Sorteo del Cuadro final del Open de Australia 2012

Djokovic y Nadal marcan la parte alta y baja del cuadro respectivamente y esperan sus cruces

Nadal ya se entrena en Melbourne. Foto:lainformacion.com/Getty Images/S. Barbour
Nadal ya se entrena en Melbourne. Foto:lainformacion.com/Getty Images/S. Barbour

El Open de Australia comienza oficialmente el domingo, pero el sorteo, es el primer gran paso del Grand Slam. La suerte, tan caprichosa como siempre, quiso que Novak Djokovic tuviera como rival potencial en las semifinales de los cuatro Grand Slams de la temporada pasada a Roger Federer. Cuatro de cuatro. Como quiera que la suerte no es estadística, podría repetirse nuevamente el primero de los pasos que todo el mundo hace a la hora de mirar los cuadros, antes de ir al primer emparejamiento, se buscan las posibles semifinales, así está hoy el mundo del tenis, colonizado por los cuatro gigantes que, en puntodebreak.com hemos denominado como el Big4. Novak Djokovic ocupará con su número 1 del ranking, la parte alta del cuadro. Rafael Nadal, número 2, ocupará la parte baja. Son los dos principales favoritos a copar la final. Las apuestas, en cambio, dan más opciones de levantar el título en Melbourne a Roger Federer, que parece el rival a evitar por los dos cabezas de serie para la penúltima ronda.

Los escalones de la ATP

El cuadro principal marca cómo deben de ir avanzando los tenistas de cara a sus próximos compromisos. Los 128 protagonistas del Open de Australia se van clasificando por escalones. Lo primero que se hace es colocar dentro del cuadro los cabezas de serie y después, éste se completa con el resto de jugadores que caen aleatoriamente por cualquier parte.

Andy Murray se prepara en Melbourne. Foto:lainformacion.com/Scott Barbour/Getty Images

Los escalones se van subiendo en orden directamente proporcional al ranking, de tal manera que, para empezar, el cuadro se divide en dos grandes bloques, la parte alta y la parte baja. Es lo único que ya se conoce del sorteo, Novak Djokovic, actual campeón y número 1 del mundo y del ranking ATP, irá por arriba. Rafael Nadal, número 2, irá por abajo.

Los siguientes en encontrar acomodo son los números 3 y 4. Uno de ellos marcará la parte media alta, y será el cabeza de serie de esta cuarta fracción, pero tendrá como rival a Djokovic en las potenciales semifinales. El otro, marcará la parte media baja y, al igual que su homónimo, será el cabeza de serie de esta porción, este cuarto de cuadro, pero tendrá como potencial rival a Rafael Nadal. Por ahí, tanto Nadal como Djokovic prefieran a Andy Murray, aunque, a estas alturas de torneo, no puede haber rivales fáciles. Y es probable, que alguno de los cuatro ya haya descabalgado. La temporada pasada, la suerte no fue equitativa y le puso a Djokovic en su camino las cuatro veces a Roger Federer. En Londres (Wimbledon), el suizo no llegó al cruce. En París (Roland Garros), el helvético derrotó al serbio. En Australia y Estados Unidos, Djokovic pudo con Federer, con comodidad en Melbourne y remontando dos sets abajo en Flushing Meadows. Por su parte, Nadal cruzó con Murray en tres ocasiones. El balear faltó a su cita en la Rod Laver, una lesión en su partido de cuartos contra David Ferrer, pero acudió puntual a sus citas en Roland Garros, Wimbledon y el US Open y pasó en todas ellas. Huelga decir quién prefiere el español para su cruce, aunque sus estadísticas con Federer no están nada mal.

El segundo nivel

El segundo nivel marca el tercer escalón o cómo se distribuyen los cuartos de final. Hablamos de los "otros" cabeza de serie en el cuadro dividido en ocho partes. En esta categoría se sitúan David Ferrer, cabeza de serie nº5; Jo-Wilfred Tsonga, nº6; Thomas Berdych, nº 7 y Mardy Fish, nº8. En principio el rival a evitar de este lote sería Tsonga, finalista en París y el Masters de Londres y campeón en Viena, en la parte final de la temporada pasada, y que ha empezado con mucha fuerza este 2012 ganando el primer título de la temporada en Doha. Tsonga ya sabe lo que es derrotar a varios de los componentes del Top4., y parece uno de los rivales más temibles en los cruces. Ferrer, es un más dócil. El año pasado le ganó a Nadal en Australia, (el partido de sus molestias) y Djokovic en el Masters de Londres, en un momento muy bajo de forma del serbio. Pero perdió el resto de sus enfrentamientos contra los hombres que le preceden en el ranking. Es un hombre muy fiable en partidos contra el resto de "mortales", pero vulnerable en sus partidos contra lo más grandes. Berdych es una incógnita y el típico jugador que puede ser un quebradero de cabeza, pero que puede perfectamente caer por el camino. Y Fish no parece estar en condiciones de discutir muchos partidos con la élite. Es muy probable que el americano, ni siquiera llegue a su puesto de cuartos de final.

