Un calendario ATP 2012, más corto, intenso y bajo amenaza de huelga

Rafa Nadal encabeza el colectivo de las protestas contra el calendario

Masters y Davis claves. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney
Masters y Davis claves. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney

El calendario ATP será distinto en 2012 y 2013 a lo que hemos vivido estos últimos años. El cambio más notable es que los tenistas, a petición propia, van a tener 7 semanas de vacaciones en lugar de 5. Más tiempo para su familia y sus asuntos propios y menos desplazamientos. 2011 ha sido un año complicado para los tenistas ATP. Muchísimas lesiones, complicaciones y protestas. Por los horarios, la Copa Davis, el estado de las pistas, cómo se plantean algunos torneos y la política fiscal de algunas ciudades como Londres. En esta parte final de la temporada entre los 20 primeros todos han tenido que abandonar, rehusar a jugar un torneo o lesionarse en el transcurso del mismo. Mucho estrés para los tenistas. Con respecto a los cambios, Brasil pasará de jugarse en la tradicional Costa Du Sauipe a Sao Paolo y ser indoor, y Chile vuelve a Viña del Mar tras dos años en Santiago de Chile. También se perfila Sevilla como un posible sustituto del ATP 250 de Rumanía que desaparece.

Protestas

Los jugadores siguen protestando por el calendario, el estrés que les supone, la cantidad de viajes que tienen que hacer y las obligaciones que tienen contraídas con la ITF (Federación Internacional de Tenis) y la ATP World Tour (Asociación de Tenistas Profesionales). El problema principal es que hay tres órganos de Gobierno en el tenis mundial. El primero, la ITF, presidida por Francesco Ricci Bitti, está encargada de organizar los cuatro Grand Slams y la Copa Davis. El segundo, la ATP World Tour, presidida por Adam Helfant, organiza el resto de torneos del circuito profesional, y en tercer lugar están los tenistas que se asocian en el Consejo de Jugadores, presidido por Roger Federer y vice presidido por Rafael Nadal.

Intereses

Los intereses contrapuestos, como no pueden ser de otra manera se fijan en dos variables, el tiempo y el dinero. El calendario marcado abarca todos los meses del año menos diciembre, mes de vacaciones para los jugadores. La competición oficial se va a iniciar en 2012 el 2 de enero en Brisbane, Australia, y tiene prevista su última fecha para el 18 de Noviembre con la final de la Copa Davis. Visto desde una perspectiva objetiva, podría parecer un calendario estresante, pero no es así.

Djokovic, al ganar muchos partidos, está más cargado. Foto/lainformaicon.com/Julian Finney/GettyImages

La mayoría de torneos los disputan una serie de jugadores muy determinados. El calendario está dividido en torneos de distintos niveles y, aunque todos son profesionales no todos tienen las mismas apreturas en sus horarios y calendarios. De hecho, el grave problema es que hay algunos jugadores, concretamente los cuatro mejores del circuito hoy en día, (Novak Djokovic, Rafa Nadal, Andy Murray y Roger Federer), que suelen jugar hasta rondas muy avanzadas, cuando no, mínimo, las semifinales, de todos los torneos en los que participan. Así que les queda poco tiempo libre y la presión y el estrés se apodera de ellos. Claro que también sus bolsillos se llenan de manera exponencial.

El estrés y la sobrecarga de partidos de la que se quejan los tenistas, les está llevando a un punto muy complicado y las amenazas de huelga no sólo son cada vez mas latentes, sino que da la sensación de que podrían materializarse en corto plazo.

Análisis objetivo: Obligaciones

Objetivamente los jugadores están obligados a participar en los Grand Slams y en 12 torneos más a lo largo del año. Su compromiso con la Copa Davis es una cuestión sentimental, claro que en un mundo tan completamente profesionalizado, jugar por "amor al arte", o en este caso, por "amor a una nación", a veces es muy complicado.

Los Grand Slams están perfectamente distribuidos en el calendario. Se juegan en una estación que coinciede entre la primavera y el verano de los distintos continentes donde coinciden. En enero, en el verano austral, se disputa en Melbourne el Australian Open. En 2012, coincidirá entre el 16 y el 29 de enero.

 

Antes del Australian Open, se juegan cinco torneos en el continente oceánico. Doha, Chennai y Brisbane, la primera semana de enero y Sydney y Auckland en la segunda. Todos los tenistas quieren jugar algún torneo antes de afrontar el Grand Slam de Australia, pero no siempre es así. Y desde luego no es obligatorio, claro que estos torneos ATP 250, no dan muchos puntos, pero dan bastante dinero. Ahí radican algunas de las reivindicaciones.

La temporada de los Masters 1000, (citas obligadas para los primeros del ranking ATP), comienzan en marzo. El día 5 comenzará Indian Wells, el BNP Paribas Open, y, a continuación, Miami, el Sony Ericsson Open. El primer punto de convergencia en las discusiones llega justo en estas fechas. Los mejores jugadores del mundo están centrados en las costas norteamericanas. Claro que los finalistas tienen que cruzar Estados Unidos de Oeste a Este en 24 horas para volver a ponerse en marcha desde California hasta Florida, (Miami). Una vez terminados los dos torneos, capitales para la clasificación mundial, (el ranking), de los jugadores, cada uno tiene que hacer las maletas y salir corriendo a jugar la segunda eliminatoria de la Copa Davis. (La primera es el 6 de febrero, pero no le molesta a nadie porque no hay torneos importantes antes ni después). El problema con la Copa Davis es que no sabes dónde te va a tocar jugar. Si en tu país, que puede estar en la otra punta del globo terráqueo o de visitante. Y si vas a tener que prepararte para jugar en hierba, en una moqueta en pista indoor o a 40 grados de calor en una plaza de toros con tierra batida. El calendario no habla de las estaciones de cada nación en Copa Davis.

Después llega la temporada de tierra batida. Claro que los terrícolas, tienen sus oportunidades de brillar en su superficie favorita antes. En febrero se juega en las pistas de arcilla de Sudamérica. Brasil, Buenos Aires, Acapulco... Pero la temporada europea de tierra batida es donde más puntos y dinero se pone en juego.

Todo comienza en Montecarlo. En realidad sólo hay tres Masters 1000. Así que una buena planificación te puede llevar a jugar la tercera semana de abril en las pistas monegascas y no tener que volver a competir hasta el 7 de mayo, cuando la Caja Mágica de Madrid abre sus puertas al segundo Masters 1000 de tierra batida. A continuación se juega Roma, pero hay otra semana de descanso antes de que arranque en París Roland Garros.

La temporada de tierra se puede dar por finalizada en Francia, pero siguen habiendo torneos ATP 250 y hasta ATP 500 en Suecia (Bastad), Suiza (Gstaad), Alemania (Stuttgart y Hamburgo), Croacia (Umag) o Austria (Kitzbühel).

Después llega la hierba y "La Catedral", Wimbledon. Partidos más cortos, juego rápido, tanto como la temporada sobre el verde césped. En tres semanas de junio, se despacha.

Djokovic en Wimbledon. Foto:lainformacion.com/EFE

Pero a finales de julio hay que volver hacia Estados Unidos, porque arranca el circuito americano. Para los más osados, o aquellos a los que la tierra batida se les atraganta, el 16 de julio comienza en Atlanta la primera de las citas con el cemento estadounidense. Claro que, como cada cuatro años, esta temporada habrá un evento que puede debilitar claramente la competencia en el circuito americano: Los Juegos Olímpicos. Les dedicaremos un apartado especial.

El final de julio y agosto, va a ser la época más estresante del circuito. El 30 de julio comienza la competición de tenis en Londres y todos van a querer jugar y hacerlo lo mejor posible en la hierba londinense, (esta vez libre de impuestos, una de las principales quejas también del circuito y de los tenistas).

A continuación y "al otro lado del charco", en la otra parte del Atlántico, comienza en Toronto la Rogers Cup, el Masters 1000 de Canadá y, a continuación, Cincinnati. Sin solución de continuidad, arranca en Flushing Meadows el US Open. Cuatro días después de la final, arrancan las semifinales de la Davis.

Nadal jugó la final del US Open justo antes de la David. Foto:lainformacion.com/EFE

Claro, si un jugador jugara las finales de los Juegos Olímpicos, Canadá, Cincinnati y el US Open... ¿en qué condiciones podría volver a Europa a jugar una semifinal en tierra batida?

La respuesta la podría dar Novak Djokovic. Sin tener que jugar los Juegos Olímpicos, solo con las finales de Canadá, Cincinnati y Nueva York, se rompió en Belgrado.

Djokovic se rompió en la Copa Davis contra Argentina. Foto:lainformacion.com/EFE

A la parte final de la temporada, ya sólo llegan los elegidos. Los más cargados de partidos tiran de rotulador rojo para tachar su planificación inicial y renuncian a torneos que habían programado anteriormente. Nadal ha descartado París. Djokovic y Federer no hiceron la gira asiática y es muy probable que el serbio no pueda jugar en París. Murray, el menos castigado de todos, ha llegado en plena forma, pero ha borrado de su agenda Basilea, aduciendo problemas ciáticos.

Fish, que hizo todo el circuito americano, se retiró también en la ciudad natal de Federer con problemas en los isquios. Tipsarevic, el hombre que más partidos ha jugado, detrás de Nadal, también ha dicho basta. Soderling tuvo que parar por una mononucleosis. Monfils, con las articulaciones machacadas...

Pensar en cuál puede ser el cartel para Basilea o Valencia la temporada que viene es como hacerlo en un solar. Y veremos cómo se desarrolla el final de temporada con la gira asiática y el Masters 1000 de París.

ATP Barclays World Tour Finals

Uno de los principales objetivos de todos los jugadores que merodean el Top 10, es jugar la Copa de Maestros, el Masters o como finalmente ha adoptado el nombre, ATP Barclays World Tour Finals. En definitiva, el evento final de la temporada ATP, (dado que la final de la Davis, es un evento que organiza la ITF y no entra dentro de las competencias de la organización que preside Adam Helfant).

