Djokovic ante la defensa del número 1; Nadal, amenaza seria

2011 fue una temporada espectacular, pero si baja el nivel podrían superarle en 2012

Novak Djokovic comienza en 2012 algo mucho más complicado que llegar a la cima mundial o ganar más partidos que nadie en una temporada, batir récords de ingresos y salir todos los días levantando un título importante. Esa historia ya la hemos visto en el circuito ATP. Como se suele decir, lo difícil no es llegar, si no mantenerse. El serbio se hizo con el número 1 del mundo a través de un año de éxitos encadenados que le ha dado una ventaja notable sobre todos sus rivales. El más inmediato, Rafael Nadal, pero con potencial para llegar a su altura, tanto Roger Federer como Andy Murray. El serbio ahora, no ataca, si no que defiende una cantidad de puntos descomunal. Esto le supondrá una presión añadida, además de la que, en sí, le van a meter los aspirantes al trono del nuevo Rey de la ATP. La historia es sencilla. Con una diferencia tan grande entre los cuatro primeros el número 1 va a estar siempre sobre los 9500 ó 10000 puntos. Está muy bien llegar a 13600 puntos un año. Y esto te garantiza una larga estancia y una cómoda ventaja durante una parte del año. Pero si Djokovic se descuida, los pasos de los rivales son muy grandes, porque son puntos que suman ellos y puntos que te restan, te roban directamente a ti. Así está montado este negocio. Tenis del máximo nivel.

Los Grand Slams

La mayor parte del pastel se juega en los Grand Slams. Allí la diferencia de puntos entre ser campeón, subcampeón o semifinalista es muy grande.

Los puntos en un Grand Slam se reparten de la siguiente manera; El campeón se lleva 2000 puntos. el segundo 1200, los semifinalistas 720 y los cuartofinalistas 360. Esto quiere decir que cada Grand Slam de los que tiene en su haber, (Australia, Wimbledon y el US Open) que no gane, le pueden costar en la clasificación (800 puntos si pierde la final; 1280 si se queda en semis o hasta 1640 si cae antes, (improbable)). Pero es que, si el rival que te los saca es Nadal, (que fue segundo en Wimbledon o el US Open son 800 puntos más para él, o sea 1600 de diferencia por cada torneo). Y, en el caso del Open de Australia, le costaría 800 puntos a Djokovic y le daría 1640 más a Nadal. Una diferencia de 2440. ¡Ups!

Las enormes diferencias abiertas es porque, además, Nadal venía de ganar muchos puntos en 2010. Pero todo puede darse la vuelta. Y no sólo con el español. Igual que Djokovic dominó en 2011, Murray podría crecerse en 2012 o Federer retomar el camino del triunfo. Todos son peligrosos y de un Grand Slam a otro, la cantidad de puntos que se juegan en los partidos importantes, semifinales y final, es abismal.

Los Masters 1000

Claro que, tampoco hay que dejar de vista los Masters 1000, ya que Djokovic batió el récord de este tipo de torneos ganados por un jugador en un año, 5; Roma, Madrid, Montreal, Miami e Indian Wells. En todos ellos el serbio defiende 1000 puntos. Muchos. 5000 en total. Y cada uno de ellos puede perder también mucha diferencia. En este caso, la puntuación es como en un Grand Slam, pero justo la mitad. O sea, que el ganador recibe 1000 puntos, el segundo 600 puntos, los semifinalistas 360 y los cuartofinalistas 180.

La historia es que Nadal no llegó a la final en todos y su presencia en Montreal o Cincinnati por estas alturas le podría complicar mucho. Independientemente de los 800 puntos de diferencia que le podría restar si es Nadal el que gana y él es segundo, en los que ya consiguió la victoria el serbio sobre el español, Indian Wells, Miami, Roma y Madrid.

Claro que Djokovic también podría competir en Montecarlo, donde no acudió y tiene un manantial de puntos que le pueden ser necesarios. Aunque Nadal tampoco fue a París... defiende muy poco en Shanghai donde el serbio no estuvo, etc.

La batalla comienza en Melbourne

El primer capítulo de toda la batalla se dará en la Rod Laver Arena de Melbourne. Allí la diferencia puede ser abismal, aunque pase lo que pase Nadal le va a ganar terreno en puntos. Otra cosa es que, un 7-0, o sea, una nueva victoria del serbio, sería un durísimo mazazo para la moral del español, que podría afrontrar con complejos cualquier enfrentamiento contra su máximo rival por este ansiado número 1.

La sensación es que Djokovic sigue estando a un altísimo nivel, aunque no se sabe si tan alto como el año pasado. ¿Y Nadal? Pues bien, Rafael sigue subiendo escalones, sobreviviendo a las amenazas y mostrándose, de momento, como el número 2 sólido, por encima de Murray y del propio Federer, a quienes les va a meter más distancia en la clasificación en Australia.

Claro, que la historia es la misma para Nadal con respecto a sus perseguidores que al revés. Y estos suman una gran diferencia de puntos si le tiran de alguna final, o ganan algún torneo del que a él le apeen en semifinales.

Comentarios recientes