Andy Murray 2012; La transición de la defensa al ataque

El cambio de estrategia le ha permitido estar más cerca de los mejores

Murray ha variado su juego. Foto:lainformacion.com/Getty Imagres/C. Brunskill
Murray ha variado su juego. Foto:lainformacion.com/Getty Imagres/C. Brunskill

Andy Murray ha dado un paso adelante en su carrera profesional en 2011. El tenista británico se había caracterizado por ser un hombre tácticamente muy bueno y, concretamente, con unas aptitudes defensivas muy marcadas y muy concretas. Murray irrumpió en la elite con un gran servicio, pero sobre todo con un gran juego de contraataque. Con defensas agresivas y buscando su oportunidad para atacar con sus golpes planos de fondo de pista.

A continuación podremos ver algunos de los mejores puntos de Andy Murray en sus primeros años como estrella del circuito ATP. Como veremos, no hay grandes puntos donde el británico comience dominando y desborde a sus rivales por potencia, precisión y calidad. Todo lo contrario. El 90% de los golpes que figuran como los mejores de su carrera, hasta 2011, son contraataques. Golpes en posiciones in extremis, que le acaban dando la victoria con su rival descolocado para pegar más duro en la pista. En muchos de los puntos que veremos a continuación el escocés va a remolque durante todo el rally, pero acaba imponiéndose con un golpe genial. Esto es Andy Murray, hasta 2011:

Sin embargo, en 2011 ha sido más frecuente ver a Murray dominando los puntos. Jugando dos pasos más adelantado. Asumiendo su rol de favorito y pegando. Sobre la línea de fondo con golpes planos que le daban ventaja, sabiendo dominar a sus rivales. Moviendo bien a sus competidores. Dominando de derecha y de revés y aprovechando su saque para tomar la iniciativa. Hemos visto una transición en su juego. Una notable mejora, ha pasado de ser un gran contragolpeador a un gran dominador.

Murray ha cambiado de estrategia a medida que ha avanzado la temporada y se ha visto más dominador. Ha cogido más confianza en sus golpes y ha avanzado para cerrar los puntos en la red, donde también lo hemos visto más participativo. Aquí lo tenemos en 2011, pegando mucho más plano y profundo.

En 2012, las espectativas sobre Murray son todavía más altas. A final de temporada se alzó por primera vez en su carrera entre los 3 primeros y estuvo amenazando, incluso a Rafael Nadal, al que tuvo a tiro en la Barclays ATP World Tour Finals. Allí volvió a fracasar después de la gran parte final de temporada que estaba cuajando en pistas cubiertas y más concretamente en Asia, donde dominó en Bangkok, Tokyo y Shanghai, donde se hizo con los tres títulos con un tenis soberbio y con ataques realmente interesantes.

Su confianza fue creciendo y parecía que su evolución le podía dar mejores resultados. De hecho, llegó al Masters de Londres como favorito, incluso, por encima de Roger Federer. No obstante, sus molestias que le lastraron después de Basilea, en París y en la Barclays ATP World Tour Finals, le dejaron sin la opción de firmar el número 2, y de hecho, cayó al número 4. Desde aquí Murray conoce que la sobrecarga en el calendario de hombres como Federer, (con el objetivo de la Copa Davis y los Juegos Olímpicos en mente), le pueden ayudar a dar un paso más adelante en el circuito ATP. Su primer paso será atentar contra la maldición de su primer Grand Slam. Quizá este año sí pueda conseguirlo. Australia, que comienza en menos de tres semanas, puede ser su gran objetivo, (defiende la final de la temporada pasada y las condiciones de la pista son óptimas para el escocés).

LA APUESTA del día

Comentarios recientes