova. En cualquier caso disponen de un total de 12 jugadoras entre las 200 mejores del mundo, lo que garantiza siempre sustituciones de garantía como Cetkovska (nº 31 de la WTA) o Klara Zakopalova (actual 51).
Frente a este magnífico equipo encontramos a otro también muy completo como es el alemán. Con un equipo nacido hace apenas dos años, y con jugadoras de edades muy tempranas (del 1987 a 1990, nacieron casi todas), ‘Germany’ aventura grandes emociones en el futuro de esta competición. El equipo lo lidera una comprometida Andrea Petkovic (Top-10), junto con unas ilusionantes jugadoras de la talla de Sabine Lisicki (nº 14 y semifinalista del último Wimbledon), Julia Goerges (nº 21) o Angelique Kerber (actual top-30 y semifinalista del US Open 2011). A las que cabría sumar la futura estrella, ya en camino: Mona Barthel (ya 43 de la WTA con apenas 21 años), y veteranas especialistas del dobles como Barrois o Groenefeld.


Rusia y Estados Unidos, países en duda


No incluyo a estos dos países entre los dos grandes equipos, no por falta de potencial (nadie puede dudar de las capacidades de Sharapova o de las Williams), sino por falta de compromiso con la competición y los esfuerzos que la misma conlleva. En la actualidad estos dos países pueden aspirar al título siempre que sus capitanes consigan que sus mejores jugadoras disputen la competición. El ejemplo más claro lo tenemos en Maria Sharapova, que acudió a esta competición en Moscú hace apenas unos días para jugar contra España; la intención de ‘Masha’, no era otra que cumplir uno de los objetivos que le requiere la ITF para poder participar en los JJOO de Londres, prueba de ello es que tras ganar con solvencia a Silvia Soler Espinosa, comunicó a su capitán su baja del equipo para el partido del día siguiente ante Carla Suárez Navarro (finalmente jugó Nadia Petrova, que fuera de punto perdió ante la española por 6/0 6/3). Esto ocasionó graves problemas al capitán ruso, que cuando vio cómo Silvia Soler se acercaba en el luminoso del Olympic Stadium moscovita a Svetlana Kuznetsova, temió lo peor consciente del potencial en dobles de la pareja española Llagostera/Parra. Finalmente ‘salvaron los muebles’ con la victoria de Sveta, pero la reacción colérica del capitán ruso no tardó en llegar y comunicó que Maria Sharapova no será convocada, en ningún caso, para la eliminatoria de semifinales.

Este es el gran problema ruso y estadeunidense. Ni Sharapova, ni Serena, ni Venus se comprometen y de ahí que haya problemas. A pesar de ello, ambos países tienen reserva. En EEUU, no cabe duda del nivel de sus doblistas con Liezel Huber, Bethanie Mattek-Sands y Vania King, las tres campeonas de Grand Slam, a la cabeza. A eso cabría sumar que aguardan con expectación a la generación de los años 90-93 francamente buena, y con perspectivas de dominar el circuito; destacan McHale (19 años y ya 38 de la WTA), Irina Falconi, Sloane Stephens (otra gran esperanza americana: de 18 años y 86 del mundo), Jamie Hampton, Alison Riske, Coco Vandeweghe, Julia Coen o Chichi Scholl.

En lo que respecta al pabellón ruso, junto a la poderosa Sharapova, también hay grandes figuras consolidadas como Vera Zvonareva o Svetlana Kuznetsova, que no tienen dificultad para ganar en dobles si fuera preciso (sin ir más lejos, ambas dos acaban de conquistar el Open de Australia, sin que fuera siquiera un objetivo), especialidad en la que también pueden dar batalla jugadoras como Nadia Petrova, Maria Kirilenko, Elena Vesnina o Ekaterina Makarova. El equipo ruso es muy versátil pero, al margen de Anastasia Pavlyuchenkova, el futuro a corto plazo es francamente desolador. Sí pueden mirar con esperanza el largo plazo donde aparecen verdaderas estrellas de aquí a un par de año como: Yulia Putintseva, Irina Khromacheva o Daria Gavrilova, entre otras. Pero a día de hoy, sin el compromiso de Maria, Shamil Tarpischev (capitán ruso de Fed Cup), va a tener que hacer verdadero ‘encaje de bolillos’ si quiere formar un equipo que pueda aspirar al título.


Otros países


Al margen de estos cuatro grandes países, destacan las siempre batalladoras Italia y España, o las variables Bélgica y Serbia. En lo que respecta a las dos primeras, tienen grupos bastante consolidados con figuras de la talla de Francesca Schiavone, Flavia Penneta y Errani/Vinci las primeras, y de Anabel Medina, María José Martínez, Carla Suárez y Llagostera/Parra las segundas. Si rinden al máximo y en casa su potencial es siempre enorme, pues en una competición emocional luchar cada una de las bolas, siempre aumenta el porcentaje de victorias muchísimo. Pero fuera, y en pistas rápidas, las selecciones mediterráneas tienden a caer como castillos de arena.
Bélgica, depende a día de hoy, casi en su totalidad de Kim Clijsters; si ésta falta, se queda sola prácticamente Yanina Wickmayer, por lo que sería una firme candidata a abandonar ‘la primera división’. Por otro lado, semifinalista es el equipo serbio con Jankovic e Ivanovic, a las que añadir la joven Jovanovski; buen equipo, completo, pero con carencias en lo que se refiere a unión del grupo, a la disciplina de dobles, y sobre todo, a la excesiva fragilidad mental de todas sus componentes.
Futuro también presenta Francia, que a día de hoy, sin su estrella Bartoli (en conflicto con la Federación Francesa, y que tras no acudir a esta eliminatoria no cumple los requisitos para participar en los JJOO), únicamente juega la baza de esperar que lo mejor está por llegar, confiándose en las manos de: Kristina Mladenovic, Caroline Garcia y Victoria Larriere. Y una última mención, sería para la gran sorpresa de este último fin de semana: Japón. El país nipón presenta un buen equipo que junta la enorme veteranía de Kimiko Date-Krumm (de mayor edad que algunos de los capitanes de otros equipos; recordemos que nació en 1970), con la inexperiencia que se está tornando en sorpresa de Ayumi Morita, Misaki Doi, Kurumi Nara o Misa Eguchi. Mucho por luchar aún para una selección nipona que derrotó, en Hyogo (Japón), con un contundente marcador de 5-0 a la interesante Eslovenia (con Polona Hercog, 36 de la WTA y la promesa Nastja Kolar).


Conclusión


Aún es pronto para extraer grandes conclusiones pero, con total seguridad, la República Checa será la favorita en esta Copa Federación 2012. Sus posibilidades, no obstante, variarán dependiendo de si las grandes de este deporte se comprometen o no con sus equipos nacionales (cosa altamente improbable a tenor de lo visto hasta ahora). Como grandes equipos de cara al futuro: Alemania, Estados Unidos o Japón. En virtud de lo visto en estas últimas eliminatorias, los tres países tienen mucho potencial por delante; a corto plazo especialmente el primero, auténtico dominador actual de la WTA junto a la República Checa, y a largo plazo el segundo, con una nutridísima representación en la generación del 91-93. Sin nunca olvidar a Italia y España, históricas campeonas de este trofeo por su dedicación y compromiso.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes