Murray contra Francia; más que Open de Australia el Tour

Murray tendrá que eliminar, mínimo 4 franceses hasta llegara a semifinales

Andy Murray está en Melbourne y compite en el Open de Australia, aunque bien podría decirse que está en el Tour de Francia. El británico defiende la final que perdió el año pasado contra Novak Djokovic, pero el camino hasta allí va estar plagado de dificultades. Con más rocas y montañas que los Alpes o Los Pirineos.

Su tortuoso camino hacia las semifinales, donde presumiblemente se las vería con Novak Djokovic comenzó pronto a plagarse de galos. En segunda ronda ya tuvo que tumbar a Roger-Vasselin, claro que, siguiendo con el símil ciclista, esto no sería más que la etapa prólogo.

La media montaña le llega con la presencia de Michael Llodra. Tercera ronda. Las cosas se le van a ir complicando a medida que vaya avanzando en el cuadro, porque Murray va a medirse contra toda la selección francesa. Los pupilos de Guy Forget, van a tener que tumbar al buque insigne de la Armada Británica. Después de Llodra, que le va a exigir a Murray en la red y le va a buscar las cosquillas con su saque picudo y sus precisas voleas. Llegan las principales etapas de montaña. Contra Llodra, que principalmente juega con Francia el doble, jugará contra uno de los hombres más importantes del equipo. La confianza de Forget en Davis es ilimitada en este jugador. En la última final del equipo galo en esta competición Llodra jugó el partido decisivo en Serbia, el quinto. Sus estadísticas contra Murray, en cambio, no son nada esperanzadoras. 0-2.

El cruce de octavos de final será, previsiblemente contra Gael Monfils, que tiene un partido ante el nacionalizado kazajo, Kukushkin que debería solventar tarde o temprano.

Monfils es uno d elos jugadores más incómodos del circuito para cualquiera, y todos los cabezas de serie preferían otra bolita que no la del número 2 francés en su camino a octavos. Por su condición y clasificación, el parisino tendría un cruce con el Top 4 en esta eliminatoria, y le podría haber complicado al mismísimo Djokovic, a Roger Federer o a Rafael Nadal, a quien ya derrotara en el primer torneo oficial que el balear jugó este año, fue en semifinales de Doha.

Con Monfils el "head to head" también es favorable, 4-2, pero perdió su último choque, en el Masters 1000 de París, (cuartos de final), el parisino venció.

Salvados, la prólogo, la exigente crono o la media montaña de Llodra y los Pirineos, (se prevé un partido largo, como los puertos míticos del Aubisque o el Tourmalet, con rampas menos severas, pero de más de 30 kilómetros de esfuerzo picando para arriba, así que bien podríamos comparar a Monfils), llegará lo más duro. Para cuartos de final, casi seguro va a tener que volver a oír sonar la Marsellesa. Por este carril llegan Julien Benneteau y Jo-Wilfred Tsonga. Benneteau no es el galo con mayor potencia de juego, pero está mostrando un gran nivel y que viene de jugar la final en Sydney y de eliminar al otro candidato al Top 10 que tiene Francia junto a Richard Gasquet, Gilles Simon. De Gasquet hablaremos más adelante porque podría completar la cuadratura del círculo.

Benneteau tiene un primer cruce contra Kei Nishikori que no le augura ningún paseo hasta los octavos, pero dado los precedentes que está marcando esta temporada, no tendría que sentirse inferior al nipón.

Para cerrar la parte alta del cuadro, aunque en su vertiente sur, Tsonga, que viene de paseo, juega contra Frederico Gil en tercera ronda. La teoría le concede una gran ventaja y la práctica le avala con el primer título del año en Doha y un espectacular fin de temporada 2011, con el título en Viena y las finales en el Masters 1000 de París y la Barclays ATP World Tour Finals, que perdió respectivamente contra Roger Federer, el hombre que llegó en su mejor momento de la temporada para arrebatarle los títulos.

Tsonga es el gran favorito para incomodar a cualquiera del Top 4. Tiene mejor balance que Ferrer, su precedente en el escalón del ranking ATP, pero que anda con números bastante flojos con sus antecesores a la quinta plaza.

Con Tsonga las estadísticas también le sonrien al británico. 5-2 y con 4-0 en los últimos choques.

Tsonga representa la dureza en estado puro, asi que podríamos comprarlo con los míticos puertos de los Alpes, con rampas imposibles y leyendas imborrables, Alpe D’Huez o la Croix de Ferre (La Cruz de Hierro).

Pero, si cuatro cruces contra franceses no son suficientes, baste contar con el quinto elemento. A Forget se le tiene que estar haciendo la boca agua cada vez que tiene que hacer una selección porque todo lo que lleva bandera gala está en forma. Gasquet, viene de defender en Perth a su selección en la Copa Hopman. Allí sólo cedió en la final ante Tomas Berdych, pero dio muestras de una madurez envidiable. Parece que los años han devuelto a “garçon terrible” al punto donde su talento parecía situarle antes de que algunos escándalos lo apartaran de la súper elite a la que su tenis le podía haber llevado.

Su seguridad con el servicio, haber minimizado sus errores no forzados y jugar al máximo nivel mucho más porcentaje de cada partido lo convierten en un rival dificilísimo para cualquiera, porque no ha perdido su estoque de espadachín del siglo XVIII, con un revés que es la envidia del circuito. Su camino hacia la semifinal, (donde se encontraría a buen seguro con un compatriota o con el propio Murray) no será nada sencillo, pero tampoco para sus rivales. Primero debería limpiarse a los serbios que tiene él por su camino, primero Tipsarevic, (más tarde el vencedor del Ferrer-Chela y para acabar Djokovic).

Así se presenta el camino de los franceses de un Murray que va acabar saludando en el idioma de Napoleon o diciendo; “A revoire”.

Comentarios recientes