Grandes jugadores de Davis mediocres en ATP: Nicolas Escudé

Algunos tenistas no tuvieron grandes resultados en el circuito, pero fueron decisivos en Davis

La Copa Davis es una competición muy especial. Es la única en la que un tenista, representante por antonomasia del deportista individual, actúa en equipo. Tiene poco que ver con la vida cotidiana de un tenista profesional. Durante una semana, está rodeado de sus compañeros de equipo, compite por su país, representado a la Federación nacional y los resultados no son definitivos. Puedes perder un punto y ser campeón o ganar dos y perder una eliminatoria. El ambiente suele ser decisivo. Cada vez se juega en una sede y las federaciones respectivas eligen la superficie sobre la que se juega. Por eso, ganar a domicilio en la Copa Davis tiene un plus de dificultad. Sin embargo, otra de las máximas de esta competición es que el ranking ATP tiene poco que ver con las prestaciones que un jugador pueda dar en la Copa Davis. Pero esta máxima está representada en su máxima expresión en algunos tenistas que han sido increíblemente determinantes cuando juegan la Copa Davis, competición organizada por la ITF, a pesar de ser tenistas con resultados bastante mediocres en la ATP. En puntodebreak.com, nos hemos propuesto enlazar un serial con algunos jugadores que son ejemplos exponenciales de esta realidad. Empezamos por el francés Nicolas Escudé.

Números de DavisMan

Las estadísticas no pueden explicarlo siempre todo. Pero, a veces, pueden ayudar. Nicolás Escudé jugó 23 partidos en la Copa Davis. Ganó 18 y sólo perdió 5. Pero como individual presenta un balance de 13-3. Impresionante. Escudé se caracterizó por ser un jugador habilidoso en la red. Alto y con gran envergadura, dominaba bien la volea. Sus resultados en tierra batida fueron bastante deficientes. Sin embargo, en esta superficie sólo perdió un partido como jugador de Davis. Ganó los dos individuales que jugó y perdió uno como dobles para ganar otros dos en la modalidad de pareja. En pista dura tuvo un balance de 3-2 y 1-1 en dobles. Fue, curiosamente, su peor superficie. Pero lo más sorprendente fue su resultado en la hierba de Australia. Allí jugó sus dos únicos partidos sobre esta superficie. Fue en la final de 2001. Australia se llevó la eliminatoria a Melbourne y puso hierba. Escude ganó sus dos partidos. El debut ante Lleyton Hewitt, estamos hablando, sólo, del número 1 del mundo del momento.

Escudé no jugó el doble, dejó la labor para Pioline y Santoro, que derrotaron a Hewitt y Rafter. Sus compatriotas dieron ventaja a los galos. Grosjean perdió sus dos puntos y la Davis se la jugaron Wayne Arthurs contra Escudé. El francés ganó en cuatro sets y la Davis se fue rumbo a París.

Los números los completan sus 8 victorias en moqueta, donde sólo perdió una vez, en 2002 ante Jiri Novak y en Francia.

Sin embargo, las estadísticas de Escudé en ATP son tremendamente llamativas, por malas. 172 partidos ganados por 129 perdidos. Prácticamente ganó sólo un 57'14% de los partidos que jugó en el circuito. Un poco más de uno de cada dos que jugó. Sin embargo, en Copa Davis, ganó el 78% de sus partidos. Impresionante.

Títulos

Como jugador de ATP sólo ganó 4 títulos. En Rotterdam en 2001 y 2002, en Toulouse en 1999 y en Doha en 2044. Pero se anotó una Copa Davis, la de 2001, como héroe nacional francés. Su mejor posición en el ranking ATP fue el número 17, pero la selección francesa siempre le tuvo mucha fe. Compitió durante una época complicada para Francia donde no había ninguna figura relevante. Fue en los años finales de 1990 y el principio de 2000. Entonces, Grosjean parecía ser el único capaz de mantenerse en el Top 10, Pioline andaba de vuelta, Arnaud Clement no tenía continuidad y Fabrice Santoro, un espectáculo en todos sus movimientos era un hombre muy inconstante. Sin embargo Francia era un rival durísimo. La aparición de hombres como Michael Llodra le dio todavía más empaque al equipo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes