Grandes potencias del tenis en crisis: USA (1)

Algunas potencias del tenis mundial están en crisis. Aquí presentamos el panorama que viven en Estados Unidos

Desde siempre USA ha sido una de las grandes potencias del tenis mundial. Una nación que en la actualidad atraviesa una crisis sin precedentes en cuanto a resultados en el mundo de la raqueta.

Y es que son varias las grandes potencias del tenis que están en crisis. Podríamos destacar a Suecia, Alemania o la República Checa, y lo haremos. Sin embargo en la jornada de hoy vamos a destacar la decadencia de USA.

Porque desde siempre USA ha sido la nación que mayores éxitos ha cosechado en el mundo del tenis. Tanto masculino como femenino. Tanto en categoría individual como por equipos. Los norteamericanos siempre han sido portada de diarios. ¿Qué sucede en la actualidad?

Historia ATP

Citar a USA como gran potencia del tenis es algo objetivo ante lo que cualquier aficionado no puede poner una sola pega. No hay dudas. Desde siempre el país norteamericano ha impuesto su hegemonía.

Tanto es así, que si hablamos de números uno individuales en el circuito ATP a lo largo de la historia, debemos nombrar a Jimmy Connors, quien entre el año 1974 y el 1983 acumuló 268 semanas como número uno del ranking masculino.

Después y siguiendo con la misma tónica, John McEnroe lideró el ranking del tenis de hombres entre el 1980 y 1985 durante 170 semanas.

A continuación, y después de una etapa de domino sueco y alemán, durante el año 1992 y el 1993, el estadounidense Jim Courier fue el primero de la clasificación durante 58 semanas.

Y como es obvio, no podemos olvidarnos de los números uno que alcanzaron Pete Sampras, entre el 1993 y el 2000 con un record histórico de 286 semanas, y a Andre Agassi que lideró la clasificación durante 101 semanas entre 1995 y el 2003.

Finalmente, también destaca el nombre de Andy Roddick, quien lideró el ranking por última vez durante 13 semanas entre 2003 y 2004.

Unos datos apabullantes, y es que estamos hablando de 1993 semanas de historia de los números unos del tenis masculino a nivel mundial, de las cuales 896 han pertenecido a jugadores norteamericanos. Casi un 45% de la historia del tenis ha tenido al frente a un jugador nacido en USA.

Historia WTA

¿Y qué sucede si miramos a los logros obtenidos por las chicas del circuito WTA? En este caso debemos nombrar en primer lugar a Chris Evert, primera número uno del ranking del tenis de mujeres. La estadounidense lideró la clasificación entre el año 1975 y el 1985 durante 260 semanas.

Después destaca Martina Navratilova. Una jugadora de origen checo que se nacionalizó norteamericana a mitad de su carrera deportiva. Bajo su nueva nacionalidad, Martina consiguió ser número uno, entre 1982 y 1987, durante 250 semanas – un dato en el que no tenemos en cuenta las 81 semanas que lideró el ranking siendo defensora de la bandera de la República Checa -.

Pero además, Tracy Austin se coló en este mimo ranking en el año 1980, aunque solo fuese durante 22 semanas.

Durante los años 90, cabe destacar el domino de Alemania, Yugoslavia e incluso España en el ranking. Una superioridad que volvería a romper de nuevo una jugadora con doble nacionalidad. Y es que Monica Seles llevaría a USA al número uno del ranking WTA durante 65 semanas – sin tener en cuenta las otras 113 que lo fue bajo la bandera de Yugoslavia -.

Después, los reinados de Lindsay Davenport durante 98 semanas, entre el 1999 y el 2006, el de Jennifer Capriati durante 17 entre 2001 y 2002, o el de Venus Williams durante 11 semanas en la temporada 2002, coparon portadas.

Finalmente destaca el nombre de Serena Williams, quien entre 2002 y 2010 ha sido la número uno de la clasificación a lo largo de 123 semanas.

En total, unos datos “similares” a los del ranking masculino. Y es que de las 1932 semanas de ranking femenino de tenis, 846 han pertenecido a jugadoras con nacionalidad norteamericana. En total casi un 44% de la historia del tenis femenino.

Historia por equipos

Y muy parecidos son también los datos cosechados por USA tanto en categoría masculina como femenina por equipos. Varias Copa Davis y varias Copa Federación han tenido siempre a los norteamericanos como referencia.

Y es que en Copa Davis, desde que en el año 1990 se inaugurase la competición, USA ha logrado la victoria en 32 participaciones. Superando a Australia en 4 victorias y a cualquier otra nación en más de 20 trofeos.

Respecto a la Copa Federación, desde el año 1963 que se inauguró el trofeo por equipos a nivel femenino, USA se ha hecho con la victoria en 17 ocasiones. Una cifra con la que se impone a cualquier otro país en 10 participaciones – 7 regenta Australia y 5 España -.

Actualidad ATP

Una historia muy bonita, pero que es eso mismo, historia. La actualidad del país norteamericano no pinta ya tan bien como lo hacía hace unos años.

En el ranking masculino de la ATP, nos encontramos con que Andy Roddick fue el último norteamericano en alcanzar el número uno. Desde entonces Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic han impuesto su hegemonía.

Apenas hay rastro de jugadores norteamericanos al máximo nivel. Y es que el propio Roddick (16 del mundo), con 30 años que cumplirá el próximo año, está de capa caída. Y ha sido en 2011 cuando abandonó el Top10 de forma definitiva, dejando a USA por primera vez en la historia del tenis sin un representante de su país entre los diez mejores del mundo. Un fracaso absoluto que nadie podía imaginar.

