Mejores partidos de la temporada ATP 2011

La hegemonía de Djokovic acapara un 2011 con el cambio de guardia Nadal-Federer

Top 8 2011 en Londres. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney
Top 8 2011 en Londres. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney

Novak Djokovic ha sido el hombre que ha acaparado toda la atención en 2011. No se puede estudiar la temporada ATP 2011 sin tener el nombre del serbio como la mayor referencia. Pero ha habido más. La emergente figura de Djokovic y el crecimiento de Andy Murray han dado paso a la caída de la dupla Nadal-Federer, los dos dominadores del circuito los últimos años. Las seis finales perdidas por Nadal de forma consecutiva contra el nuevo monarca del circuito, la caída de Federer al cuarto puesto, las protestas por el calendario, las lesiones y sobrecargas en los Masters 1000, la irrupción de Janko Tipsarevic y el dominio de Almagro en tierra batida, las claves.

Vamos a analizar con detalle los mejores momentos de la ATP 2011. Por supuesto, vertebrando la temporada de élite en los Grand Slams, clarísimamente dominados por Novak Djokovic, que ganó 3 (Australian Open, Wimbledon y US Open) y con Rafa Nadal que hizo historia al conquistar su sexto título en la tierra batida de París, Roland Garros. También ha sido histórica la marca de cinco Masters 1000 conquistados por Djokovic, (Miami, Indian Wells, Roma, Madrid y Montreal). Nadal ganó Montecarlo con un partidazo ante Murray en semifinales y batiendo todos los récords del torneo monegasco. Murray tomó el relevo en la última parte de la temporada, sobre todo en pistas duras indoor. Primero venció en Cincinnati (todavía al aire libre y en el circuito americano, (que tuvo a Fish como mejor actor de reparto), y después en Shanghai. Pero cuando todo parecía apuntar al crepúsculo de Roger Federer el suizo se sumó a la fiesta en París con una exhibición de las de antes. Ahora todo está listo para el Masters de Londres, la Barclays ATP World Tour Finals, donde podremos disfrutar de auténticos partidazos, pero estos han sido los mejores de la temporada:

Australian Open

La alta competición se inició en Australia. Allí se esperaba a las mejores raquetas del mundo y ellas no defraudaron. Las semifinales, como ocurriría mil y una veces a lo largo de la temporada, la coparían los mejores tenistas del momento. Pero allí faltó Rafa Nadal. Una de las primeras imágenes del año la dio Rafa Nadal. Con molestias, (él aseguraba estar roto), se encaró con su tío cuando Toni Nadal le pedía que abandonara en su partido de cuartos de final contra David Ferrer. El alicantino acabaría ganando el partido y Australia nos dejaba el primer momento del año:

Djokovic comenzó a mandar. Dio un golpe encima de la mesa con una victoria fácil sobre Roger Federer, (anunciando el cambio de ciclo) y después se impondría en la final ante Andy Murray. El serbio estuvo soberbio, pero nadie le plantó cara, de verdad... todavía.

Djokovic con su primer Grand Slam 2011. Foto:lainformacion.com/Getty Images/J. Finney

Primeros Masters 1000

Antes de llegar a Roland Garros, el circuito hizo su primera gira por Estados Unidos donde Djokovic empezaría a escribir sus primeras líneas maestras de por dónde iba a trazar la temporada. Arrasando a todos sus rivales. Después de despachar, por segunda vez esta temporada a Roger Federer, (de nuevo sin problemas), el serbio hizo un partidazo para anotarse su primer Masters 1000 del año remontando el primer set a favor de Rafa Nadal, quien todavía mantenía el número 1 del mundo. Así se escribió el principio del fin:

Después de Indian Wells, llegó Miami, el Sony Ericsson Open. Allí Rafa Nadal dio una exhibición ante Roger Federer, pero se volvió a atascar en la misma piedra. Otra vez, Djokovic le puso el límite de sus posibilidades. Pero antes:

La final de Miami se pareció en que Novak Djokovic tuvo que remontar un primer set en contra, pero pareció todavía más superior sobre Rafa. Las distancias entre el número 1 del mundo y sus, entonces perseguidores se recortaban. Aunque el español y el serbio monopolizaban el circuito, lo cierto es que ya no era una cuestión de duopolio. Era una tiranía.

