Bellucci rompe con Larri Passos

El mejor entrenador y el mejor jugador brasileño separan sus caminos

Larri Passos y Bellucci solo han durado un año. Foto:lacenet.com.br
Larri Passos y Bellucci solo han durado un año. Foto:lacenet.com.br

Thomaz Bellucci y Larri Passos o lo que es lo mismo, el mejor jugador brasileño del momento y el mejor entrenador carioca de siempre, han roto su relación profesional y la siguiente temporada, Bellucci, la afrontará con un nuevo técnico. De momento, ha dejado que sea la empresa que le representa y lleva su carrera deportiva, Koch Tavares, la que gestione la incorporación de su nuevo cuerpo técnico.

El tenis brasileño ha dado este mes a conocer una de las noticias más tristes para la "torcida" carioca, la separación profesional de Larri Passos y Thomaz Bellucci. El prometedor talento brasileño, quiso dar un paso más en su carrera deportiva después de acabar el año pasado en la posición trigesimo primera del ranking ATP y con unas sensaciones muy prometedoras de cara a su futuro inmediato. Rápidamente se puso en manos de quien, para la prensa especializada, ha sido el mejor entrenador brasileño de siemrpe y cuya imagen ha ido unida, siempre, la de Gustavo "Guga" Kuerten, el tricampeón de Roland Garros y el único jugador de esta nacionalidad que ha sido número 1 del mundo.

Larri Passos fue una persona muy importante en la evolución de Kuerten y en su desarrollo como tenista y como persona. Así siempre lo ha manifestado y así es reconocido en todo el mundo. La esperanza brasileña de volver a ver a un tenista local triunfar pasa por Thomaz Bellucci, así que todo parecía dispuesto para que las tres coordinadas, éxito del pasado, gran entrenador y jugador joven con futuro ilusionante, se pusieran a trabajar juntos.

A finales de 2010, con Bellucci merodendo entre los 30 primeros de la clasificación, como el tercer hombre que estaba en posiciones más avanzadas con menos de 23 años y con madera para aspirar a grandes cuotas, se puso a las órdenes de Larri Passos.

2011 poco satisfactorio

Claro que la temporada ha sido mucho peor de lo que estaba planificada. Una vez más, casi todos los éxitos del brasileño han sido en tierra batida, pero, ni mucho menos ha estado al nivel que se esperaba de él, (en realidad del binomio Bellucci - Passos), pero sobre todo, la regularidad ha brillado por su ausencia.

Comenzó bien el año con octavos de final en Auckland, segunda ronda en Australia (se podía esperar más de él allí), o los cuartos de final de Santiago de Chile, donde cayó con Fognini. En Brasil, ante su público, se esperaban grandes cosas en Costa du Sauipe, pero Chela, le derrotó en un partido desastroso de Bellucci, lleno de nervios y errores no forzados. (6-1 y 6-2).

En Acapulco se resarció y llegó hasta semifinales donde sólo Nico Almagro, el gran dominador de la tierra batida este año, sobre todo en los torneos ATP 250, le ganó en semifinales.

La llegada de los Masters 1000 le hundió. Este tipo de torneos es donde un jugador, de verdad, se gana el ranking y el peso específico en el circuito, y sólo en Madrid estuvo a la altura. En Indian Wells hizo segunda ronda pero en Miami, Montecarlo, Roma, Canada, Cincinnati, Shanghai y París, no pasó la primera ronda.

Sólo Madrid, como comentábamos, le salva la temporada en los torneos de máximo nivel. Allí se presentó en semifinales, jugó un gran torneo y sólo cedió ante Novak Djokovic en semifinales. Hasta allí había llegado derrotando consecutivamente a Pablo Andújar (local y gran especialista también en la superficie de tierra batida), Florian Mayer, Andy Murray y Tomas Berdych.

En hierba ganó un par de partidos en Queens y llegó a segunda ronda de Wimbledon, pero desde que ganó a Golubev en Montreal, 16 de septiembre, no ha vuelto a ganar ningún partido de ATP.

La paciencia de Bellucci se ha acabado, y la nueva etapa de Larri Passos, acaba con esta relación.

Comentarios recientes