Tsonga se entrena en Melbourne sin camiseta por el calor. Foto:lainfrmacion.com/Lucas Dawson/Getty Images

El tercer escalón

El siguiente nivel es el que marca los octavos de final. Los 16 mejores. El cuadro, marcado por 8 esquinas marca los cuartos de final. En otra doblez, quedarían los jugadores que van del 8 al 16, por orden; Tipsarevic, Almagro, Del Potro, Simon, Soderling, Dolgopolov, Monfils y Roddick.

El efecto Soderling está todavía por determinar. Su plaza la podría coger Isner y que corriera el turno de todos los cabezas de serie o un lucky-loser de los perdedores de la última fase de la previa, en la clasificación, un "qualifier". Sin embargo, del resto, la "perita en dulce" es Nicolás Almagro. El murciano está jugando bastante bien, pero su fuerza de juego en pistas rápidas ni es un Top-10 ni un Top-16. Otra cosa es su fuerza de juego en tierra batida. Es probable que, ni siquiera llegue a estas alturas del campeonato.

Monfils en un torneo de exhibición previo a Australia. Foto:lainformacion.com/Getty Images/L. Dawson

Los demás son todos tenistas peligrosos que pueden complicara cualquier enemigo. Sin embargo, el tenis es muy caprichoso y puede que para estas alturas, (cuarta ronda, u octavos de final, como prefieran), muchos de ellos ya hayan hecho las maletas para volver a casa. Habrá que ver el estado de forma que presenta Roddick, cada vez menos fiable en partidos a cinco sets, o Dolgopolov, un jugador capaz de lo mejor y de lo peor en cualquier momento, igual no llega a los octavos que afeita las opciones de un grande. Sin embargo, hay dos nombres que todos quieren evitar en los octavos de final; Juan Martín Del Potro y Gael Monfils. Del Potro sigue avanzando en sus escalada a modo de remontada en la ATP, ha anunciado que su intención es llegar al Top 5 y amenazar al Top 4 y se ha reservado para la competición ATP en detrimento de la Copa Davis. Del Potro es peligrosísimo en estas pistas y nadie lo quiere como rival. Ni Djokovic.

Por su parte, Monfils ya ha demostrado de lo que es capaz y ha eliminado a Rafael Nadal en Doha. Si juega concentrado y no comete muchos errores no forzados puede ser un rival muy peligroso para cualquiera. Su potencial de juego es superior a su ranking y también es un enemigo a evitar en la cuarta ronda. Monfils garantiza una batalla larga y de desgaste para quien quiera eliminarlo y las horas de más que se están en la pista se notan en las últimas rondas.

El resto del sorteo

El resto de cabezas de serie se distribuyen en pequeñas fracciones para evitar que se crucen con los primeros 4 del ranking. Hasta el Top 25 quedan hombres de un nivel tremendo, entre los que caben destacar algunos cañoneros que son durísimos de pelar en pistas rápidas como la australiana. Hablamos de Milos Raonic, el local Bernard Tomic, o el norteamericano de 2'08, John Isner. Este tipo de cañoneros pueden complicar un partido corto, pero, a 5 sets, los Nadal, Murray, Djokovic o Federer, no deben de tener más problemas que la posibilidad de ceder un set o descuidarse en alguna manga.

Las primeras rondas aguardan más sorpresas. Hay jugadores que pueden complicar los partidos y hacer del Open de Australia el espectáculo que se puede ver cada día, no sólo en la central, la Rod Laver, si no en las pistas más pequeñas, donde además, suele ser más complicado jugar para hombres acostumbrados a grandes escenarios y grandes gestas. Aunque es muy difícil que alguno de los principales reclamos del torneo, (el Big4), acabe lejos de la Rod Laver Arena, o de otras de las dos pistas principales del Melbourne Park, sí es posible ver a jugadores de altísimo nivel en pistas secundarias sufrir ante hombres que pueden sacar por encima de 200 kilómetros por hora y donde la pared se come el terreno de la pista donde se pretende restar.

Hombres como Marcos Baghdatis han vuelto este año a mostrar un altísimo nivel, incluso eliminando a Juan Martín Del Potro y pueden caer en cualquier lugar del cuadro. Muller o Karlovic son un auténtico engorro en pistas pequeñas y rápidas porque, literalmente, te sacan de las mismas a cañonazos y también pueden ir por cualquier lado.

Mañana la suerte toma cuerpo. Alea jacta est.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes