Las ATP World Tour Finals pueden emigrar

Si no se cambia la ley que regula los impuestos, los tenistas pueden renunciar a Londres

En el O2 Arena de Londres se vive más que tenis/Clive Rose/lainformacion.com
En el O2 Arena de Londres se vive más que tenis/Clive Rose/lainformacion.com

Las declaraciones de Rafa Nadal durante la disputa del Masters 1000 de Shanghai, en las que anunciaba su renuncia a participar en el torneo de Queen's (Londres) para jugar el Halle (Alemania) porque el régimen fiscal alemán es mucho menos severo que el británico, parecían fruto del "berrinche" de un jugador caprichoso que acababa de perder ante un rival muy inferior a él. Sin embargo, las palabras de Nadal no son ninguna tontería o, al menos, no lo son para los organizadores de torneos en el Reino Unido y el público británico en general.

El tenista nº2 del mundo ha vuelto a revivir un debate que amenaza seriamente las opciones de que las ATP World Tour Finals continúen celebrándose en la capital británica.

Este verano, el mismísimo Ian Ritchie, el organizador jefe de Wimbledon, advertía de que si el gobierno británico no cambiaba la ley, el Reino Unido podría verse sin jugadores con los que organizar sus torneos. El Grand Slam que se celebra en el All England Club estaría a salvo por tradición y porque reparte un premio de unos 16 millones de euros. Aún así, en una entrevista a la agencia de noticias Reuters, Ritchie daba algunas de las claves del problema que Nadal ha vuelto a poner sobre palestra:
"Por supuesto que no tenemos ningún problema en que a los jugadores se les cobre impuestos sobre el dinero del premio, pero no cabe duda de que un impuesto sobre lo que ganan por sus patrocinadores es algo que no incentiva nada".
Los tenistas que juegan o entrenan en el Reino Unido pagan no sólo por los premios que reciben sino también por las ganancias derivadas de sus patrocinios y publicidad, incluso si estos contratos no tienen nada que ver con el país británico. Ritchie señalaba además que es muy incongruente que este tipo de impuesto no se aplique a los equipos sino sólo a quienes participan en deportes individuales.

El Reino Unido celebra tres torneos que forman parte de los circuitos ATP y WTA: el ATP AEGON Championships (Queen's), el WTA AEGON Classic de Birmingham y el AEGON International de Eastbourne que combina chicos y chicas. Estos eventos serían los más amenazados por las renuncias de los tenistas. La pérdida de estrellas, como el caso de Nadal en Queen's, hará que el público no responda del mismo modo y los beneficios que reporten estos torneos se verían mermados, así que a la larga el país acabaría perdiendo dinero.

Estos campeonatos previos a Wimbledon que se pueden cambiar por sus equivalentes en Alemania y Holanda, son los que más van a sufrir la huida en estampida de los tenistas -ahora es Nadal pero todo es empezar-, pero las ATP World Tour Finals también están amenazadas.

Maradona y Ronnie Wood entre el público de las ATP World Tour Finals 2010/Foto: Clive Brunskill/lainformacion.com

La antigua Copa de Maestros, la Barclays ATP World Tour Finals, se celebra en Londres desde 2009 y está firmado que siga siendo así hasta 2012. La Copa ha pasado por seis ciudades diferentes desde 1990 pero parecía que en Londres se había encontrado una fórmula que combinaba tenis y espectáculo mediático para hacer este campeonato más moderno y atractivo al público que no está tan familiarizado con el tenis.

En el impresionante O2 Arena el público permanece en la sombra y el foco se centra sobre los jugadores -a quienes lo peor que puede pasarles es tener que rematar un globo. Sin embargo, entre la oscuridad pueden adivinarse rostros de famosos como los de Maradona, Ronnie Wood de los Rolling Stone o el futbolista Thierry Henry, que ayudan a popularizar el evento. Las gradas siempre están llenas y cada partido es una fiesta, especialmente con las intervenciones del ojo de halcón. En el 02 Arena se ve, se vende y se compra mucho más que tenis.

Las posibilidades de que las ATP World Tour Finals se queden en Londres deberían ser altas, ya que es un éxito de organización para todos. Pero con los jugadores en contra, el Reino Unido se arriesga a perder su segundo Wimbledon, el Wimblendon concentrado, el de las luces, los flashes y la calidad extrema. Tal y como dijo Rafa Nadal en Shanghai: "Lo que creo en mi corazón es que Londres es un evento fantástico. Las gradas están llenas en todos los partidos, es un estadio fantástico. Pero Londres no es la única ciudad en el mundo".

Comentarios recientes