Dos multas de tráfico más para Tomic y su BMW M3

Su deportivo, de más de 150.000$, invadió el carril contrario y no atendió el alto de la policía

Tomic y su abogado, Chris Nyst, ante las multas recibidas. Foto:twitter
Tomic y su abogado, Chris Nyst, ante las multas recibidas. Foto:twitter

Bernard Tomic es un excelente tenista, pero un ciudadano con una educación vial muy descuidada. El australiano volverá a las pistas el día 14 de febrero, pero lo hará con dos multas de tráfico más en su haber. Y van unas cuantas. Sus entrenadores y responsables, entre los que cabe incluir a su padre, que defiende a muerte los intereses deportivos de su hijo con amenazas a la Federación Australiana de Tenis entre otras excentricidades, deberían comenzar a tratar de amueblar primero su cabeza y más tarde, y a ser posible, educar en el más amplio sentido de la palabra al muchacho para que, además de jugar bien al tenis, sea un ciudadano ejemplar, o al menos respetable.


Las multas y las infracciones


Tomic, como tantos otros jóvenes inconscientes, es un privilegiado en la vida porque tiene un don con su talento tenístico. Éste le permite ganar más dinero del que es capaz de malgastar, pero suficiente para comprarse un coche de muchísimos caballos y hacer un uso del mismo tan irresponsable como temerario. Las dos últimas aventuras de Tomic han sido denunciadas por la policía por invadir el sentido contrario de circulación delimitado con doble raya continua en Albert Avenue, y más tarde por hacer caso omiso a la señal de alto de la policía.
Tomic, conducía su potente BMW M3, que tiene un coste aproximado en el mercado de 150.000$, y por el cual, anteriormente, ya había acusado a un policía de multarle por tenerle manía y envidia. No es un delito conducir un coche caro y de alta cilindrada, pero tener mucho dinero no le permite a nadie conducirlo contra las leyes de circulación. Tomic, a las 0.40 horas de la noche del día 26, (el Día de Australia), pilotaba su vehículo invadiendo el carril contrario al sentido de su marcha a alta velocidad. La policía le multó por esta primera infracción, pero cuando un agente quiso darle el alto, Tomic continuó con su marcha.
Tras ser finalmente detenido, se negó a hablar con los agentes de la ley hasta que, tres horas más tarde, llegó su abogado, Chris Nyst, quien reclamó un encuentro con el Comisario de la Policía Bob Atkinson para solucionar el problema.
Tomic volverá a competir el día 14 defendiendo a su país, Australia, en la Copa Davis. Aunque si sigue infringiendo las leyes puede acabar teniendo un problema más grave en adelante.
El tenis de Tomic anuncia grandes posibilidades en su trayectoria deportiva, pero su estabilidad psicológica las amenaza seriamente.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes