Djokovic vence fácil a Federer en Mubadala

Djokovic le endosa un 6-2 y 6-1 en menos de una hora de juego a Federer

Djokovic ha empezado la pretemporada pegando un puñetazo encima de la mesa y proclamando a los cuatro vientos que no hay otro favorito a ninguna competición en la que esté él que el número 1 del mundo. En Mubadala, un torneo de exhibición, el único que se ha exhibido en la primera semifinal a sido él. El serbio le ha infringido un durísimo correctivo a Roger Federer y ha demostrado que en poco más de un mes las cosas pueden cambiar muchísimo. Después de que el suizo acabara la temporada arroyando a todos sus rivales y con un punto de forma sensacional, y se llevara consecutivamente el torneo de Basilea, París y en Londres la Barclays ATP World Tour Finals, las apuestas previas daban como favorito al helvético. Nada más lejos de la realidad. Djokovic, completamente recuperado de sus problemas físicos se ha tomado el partido completamente en serio y ha aniquilado al número 3 del mundo por la vía rápida, sin concesiones y con un tenis a la altura de la leyenda que se forjó en 2011, un animal. Al final 6-2 y 6-1 en menos de una hora de juego y a pensar en la final.

Un ciclón

Djokovic ha preparado el torneo de Mubadala como lo que es, una exhibición y ayer se pasó el día bromeando y a medio gas con Gael Monfils. Tuvo que apretar en el tercer set y se llevó por delante al francés con facilidad 6-2. Hoy, se ha tomado el partido completamente de forma distinta y ha sacado de la pista, literalmente a Roger Federer, que en las horas previas al partido partía como favorito dados los últimos antecedentes de uno y otro y por las sensaciones que había dejado ayer Djokovic en su partido previo. Sin embargo, el serbio, tenía preparado arsenal en su raqueta y ha desplegado sus mejores golpes para poner fuera de circulación a un Federer a medio gas y sin rodar, errático y sin ánimo competitivo, pero que se ha encontrado con un Djokovic que ha castigado las líneas hasta despintarlas.

Federer, como avanzamos en el pasado Masters de Londres, es un rival temible al 100%. Sus victorias, también coincidieron con un momento de forma bajísimo de sus dos grandes rivales, Djokovic y Nadal que llegaron al Millennium Dome en su O2 Arena, completamente "fundidos". Sólo Tsonga despuntaba en este momento, pero hablar de los franceses, hoy, es hacerlo de un segundo nivel. Un buen nivel, pero un segundo nivel.

Esperando rival para la final

El serbio cuenta ahora con unas horas para tomar el sol, pasear con los amigos o hacer turismo por Abu Dhabi o darse una vuelta por donde quiera en espera de un nuevo rival. Al otro lado de la pista, mañana, habrá un español, pero falta saber si será David Ferrer, que le venció cómodamente en Londres o Rafael Nadal, que perdió todos sus partidos con él en tantas finales como disputó en 2011.

Nadal y Djokovic protagonizaron 6 finales el año pasado. Foto:lainformacion.com/EFE

Nadal sabe perfectamente que para derrotar a Djokovic no sólo él tiene que estar al 100%, si no que sería conveniente que el serbio no estuviera al nivel que mostró la mayor parte de la temporada 2011. No es el caso. Dadas las sensaciones que ha dejado hoy sobre el Abu Dhabi International Tennis Complex. Nadal parte como claro favorito ante Ferrer, pero el partido, objetivamente no pinta tan claro para Nadal. De la misma manera que no sabemos cómo llegará el balear de forma, sí ha dejado entender que tiene problemas físicos en su hombro y esto es un torneo de exhibición. A Nadal no se la ha perdido nada en esta competición y tendrá que guardar para más adelante y, además, un serio correctivo como el que Djokovic le ha infringido a Federer en la final no sería una buena manera de acabar 2011, empezar la pretemporada y mirar hacia el negro futuro en 2012.

Comentarios recientes