Todos los tenistas en el Masters de Londres. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney

El Masters, ahora mismo, se disputa en Londres por razones de patrocinios, (Barclays ha apostado muy fuerte por este evento), promoción (fue un impulso para la candidatura Olímpica de la ciudad londinense) y capacidad organizativa, (es una de las cunas del tenis; los aficionados de Londres suelen llenar el recinto y el Millennium Dome, con su O2 Arena, en particular, son unas instalaciones magníficas y majestuosas para darle el caché que tiene tal evento). Sin embargo, la política fiscal de la capital inglesa podría hacerle perder la condición de anfitriona. Así lo reclaman los tenistas.

No obstante, éste es el evento más cotizado del mundo. Se puede ganar más dinero en otros torneos, pero no en menos partidos. Los Grand Slams tienen mejores premios, pero aquí el ganador se puede hacer con 1.630.000 $ si acaba invicto. Se conceden 200.000 $ por partido ganado, 380.000 $ por vencer n la semifinal y 770.000 $ por la final. Claro que no todo es dinero. (Al menos, no para todos los tenistas). También hay prestigio y puntos. 200 por partido ganado en el Round Robin, 400 por la semifinal y 500 por la final. Así que, todo el mundo quiere llegar en plenitud de condiciones al Masters.

Los Juegos Olímpicos

Para finalizar. La temporada que viene queda claramente marcada por los Juegos Olímpicos. La cita Olímpica irrumpe cada 4 años en el calendario ATP y, evidentemente, rompe todos los esquemas. Las Olimpiadas son un evento especial. Cargado de simbolismo, con un punto de romanticismo y otro de patriotismo. En cuanto a puntuación, las cosas son distintas. La medalla de Oro se lleva 800 puntos. (Nadal consiguió 400 en Pekín, pero el sistema de puntuación se ha cambiado). La Plata se lleva 560, el Bronce 410. El cuarto clasificado 310. Los cuartofinalistas, 200. Octavos de final, 100. Segunda ronda, 50 y primera, 10. Es algo mejor que un ATP 500, pero, obviamente, peor que un Masters 1000.


Sede de tenis en los Juegos Olímpicos:O2 Arena de Londres. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Julian Finney


No obstante, muchos tenistas han variado su propia planificación para poder competir en Londres en las Olimpiadas. Roger Federer, por ejemplo, sabe que es su última oportunidad para poder competir y es el abanderado de Suiza. Posiblemente, el mejor deportista helvético de todos los tiempos. Pero competir en los Juegos Olímpicos implica un sacrificio: Para poder jugar, antes hay que haber participado en alguna eliminatoria de la Copa Davis en los dos años previos. Así que Federer, ausente de la competición de la ITF, tuvo que ir a Australia a defender la permanencia de su país y jugar individuales y dobles para poder participar en ambas disciplinas.  

Resumen

El calendario no es tan exigente. El problema del calendario es sólo para las grandes estrellas que juegan más partidos que nadie, básicamente porque ganan más partidos que nadie. Y esto, en un deporte donde casi todos los torneos se juegan a elmininación directa es un hándicap. El calendario está diseñado para repartir esfuerzos y bien estratificado en niveles. Claro que hay torneos ATP 250 y ATP 500 que reparten muchos premios y donde los mejores jugadores querrían participar, primero porque hay menos rondas, segundo porque hay menos nivel y tercero, porque, a mismo o menor esfuerzo, podrían conseguir más dinero. Pero la competición exige. Así que estar entre los primeros no sólo es una cuestión de talento y acierto en la pista, sino también de una buena planificación.

Nico Almagro no ha hecho un gran papel en ningún Masters 1000, sobre todo si hablamos de pista rápida. Pero puede acabar en el Top 10 a base de trabajarse sus puntos en torneos "menores". El problema de querer competir en la Copa Davis es menor para los mejores tenistas. Incluso tienen sus estrategias. En eliminatorias sencillas, sencillamente, no se presentan. Así lo tienen negociado con sus federaciones respectivas y capitanes. Y cuando las cosas se complican, miran el calendario, cómo está el camino hacia la final de su selección y evalúan. Federer, ahora tiene la compañía de Wawrinka, pero nunca ha tenido la ilusión de ser campeón porque, objetivamente, entendía que el esfuerzo individual era más grande que las posibilidades de éxito. (Básicamente, tendría que sumar él los tres puntos en la mayoría de eliminatorias).

Nadal, ha negociado con la Federación Española (RFET) para que le pongan un vuelo privado en las eliminatorias que consideren oportuna su participación. El calendario no es tan exigente, pero no se puede ganar en todo. Prestigio y dinero. Además, existen una serie de ventajas muy importantes para los Top 10. Más dinero en los torneos importantes, BYEs en las primeras rondas  para los 8 primeros cabezas de serie y finales a 3 sets.


Publicidad

Apuesta del día

Apuesta del día: Real Sociedad - Elche / Liga BBVA.

La nueva Real Sociedad de Moyes se enfrenta en casa a un Elche que lleva 3 sin perder pero también necesita mejorar para salir del pozo. 

Ver todas las apuestas del dia

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter