Federer completa 1000 partidos con victoria sobre Del Potro

Roger Federer sigue batiendo récords; 1000 partidos ATP con 232 victorias en Grand Slam

Roger Federer sigue haciendo su leyenda más grande y hoy se convirtió en un tenista milenario, completó 1000 partidos en ATP entre los que cuenta con 232 victorias de Grand Slam, con lo que iguala el récord de la Era Open de Jimmy Connors. La plusmarca no le pudo llegar en mejor momento; en el partido más difícil que le presentaba el cuadro hasta semifinales, contra el poderoso Juan Martín Del Potro y al que derrotó en tres sets con una lección magistral de tenis.

Estadísticas

Federer es el séptimo jugador en alcanzar esta cifra, antes los consiguieron; Jimmy Connors (1.479), Ivan Lendl (1.310), Guillermo Vilas (1.197), Andre Agassi (1.144), Stefan Edberg (1.076) y John McEnroe (1.073). Pero ninguno de ellos lo hizo con el porcentaje de victorias que presenta el suizo; 814 victorias y 116 victorias.

Además, sus victorias le han deparado títulos importantes, ingentes. Es el tenista más laureado de la historia.

Lo es porque sus resultados son buenos en todas las superficies. Se ha considerado a Federer el mejor tenista de la historia sobre hierba, y así lo marca su porcentaje; 102 partidos ganados (87'18%) y sólo 15 perdidos (12'82%). Lo que le ha valido para conseguir 5 veces Wimbledon.

Pero Federer también es un consumado especialista en tierra batida, donde ha conseguido 163 victorias (71'63%) y ha cosechado 50 derrotas (28'17%). La desgracia de Federer ha sido coincidir en su tiempo con un especialista tan consumado como Rafael Nadal, que le ha impedido ganar más títulos en Roland Garros. Ha jugado 5 finales, pero sólo ha podido ganar una.

La superficie donde más partidos ha jugado, porque así lo exige el calendario es en pista dura. Sus números son, igualmente impresionantes; 440 victorias (81'18%) y 102 derrotas (18'82).

Para finalizar, en superficie sintética Federer ha jugado 55 partidos (74'32%) y ha perdido 19 (25'67%).

Tiene las estadísticas positivas contra casi todos los jugadores contra los que ha jugado. Contra los dos tenistas contra los que ha tenido que competir más han sido contra los dos entre los que intercaló su reinado más largo, Lleyton Hewitt, a quien desbancó del número 1, con quien jugó 26 partidos y a quien le ha endosado un parcial de (18-8) y Rafael Nadal, el hombre que lo derrocó del número 1 que ha mantenido continuadamente más tiempo que nadie, 237 semanas consecutivas y 285 en total. Sin embargo, con el balear mantiene un cara a cara de (9-17), la mayoría de derrotas sobre tierra batida, aunque también conoce la victoria sobre él en esta superficie.

Sus víctimas favoritas fueron Andy Roddick, con quien, a principios de su reinado tuvo que derrotar en 21 ocasiones, aunque ha perdido dos veces con él, pero además tiene tomada la medida a muchos jugadores del circuito contra los que no conoce la derrota. Uno de los más llamativos es David Ferrer, con quien tiene un parcial de 12-0, y estamos hablando del actual número 5 del mundo.

Ninguna retirada en los 1000 partidos

Otro de los datos más llamativos de su carrera es que nunca, jamás ha abandonado un partido. El dato en sí ya es llamativo, pero tiene un significado especial. No es casualidad que nunca haya abandonado. El tenis de Federer es tan fino y está tan basado en su depuradísima técnica que nunca ha tenido que forzar su musculatura ni sus articulaciones como el resto de sus rivales.

Una de las grandes polémicas que envuelve hoy en día al mundo del tenis es la polémica que hay con el calendario y las exigencias físicas que éste tiene sobre los jugadores de la ATP. En cambio, Federer no los problemas de artrosis en las articulaciones que todos sus compañeros del circuito temen. Los movimientos del helvético son muy naturales. Poco forzados. Digamos que es un tenis plástico y fácil que no exige a su cuerpo grandes estiramientos, atléticos acelerones y frenazos y contorsiones para pegarle a la boda. Federer utiliza su revés a una mano que es mucho más sencillo armar que los movimientos del revés a una mano. Y sus golpes son sencillos. Sus desplazamientos son mucho menos que los que hacen sus rivales ya que él está acostumbrado a llevar el peso del partido. Evidentemente ha de correr, defenderse y cambiar de ritmo, pero el tenista que está pegando y repartiendo el juego desde la línea de fondo sufre mucho menos que el que corre a dos o tres metros de ella para ir recuperando la posición. Las reclamaciones por los sobre esfuerzos, son más para los hombres que basan más su tenis en la capacidad atlética y que, obviamente, desgastan mucho más su organismo.

La victoria ante Del Potro y las semis en Australia

Con todos estos datos la pregunta es por qué Federer no lidera el ranking mundial. Y la respuesta es compleja, pero tiene su lógica. Lo que es cierto, es que el tenis se ha convertido en un ejercicio de potencia donde la condición atlética es principal. De la misma manera que Federer se desgasta menos que los demás, es verdad que tiene más dificultades para sacar adelante los partidos en los que la exigencia es muy alta.

Federer es un especialista en organizarse muy bien sus entrenamientos y su calendario. Pero rechaza jugar otros torneos que no sean Masters 1000 o Grand Slams. Su exigencia en estos torneos es máxima porque cada despiste, cada pequeño fallo le cuestan muchos puntos. Lo cierto, sobre todo, es que el suizo ya no puede mantenerse a un nivel del 85% o superior durante todo el año. Cuando Roger está en forma, evidentemente es el gran favorito a cualquier torneo. Este es el caso de Australia. El suizo ha llegado entonadísimo y se le ve fresco de ideas y rapidísimo de movimientos. No siempre es así.

Cuando llega cansado, está dos semanas compitiendo con partidos complicados o el calendario le monta dos o tres torneos importantes consecutivos, tiene serios problemas para mantener el nivel.

Además, la exigencia de sus rivales ha crecido. Federer antes, podía ganar al 90% de sus rivales con una exigencia mínima sobre su tenis. Ahora las cosas son más complicadas. Muchos le plantean partidos largos, complicados, duros. Y hay tres hombres que le pueden ganar en cualquier momento que baje un mínimo su listón, (Djokovic, Nadal y Murray). La competitividad ha subido y Federer ya no puede jugar tantos partidos al máximo nivel.

Sin embargo, hoy, en una demostración infinita de talento y calidad, ha vuelto a poner a raya a uno de los hombres que viene de las nuevas generaciones y que apunta a ser uno de los más importantes en los próximos años, y también ya en un presente. En la batalla de las generaciones, Federer ya ha derrotado a Bernard Tomic, el veiteañero australiano y a Juan Martín Del Potro. La elasticidad y la plasticidad con la que respondía a las bolas rápidas del argentino ha sido impresionante. Su velocidad de muñeca y su técnica han mantenido a raya a un jugador que puede estar codeándose con los cuatro primeros inmediatamente. Sin embargo, hoy se ha sentido impotente. (6-4, 6-3 y 6-2), una losa cada vez más pesada para Del Potro.

Ahora aguarda en semifinales para sus "Mil y Una Noches" de gloria para el tenis.

Comentarios recientes