La ATP puede mejorar sus datos de audiencia; propuestas

El ritmo de los partidos, la diferencia de nivel y ausencias de superpotencias, claves

El tenis ATP está perdiendo tirón entre los aficionados y las audiencias hablan de un bajón del seguimiento público del tenis. Lo es en ATP y lo es en la WTA. El tenis femenino tiene sus propios problemas, ajenos a los de la ATP y diferentes diametralmente, como ya analizamos en nuestro anterior artículo. La ATP, tiene problemas de distinta índole. Primero, el ritmo de los partidos y su duración. En muchas ocasiones los tensitas son protagonistas negativos del espectáculo. Partidos lentos, con intercambios inacabables, con un tiempo interminable entre punto y punto y, en muchos casos, con diferencias abismales en partidos importantes. El tiempo de juego se está alargando demasiado y el tenis se está convirtiendo en un producto poco televisivo. El minuto de televisión está más caro de lo que se puede rentabilizar con un partido de tenis. La velocidad de las pistas también notorio. El circuito ATP parece querer minimizar la potencia de sus jugadores y están ralentizando todas las superficies de tal manera que ya casi no hay diferencias entre jugar en pista de hierba o de tierra batida, en moqueta en una pista indoor o en cemento. Mínimas diferencias en el tipo de juego entre todos los tenistas y la incapacidad de la ITF y la ATP de cerrar un calendario más unificado para que los grandes especialistas y reclamos no jueguen pocos partidos y muchos aburridos.

La velocidad del juego

Los partidos de tenis ATP se están alargando más de lo que un consumidor de deporte habitual está dispuesto a digerir. Los grandes amantes del tenis, son capaces de sentarse delante de un televisor y "tragarse" cuatro horas de partido. Sobre todo si la intensidad y la calidad de los puntos le satisface. El problema es que, muchas veces, los partidos y en sí, los puntos no tienen la calidad suficiente. No son golpes planos y los protagonistas. Grandes jugadas y winners. Son golpes defensivos los que llevan al hastío al jugador ofensivo que acaba fallando lo que hace que se decante un punto. No es tenis de calidad, es tenis de resistencia. Ya no vemos artistas, son atletas devolviendo pelotas.

El tiempo para sacar, entre punto y punto, se respeta muy pocas veces. Los 20 segundos que se permiten en el reglamento, se cumplen pocas veces, especialmente cuando, además se ha sucedido un punto largo. Un exceso de tiempo, en un momento puntual es aceptable. Pero en todos los puntos convierten un partido en algo anodino.

La Cartuja presenta mucha tierra batida para amortiguar los golpes argentinos. Foto:lainformacion.com/EFE

A todo esto, la lentitud en general del juego, le favorece, la lentitud extrema de todas las pistas. Se supone que la hierba de Wimbledon acelera los puntos y que el bote bajo de la pelota debe favorecer el tenis de ataque. La habilidad y calidad del tenista por encima del tenis defensivo y pasivo. El que espera el fallo del rival por encima de buscar golpes ganadores. Si embargo, el gramaje del césped del All England Lawn Tennis and Croquet Club es cada vez más pesado y la pista más lenta. Así, también se puede observar en el circuito americano o, incluso, en las moquetas de las superficies indoor. Tenis lento y pastoso. Difícil de digerir.

Cambios de normas

Hay varias sugerencias sobre la mesa, pero será muy difícil que la ITF o la ATP acepten alguna, para acelerar los partidos. Cambios drásticos en el concepto del tenis:

El primero es el de dejar un sólo servicio por punto. Anular el segundo saque. Esto daría nuevas perspectivas al tenis y nuevos enfoques y estrategias dependiendo de cómo fuera cada juego.

El segundo es que los juegos, en ocasiones interminables, se jueguen como en los dobles, con un "big point" que resuelva el punto. Con la ventaja del sacador de decidir sobre qué cuadro de saque ejecuta el servicio, pero que, tras la ventaja, se gane directamente el juego. Que no haya que ganar un juego por un margen de dos puntos, si no que, el primero que haga 5, directamente se lo adjudique.

Un "súper set". También a modo experimental se puso en práctica en dobles, (en los partidos que organiza la ATP, pero todavía no aceptado por la ITF para sus competiciones, como la Copa Davis o los Grand Slams). Se trata de un set más corto. A 15 ó 20 puntos. Como un tiebreak, pero todo el set. Un primer saque para uno de los dos contendientes y, a partir de ahí, dos saques para cada jugador. Ganar 15 ó 20 puntos con una diferencia de 2 y que esto de el set definitivo.