Ahora, Mardy Fish (8 del mundo) es el encargado de levantar las esperanzas del país. Pero no nos engañemos, no deja de ser otro jugador que también el año que viene cumplirá 31 años. Su físico cada vez más desgastado le hará caer, indudablemente en el ranking ATP poco a poco. Y sus actuaciones en los Grand Slam nunca han sido destacadas – Cuartos de final en el Open de Australia 2005 y 2009 es su mejor resultado -.

Y si continuamos mirando la clasificación ya debemos descender hasta el puesto número 24 para encontrarnos con John Isner. Un tenista de buen servicio, pero que no tiene capacidad para estar entre los mejores del ranking ATP.

Ya después Alex Bogomolov (33 del mundo) o Donald Young (38) o James Blake (58) son jugadores muy intermitentes o simplemente mediocres como para esperar algo de ellos.

Actualidad WTA

Por otro lado, podríamos mirar qué sucede con esta misma clasificación en el circuito WTA. Pero encontraremos, “más de lo mismo”.

Y es que la temporada 2011 ha sido una campaña para olvidar en el circuito femenino. Allí Serena Williams, acostumbrada a ser la dueña y señora de la clasificación, se ha visto fuera de la mayoría de eventos aquejada de continuas lesiones y problemas.

Y es que desde que se cortó en un pie antes de la final de la Copa del Mundo de fútbol de Sudáfrica 2011, no ha vuelto a ser la misma. Solo ha podido participar en 13 torneos a lo largo del año y se sitúa en el puesto número 12 de la clasificación mundial.

Con 30 años recién cumplidos muchos expertos opinan que su mejor etapa ya ha pasado. Serena Williams tiene cada vez menos en mente el mundo del tenis, y es que los actos publicitarios y otros hobbies empiezan a llamar poderosamente la atención de una jugadora que completó, en el pasado, una carrera tenística excelente.

Después, este mismo ranking nos muestra a McHale como número 42 del mundo, una tenista joven y con proyección, pero que todavía está a años luz de colarse entre las mejores.

Por su parte, Mattek-Sands (55 del mundo) o Vania King (75) no parecen tener en absoluto cualidades para entrar si quiera en un Top 20 de la clasificación.

Y es que para encontrar a otros nombres ilustres como el de Venus Williams, que hará 32 años en 2012, tenemos que remontarnos al puesto 104 del ranking WTA. Una posición a la que ha bajado tras jugar solo 11 torneos a lo largo de la temporada.

Actualidad por equipos

Y así llegamos a ver qué éxitos recientes ha cosechado USA en categoría por equipos. Hablando de la Copa Davis vemos como un título cosechado en 2007 ha servido para poner un paréntesis en la decadencia del tenis norteamericano. Y es que hay que remontase al año 1995 para ver como Estados Unidos conseguía el título anterior.

En la Copa Federación más de lo mismo. Desde que en el año 2000 USA se impuso a España en Las Vegas, las tenistas norteamericanas no han vuelto a tener un solo éxito por equipos. Y han pasado ya 11 temporadas desde entonces.

Futuro de USA

¿Qué queda esperar por tanto de un país que en su día fue una gran potencia del tenis, y que en la actualidad atraviesa una crisis sin precedentes?

Aquí sería bonito que el lector opine. ¿A qué se debe esta crisis? ¿Qué jugadores lo podrán arreglar? Y es que una de las posibles respuestas a todo esto de la crisis tiene como respuesta la globalización.

Los tiempos que corren hoy en día no son los mismos que en el pasado. Ahora más chavales tienen oportunidades para desarrollar una carrera como deportistas profesionales, y por lo tanto es complicado ver una hegemonía tan aplastante como la que había en el pasado por parte de una única nación.

Aun así, en Estados Unidos siguen creciendo campeones. Cuajan esperanzas. Y es que son muchos los que quieren suceder a sus grandes ídolos de la década pasada.

Entre ellos, destaca especialmente el nombre de Ryan Harrison, un tenista diferente que ya apunta maneras desde hace varias temporadas, y que se ha dejado ver especialmente en la temporada que ahora acaba. El joven norteamericano tiene madera de Top10 y con 19 años ya se ha metido entre los 70 mejores jugadores del plantea.

Ryan Harrison es promesa y es realidad. Quien le ha visto sobre la pista sabe que este chico tiene algo diferente. Que podría establecer un nuevo imperio norteamericano en el futuro. ¿Será capaz? Aun tiene mucho que mejorar. Sobre todo mental y tácticamente. Paciencia amigo. Paciencia.

Y aunque podríamos destacar otros nombres como el campeón junior del US Open, Jack Sock, parece que ninguno de los que vienen tiene tantísima proyección como Ryan Harrison.

Por otro lado, en el circuito WTA el futuro es todavía más incierto. Muchos nombres de tenistas jóvenes se meten entre las 100 o 200 mejores del circuito WTA. Pero todas ellas están demasiado verdes todavía como para considerarlas peligrosas de cara a asaltar el Top 5 de la clasificación.

Sloane Stephens y Lauren Davis (del 93) empiezan a sonar con fuerza. Incluso debemos estar atentos a Madison Keys (del 95). Sin embargo todavía parece muy lejano el día en que presenten potencial para igualar los éxitos de jugadoras como Serena Williams. ¿Quién será la próxima en dar la campanada?

Comentarios recientes