Llegó la tierra batida

Después del insultante dominio de Djokovic en las pistas duras, llegaba el territorio de Rafa Nadal. El balear había cerrado temporadas enteras sin derrota alguna en esta superficie y con todos los títulos importantes en su palmarés. Sus números eran de un dominio abrumador. Así comenzó nuevamente 2011. Sin Djokovic en la escena, Nadal aprovechó para ganar su primer título de la temporada. Fue en Montecarlo, donde no conoce la derrota como tenista profesional. Su victoria fue contundente, pero para ello tuvo que derrotar a Andy Murray en el primer gran partido del año. Posiblemente el mejor encuentro sobre polvo de ladrillo de la vida del escocés. Se sobrepuso a un primer set donde no tuvo opciones y estuvo a punto de remontar. En el segundo fue claramente superior a Rafa y en el tercero tuvo sus opciones. Un partido para el recuerdo. No sería el último de Murray en esta superficie esta temporada.

Nadal continuó con su racha triunfal en Barcelona, en el Barcelona Open BancSabadell. Sin embargo, pronto llegaría Madrid y la primera vez que se iba a medir a Djokovic en tierra batida este año. Con el público a favor y en su territorio. Sin embargo el guión no cambió. Las bolas de Djokovic seguían volando sobre las líneas y Nadal, muy lejos de la línea de fondo, no podía más que defenderse de un rival que se mostraba superior en todos los intercambios.

En Roma el espectáculo iba a ser aún mayor. Djokovic y Nadal se seguían repartiendo el protagonismo, pero cada vez la diferencia entre el serbio y el español empezó a ser mayor. Las bolas del balcánico no encontraban respuesta eficaz en Rafa Nadal y su famoso Top-spin acaba por ser inservible ante Nole. Aprovechaba la tradicional incomodidad de la bola alta de Nadal para castigarle y utilizaba un arma que jamás se había visto. Atacar con su revés cruzado la derecha de Nadal. Pero en Roma, el mejor partido no lo protagonizaron el 1 y 2 del ranking. Murray fue el primer hombre en estar realmente cerca de derrotar a Djokovic. En un partido memorable, el escocés remontó un primer set donde fue sacado de la pista por el serbio y tuvo 4-3 y saque en el tercer set con un juego muy versátil. Bolas largas, dejadas, bolas lentas, tiros planos a las líneas. Una delicia para el paladar:

Y después de un inicio espectacular, un final colosal con victoria final de Djokovic, como ya era una tónica en esta temporada 2011.

http://www.youtube.com/watch?v=kA_N2HIM_EY

Pero si las batallas previas habían sido una delicia para la vista y para el mundo del tenis, y las exquisiteces de Djokovic estaban dejando asombrado al mundo, todavía faltaba el último gran partido sobre tierra batida. ¿Cómo no?, uno de los protagonistas volvía a ser el serbio. Estupendo y casi impecable en su temporada 2011, sufrió su primera derrota en un partido cargado de nervios, intensidad, golpes ganadores y con un Federer, sencillamente colosal. Uno de los mejores partidos de tierra batida de la historia. Para los anales.

Sin embargo, el recital de Federer no pudo ser completo y volvió a perder sobre tierra batida con Rafa Nadal otra final en París. Roland Garros ya no es una asignatura pendiente para el suizo, que lo consiguió hace dos años, pero nuevamente cayó ante el balear en una final en la Philippe Chatrier.

Wimbledon

Con la hierba y después de la exhibición de Federer en Roland Garros, todos los ojos estaban puestos en qué sería capaz de hacer el suizo. Una vez roto el halo de imbatibilidad de Djokovic cabía preguntarse si Murray podría devolver al Reino Unido un torneo que se le resiste décadas. Si Nadal volvería a reinar en Londres o quién podría evitar unas semifinales con los cuatro mejores del año. La respuesta la puso Jo-Wilfred Tsonga, que le remontó a Roger Federer dos sets en contra para eliminarle en los cuartos de final. Una tarde de tenis fantástica en el All England Lawn Tennis Club.

En la final no hubo más historia que la conocida victoria de Djokovic sobre Nadal. Esta vez en cuatro sets y con Rafa tratando de remontar en el tercero y el cuarto. No fue posible. De nuevo, el genio pudo con el sacrificio y la victoria fue para Djokovic, que lo celebró en la pista y más tarde con sus compatriotas en Belgrado. Una fiesta histórica.