Diferencia de nivel

Otro de los principales problemas de la ATP es la gran diferencia de nivel que existen entre los primeros jugadores del circuito y algunos de los que se supone que tienen que plantarles cara. Hablamos de los 20 ó 30 mejores. Los balances de partidos jugados y ganados de tenistas como Nico Almagro, (número 10 del ranking), Juan Martín Del Potro (11), Gilles Simon (12), Andy Roddick (13), Dolgopolov (16), Wawrinka (17), Isner (18), Gasquet (19) ó Feliciano López (20), es dramático.

Djokovic ha superado fácil a casi todos sus rivales. Foto:lainformacion.com/Getty Images/J. Finney

Los cuatro primeros del circuito ganan con relativa facilidad. Es muy difícil que en partidos a 5 sets pierdan. En Australia faltó Nadal a las semifinales, (perdió en cuartos contra Ferrer y con molestias físicas). Los cuatro estuvieron en Roland Garros. Faltó Federer que cayó en cuartos y contra Tsonga, (un rival que sí ha competido con el "Big Four"), pero nuevamente estuvieron los cuatro en el US Open. No hay una competencia real. En muchos casos puede resultar aburrido un partido de una estrella contra un tenista de la nobleza de la ATP.

Cobertura televisiva

La televisión es necesaria para la difusión y "venta" del tenis al gran público. En España, Teledeporte ha cogido el papel de especialista, casi exclusiva del mundo del tenis. Pero la programación está condicionada muchas veces por otras retransmisiones deportivas y la selección de partidos no siempre es la más idónea. En Teledeporte es muy fácil ver los partidos de Nadal, por fácil que éste sea para el balear. Sin embargo, la ausencia de cobertura para los torneos ATP 500 y ATP 250 nos evita ver las grandes promesas, los jóvenes que vienen irrumpiendo. Las previas, los análisis, la carencia de periodistas especializados y las ganas de trabajar en profundidad el tenis afecta al consumo. Hay pocos análisis y pocos puntos de vista contrapuestos. Todos los focos miran para el mismo lado. No se hacen reflexiones, debates sobre el tenis actual, afrontando temas interesantes, como la velocidad de las pistas, las nuevas bolas que se están utilizando en el circuito, (más grandes para ralentizar el juego), o reportajes en profundidad sobre jugadores.

Además, la ausencia de una gran figura en España del tenis femenino ha hecho que la televisión dé la espalda al circuito WTA. Parece que no exista el tenis femenino que tiene muchas cosas interesantes que ofrecer. El tenis debería ser un producto mejor tratado que no sólo televisar los partidos de las estrellas nacionales. En muchos países existen televisiones temáticas. Aunque Teledeporte esté haciendo un esfuerzo, en muchos casos faltan entrevistas de calidad con profesionales realmente preparados y con ganas de incidir en temas recurrentes, originales y de interés. No sólo de alabanzas hacia ciertos tenistas.

El tenis debe ser más popular y más abierto. Menos filias y fobias y más debates, técnicos además de los pasionales.

Tipo de juego

Para finalizar, otra de las lacras que está dejando al tenis sin grandes argumentos, es el tipo de juego que se está imponiendo. Muy poco versátil. Poco creativo y original. En realidad, se podría decir que el estilo de saque y volea está en vías de extinción. Casi todos los tenistas del circuito basan su tenis en la potencia. El recurso más empleado para ganar un partido es un buen saque y un golpe de derecha.

Los golpes de fondo son casi el único argumento. Unos planos y otros liftados, (liftadísimos como en el caso de Nadal). Pero todo golpes de potencia desde el fondo. Es raro ver al tenista que corta una bola, sube a la red, volea de derecha y revés y arrincona a su rival. Casos como el de Dolgopolov, una excepción para la norma, dan algo más de espectáculo al tenis. Pero, en general todo lo que se puede ver es muy plano en la ATP. En la WTA estamos igual, o peor. Todo son jóvenes jugadoras que no saben ganar puntos de otra manera que a "palazos". Golpes planos profundos hasta que sacan a sus rivales de la pista. Pocos recursos más.

Comentarios recientes