Grandes decepciones del Open de Australia Masculino

Mardy Fish fue el único Top 10 que falló estrepitosamente

El Open de Australia deja para la reflexión la gran brecha abierta en cada escalón del circuito. La gran diferencia entre los números 1 y 2, con el 3 y 4. Acentuada en el salto entre estos y los cuatro siguientes, y así respectivamente. Sin embargo, muchos tenistas no han estado a la altura de lo esperado y han sido las grandes decepciones del Open de Australia. Los repasamos en una clasificación invertida en la que vamos desarrollando de menor a mayor sus fracasos;

10º Stepanek. El checo llegaba al torneo sin haber hecho grandes torneos de preparación, pero se supone que un tenista de su categoría debe de estar entre los mejores. Es un Top 30 y se dejó sorprender por un tenista con muchísima menos calidad. Radek comienza una temporada que puede marcar su futuro más inmediato y si no sube su nivel podría abandonar el tenis de élite. Cayó con Nicolas Mahut en primera ronda. Inadecuado para un jugador valorado y con títulos en su carrera. Sin ir más lejos, la temporada pasada en Washington.

9º Alex Bogomolov. El ruso se presentaba en Australia avalado por los últimos buenos resultados que había cosechado en la parte final de la temporada pasada, donde llegó a semifinales en Los Ángeles o San Petersburgo, y venía de jugar los cuartos de final en Sydney. Sin embargo, en segunda ronda, cedió con el tenista francés Michael Llodra que le ganó en un partido que llegó a ir perdiendo 2 sets a cero y en el que se puso con 5-4 y servicio en el quinto. Incomprensiblemente, cedió su cabeza de serie al galo que encadenó 3 juegos seguidos con dos breaks consecutivos.

8º Marcel Granollers. El catalán es una de las nuevas esperanzas de España y será uno de los abanderados de la nueva selección española de Álex Corretja. En cambio, la responsabilidad no le está sentando nada bien al hermano mayor de los Granollers que parecía apuntar más alto, al final de la temporada pasada donde jugó a un altísimo nivel. Granollers, ya sabe lo que es ganar títulos en el circuito y se espera de él grandes cosas en el futuro. Partía como cabeza de serie, pero no jugó bien su primer partido y cedió en el segundo ante Frederico Gil, un portugués con un ranking muchísimo más bajo que el suyo. Cabe excusarle por las ampollas que el calor le había levantado en la planta del pie que le han dejado de baja durante toda una semana, pero su nivel tiene que seguir evolucionando.

Granollers no estuvo bien. Foto:lainformacion.com/EFE

7º Gilles Simon. El francés partía como la cabeza de serie número 12 y no estuvo a la altura de su fama. Simon ha perdido parte del "punch" que le caracterizaba y ha empezado 2012 con unos resultados que no están a la altura de su tenis. Su verdugo fue su compatriota Benneteau que venía de hacer una gran temporada y de jugar la final de Sydney, pero que no debería ganarle ningún partido a un hombre muchísimo mejor como es Simon. Fue uno de los cabezas de serie más altos en caer en rondas más tempranas.

6º Janko Tipsarevic. El serbio llegaba como Top 10 y se perfilaba como uno de los rivales a batir por los grandes del cuadro. Sin embargo, en su primer partido competitivo se fue y además dejando una imagen muy alejada de la que había dado la temporada pasada. Richard Gasquet llegaba mejor y venía de dar una exhibición en Perth, pero si el francés es uno de los que amenaza su privilegiada posición entre los 10 primeros, la sensación que quedó en el partido es que uno de los dos, no merecía el Top 10. Se espera mucho más del serbio.

5º Fernando Verdasco. La situación de Verdasco comienza a ser preocupante. El madrileño partía como uno de los jugadores con más capacidad del circuito y con más talento para poder competir con los mejores. Verdasco sabe lo que es jugar unas semifinales en Melbourne y sus exigencias deben de ser mucho más altas. Además, comenzó ganando 2-0 su partido y demostrando porqué, muchos especialistas de la materia consideran que tiene tenis para poder estar regularmente entre los 10 primeros, y si no, al menos, no bajar de los 20 primeros. Un joven talento le apeó de su camino. No tuvo suerte con el sorteo, no cabe duda, pero se espera muchísimo más de este hombre, que sigue sin levantar cabeza.

4º Milos Raonic. El canadiense llegaba con unas credenciales que asustaban al más pintado. Venía por la misma parte del cuadro que Djokovic y todos querían ver al presente y a uno de los futuros más prometedores del panorama internacional. No pudo ser. Raonic se enredó en su partido contra Hewitt y se dejó llevar al territorio que el viejo veterano le supo trazar. Comenzó a fallar más de la cuenta y lo acabó pagando con su eliminación. Raonic tiene que evolucionar y madurar en su juego. Subir la efectividad y, sobre todo, no dejarse robar la cartera por jugadores como Hewitt, absolutamente de vuelta de todo. De él, sin embargo, puede aprender a tener paciencia, a madurar los puntos y a asumir cuáles son los más importantes y cuándo es el momento de atacar más oportuno. Tiene el potencial. Ahora le falta madurarlo y desarrollarlo, para ser otro Top 10.

3º Jo-Wilfred Tsonga. El francés fue el único Top 8 que no llegó a cuartos de final. Su ausencia es especialmente llamativa porque venía con una velocidad de crucero muy buena y sus sensaciones habían sido muy buenas en todo el torneo Atravesaba un magnífico momento de forma y venía de ganar el primer torneo del año en Doha. Sin embargo, en su primer partido de mediana exigencia perdió. Nishikori es un joven que viene con ganas de seguir evolucionando, pero Tsonga estaba llamado a ser uno de los que diera un buen susto por el cuadro. No fue así. El nipón pudo con él y no es lo que se espera de Tsonga este año.

2º Gael Monfils. Si lo de Tsonga fue sonado, la eliminación de Monfils es un auténtico escándalo. El parisino sigue siendo demasiado irregular y tan pronto se muestra capaz de derrotar a Nadal, como lo hizo en las semifinales de Doha, como se deja llevar y pierde un partido contra el kazajo Kukushkin. Monfils es uno de estos jugadores que todo el mundo piensa que puede competir al máximo nivel y que él mismo se empeña en complicarse la vida. A Monfils se le pide regularidad, pero el chico es incapaz. Al francés se le abre una nueva temporada llena de ilusiones y la primera ya la ha tirado a la basura sin poder pasar de tercera ronda. Muy flojo.

1º Mardy Fish. El norteamericano encarna mejor que nadie la crisis galopante y más que preocupante del tenis estadounidense. Fish no encuentra su punto de forma y además está perdiendo los papeles. De momento, es el primer candidato a abandonar el Top 10 y quién sabe si la caída le puede llevar a posiciones muy alejadas de lo que ha mostrado estos últimos años. Fish cayó con Alejandro Falla en un partido infame. El estadounidense fue la cara de impotencia y decepción que presenta hoy en día Estados Unidos. Sin un líder, el tenis estadounidense necesita sangre fresca porque este deporte no se puede entender sin los americanos.

Comentarios recientes