El tenis asiático crece exponencialmente

El emergente mercado asiático ha exportado también su tenis y busca un Quinto Grand Slam

Nishikori, primer nipón en cuartos de un Grand Slam. Foto:lainformacion.com/G.I.
Nishikori, primer nipón en cuartos de un Grand Slam. Foto:lainformacion.com/G.I.

Las escuelas de traductores ya se han puesto a ello, también las multinacionales y los diplomáticos. Los idiomas asiáticos, la cultura oriental, la industria de Asia, y más, están hoy en boga. No iba a ser menos el tenis y, si cabe mucho menos, el mercado tenístico.
¿Qué tal se llevan el tenis y el continente asiático? Hace una década la relación era escasa, pero hoy todas las grandes marcas se lanzan y aventuran en el mercado asiático, en especial, el chino. Eso es lo que ha cambiado la situación los últimos años.

Kimiko Date, referencia en Japón. Foto:lainformacion.com/K. Ota/ Getty Images


Figuras relevantes; Na Li, ídolo chino


Sin duda, el tenis ha tenido, especialmente a nivel femenino, grandes deportistas asiáticos en los últimos años: Kimiko Date o Ai Sugiyama, son algunos de los ejemplos. Pero algo ha cambiado en los últimos años. Anil Khanna, presidente de la Federación Asiática de Tenis (ATF), declaraba tras el triunfo de Na Li (primera asiática en conquistar un título de Grand Slam a nivel individual) en Roland Garros, que 'definitivamente se ha derribado la barrera psicológica' que existía sobre el tenis asiático. 'Desde ahora los jugadores de Asia aspirarán siempre a la gloria'.


Ya había avisado Jie Zheng (CHN) en Wimbledon en el año 2008, alcanzando las semifinales; pero sin duda, el gran cambio tuvo lugar en el año 2010, en el Open de Australia, el Grand Slam de ‘Asia-Pacífico’, donde tanto Jie Zheng como Na Li alcanzaban las semifinales cayendo ante Justine Henin y Serena Williams (6/1 6/0 y 7/6 7/6) respectivamente. Los medios empezaban a tirar de una historia de dos grandes jugadoras chinas que en vísperas de los JJOO de Beijing empezaban a brillar en el circuito femenino. En aquellos Juegos Olímpicos, que supusieron un gran puerta de entrada del deporte asiático en la élite mundial en numerosos campos, Jie Zheng cayó en tercera ronda y la ‘esperanza nacional Na Li’, llegó a unas semifinales que duramente le dejaron en el 4º puesto, copando las medallas las jugadoras rusas (Elena Dementieva, Dinara Safina y Vera Zvonareva). Sí alzaron la medalla de bronce en dobles para China: Zi Yang y Jie Zheng (que perdieron en semis ante las, a la postre, subcampeonas: Anabel Medina y Virginia Ruano).
Jie Zheng en el Open de Australia. Foto:lainformacion.com/M. Kolbe/ Getty Images


La flota femenina china estaba ahí, y desde ese momento sus nombres fueron grabados en la menta de sus compatriotas, deseosos de estrellas a las que encumbrar. Después llegaría la meritoria final de Na Li en el Open de Australia 2011 (donde muchos se sorprendieron, obviando que esa tenista sólo un año antes había disputado un durísimo partido de semifinales ante Serena en ese mismo escenario) y el famoso título de Roland Garros 2011.
También se sumaban a estos éxitos chinos, otras jugadoras asiáticas que poco a poco se hacían un nombre en el circuito como la ya veterana Tamarine Tanasugarn, de las pocas especialistas en hierba, o la famosa india Sania Mirza (una de las mayores celebrities de la India debido sobre todo a su matrimonio con Shoaib Malik, uno de los mejores jugadores de cricket mundiales, precisamente paquistaní, lo que generó una gran controversia entre ambos países, tradicionalmente enfrentados).
En lo que respecta al tenis masculino, no cabe duda de que los datos y resultados no son comprables. Hace apenas unas semanas, la promesa japonesa Kei Nishikori se colaba en el top8 del Open de Australia, alcanzando los cuartos de final. El deportista de apenas 22 años comenzó a escribir la historia del tenis asiático en el Torneo de Delray Beach de 2008, donde dio la gran sorpresa al entrar al torneo desde la clasificación (ocupando el puesto nº 244 del escalafón mundial) y ganar el título. Además en 2011 se convirtió en el primer asiático en vencer a un número 1 del mundo, en este caso venciendo en semifinales de Basilea a Novak Djokovic por 2-6, 7-6(4), 6-0, para después perder en la final con el cinco veces campeón Roger Federer por 1-6, 3-6.

Sin duda, Kei, aún tiene mucho que decir en el circuito masculino; y su tirón en Asia, y en especial, en su país: Japón, es sencillamente espectacular. Incluso, la televisión japonesa es una de las que más influye en los horarios de los torneos donde Nishikori participa, pactando para ello altos precios por los derechos de cobertura. Más allá de este muy posible futuro top10, para encontrar los siguientes jugadores asiáticos hay que descender a los puestos 60 y para encontrar al primer chino hay que dirigirse hasta el puesto número 278 (Ze Zhang).

El ‘negocio’ asiático


Na Li, tras convertirse en campeona de Grand Slam en el año 2011, era recibida como una estrella en su país, a pesar de haber protagonizado sonoras disputas con el gobierno chino por el férreo control al que llevaba sometida desde su infancia, firmaba contratos millonarios, aparecía en las paradas de autobuses y elevaba a, ni más ni menos, que 120 millones de espectadores, en directo, la cifra total de audiencia de la final de Roland Garros femenina de 2011. Un dato histórico.

El éxito de la jugadora china ha llegado al punto de lograr otro hito histórico, es la única jugadora vestida por la multinacional Nike que, en virtud de sus contratos, puede llevar otra publicidad en su propio atuendo deportivo. Se pronunciaba al respecto el famoso periodista español Fernando M. Carreño: “Hasta ahora nadie había conseguido quebrantar la exigencia de exclusividad de la marca de Seattle: ni Rafael Nadal, ni las hermanas Williams, ni Roger Federer entre otros. La rigidez llegaba hasta tal punto que los tenistas de Nike no podían llevar a su espalda el nombre de su país en Copa Davis ni Juegos Olímpicos, de lo que se han seguido algunos incidentes”. Sin duda los ingresos publicitarios de Na Li, son a día de hoy de los más altos del tenis mundial. Este éxito no es del todo comparable, pero sí es también compartido por Kei Nishikori, un auténtico ídolo en Japón.
Las principales marcas no quieren desaprovechar la oportunidad de intervenir en el mercado asiático; y los resultados acompañan cada vez en mayor medida. De esto se benefician todos los jugadores asiáticos, lo que lleva a que por el simple hecho de pertenecer a ese continente tus patrocinios sean casi siempre el doble de los del resto de tenistas de un nivel similar.

Torneos importantes: ¿un quinto Grand Slam para Asia?


Toda esta situación que estamos planteando ha llevado a tantear la opción de organizar un Grand Slam en Asia. El Open de Australia ha tratado, muy sagazmente, de otorgarse semejante distinción denominándose “Grand Slam Asia-Pacífico”, lo que intenta refrendar con wild cards para los jugadores y jugadoras asiáticos. ‘El triunfo de Na Li alimenta el sueño de albergar un quinto 'Grand Slam' en el continente asiático. La región se merece albergar grandes eventos de tenis y estamos en conversaciones con la Federación Internacional de Tenis para hacerlo realidad. Sería la culminación de un sueño', afirmó en una entrevista a Reuters Anil Khanna (Presidente de la Federación Asiática de Tenis).
En la actualidad, es algo difícil de alcanzar, no por problemas presupuestarios o de capacidad de celebración; aspectos perfectamente resueltos, sino por razones de costumbres y tradición de este deporte. Se conforman mientras tanto con grandes eventos como el torneo mixto de finales de temporada de Beijing, y numerosos torneos ATP 250 y 500 y WTA Premier e Internacional. A día de hoy: 11 torneos WTA (hasta el año pasado también se celebraba el Torneo de Cameponas en Bali, que este año se disputará en Sofía) y 8 ATP (teniendo lugar el Torneo ATP de Maestros en Shangai entre 2005 y 2008), completan la oferta asiática, concentrada fundamentalmente en el final de temporada.

España y Asia


Muchos jugadores españoles son adorados en tierras asiáticas, destacan Rafael Nadal (como no podía ser de otra manera), Feliciano López, Anabel Medina, Guillermo García-López, David Ferrer, Tommy Robredo o María José Martínez, todos ellos con notorios éxitos o merecidos logros en tierras asiáticas.
Pero, sin duda, la mayor unión de nuestro país con oriente tiene un nombre y es: Carol Augustine Benito. Nació el 24 de febrero de 1994, y actualmente es la 4ª mejor junior española. Esta jugadora de nacionalidad española (compite como tal), y origen indio, con demostradas capacidades tiene dificultades para poder participar en torneos profesionales y a día de hoy, viviendo en India, se dedica a jugar más torneos junior, pero tampoco en un alto número. Sin duda, esta jugadora nacida en Nueva Delhi, que toca la guitarra eléctrica y que es entrenada por Aditya Sachdeva, y de la que estaremos muy pendientes, es la mejor manera de cerrar este artículo. Ojalá Carol siga uniendo los vínculos tenísticos de nuestro país y de Asia, mientras en este continente el deporte de la raqueta sigue expandiéndose exponencialmente.

Comentarios recientes