Djokovic ganó su primer Wimbledon. Foto:lainformacion.com/EuropaPress

Circuito Americano

Tras la hierba, las pistas duras americanas esperaban a los colosos del circuito ATP. Allí el dominador fue Mardy Fish, prácticamente impecable en una superficie donde su poderoso saque y su derecha le funcionan de maravilla. Fish ganó todos sus partidos en la Olympus US Open Series, menos aquellos que le enfrentaron a Djokovic, en la final de Montreal y Murray en la semifinal de Cincinnati, pero hubo una gran sorpresa. Perdió un tercer partido, la final de Los Ángeles contra Ernests Gulbis. El letón es uno de esos talentos cuya inconsistencia y mala cabeza le impide estar en los puestos altos del ranking, pero que es capaz de jugar algún partido como éste:

Un partido impresionante que el letón no pudo volver a repetir. Quien sí siguió en su tónica y continuaba dando exhibiciones por ambas costas del Estados Unidos era Novak Djokovic. En Montreal jugó un partido contra Gael Monfils donde prácticamente no cometió ningún error. Pleno de confianza, el serbio sacó a pelotazo, (es literal), a un Monfils que no entendía lo que estaba pasando. Y es que los ataques con golpes planos de Djokovic este año, han desmantelado cualquier defensa.

Pero la llegada del US Open siempre es motivo de alegría y lo mejor estaba por llegar. En Flushing Meadows se vieron algunos partidos de un  nivel altísimo. Otro de los tenistas que ha rayado a un nivel enorme ha sido Janko Tipsarevic. Parece injusto incluirle en un resumen de la temporada, con todo lo bueno que ha hecho, en un vídeo donde pierde, pero los cuartos de final ante su amigo y compatriota Djokovic en la Arthur Ashe fue un espectáculo memorable. Nole acabaría ganando el título, pero nadie le regaló nada. Otra vez, tuvo que sudar el Grand Slam desde cuartos y con rivales al máximo nivel:

La intensidad fue tan alta que Janko no pudo aguantar hasta el final y se rompió del esfuerzo titánico en el que se había metido para disputarle el partido a su colega. Pero vendrían más. Después de los cuartos, Djokovic tuvo más madera. Roger Federer le puso al borde del abismo y volvió a exigir lo mejor del serbio. Pero el duende de Nole en 2011 estaba para hacer magia en cada punto. Nuevamente, frente a frente, los dos tenistas más talentosos de los últimos años. Nuevamente un partido memorable.

Federer se puso dos sets arriba, pero esta vez Djokovic no estaba dispuesto a perder su segundo partido en un Grand Slam ante el mismo rival. Con un acierto descomunal se llevó al suizo al quinto y allí le dio la puntilla con el helvético muy cansado.

Pero si los partidos previos habían sido exhibiciones de tenis, esfuerzo aguante y llegar al límite. También Nadal estaba dispuesto a buscar sus fronteras. Evidentemente, en la raqueta de Djokovic iba a encontrar respuesta, pero no es menos cierto que esta vez, Nadal, volvió a enfrentarse a su rival de cara a cara y a disputarle, de verdad la final. Los extenuantes segundo y tercer set dejaron al balear sin energía para pelearle el quinto en un largo, bello y emocionante partido. Pero nuevamente, y por sexta vez en la temporada, el número 2 se mostraba impotente ante el 1.

La evidencia acabó con Djokovic alzando su tercer Grand Slam del año.

Pistas indoor

Claro que la belleza de los intercambios largos, las grandes defensas, los reveses profundos, los golpes paralelos... dieron un gran año a los aficionados al tenis. Pero hay otro tenis que también gusta, y mucho, al aficionado especializado. Para los amantes de la red, el juego de ataque y las voleas, no se pueden perder el partido que protagonizaron en París Michael Llodra y Feliciano López. Una auténtica batalla por la conquista de la red y de grandes malabaristas de la volea. Para disfrutar. Mucha atención al 40-15. Es un punto para no olvidar:

Sobre esta superficie, Murray presenta los mejores números. Aunque Federer ha conseguido enlazar dos victorias consecutivas con una autoridad imponente, como cuando lideraba el ranking. Todo listo para la Barclays ATP World Tour Finals.

 

 

Publicidad

Comentarios recientes