Nadal protesta por los impuestos de Londres

Presiona para jugar en otro sitio o para que Londres cambie la política fiscal

Nadal se ha alzado como portavoz oficioso de la ATP y ha vuelto a protestar contra todo y contra todos. Ahora, sus quejas van hacia la política fiscal de Londres, que grava a los deportistas, no sólo que juegan allí si no que se entrenan en Londres, con un 50% de sus ingresos . Por lo visto, Nadal, que es el segundo mejor tenista pagado de la historia y que tiene unas ganancias anuales, según FORBES de 31’5 millones de dólares, no quiere “perder dinero”, textualmente, como manifestó tras su derrota con Mayer en Shanghai. Después de quejarse sobre el calendario, de amenazar con una huelga y de decir en mitad de una pista de Flushing Meadows; “sólo pensáis en el dinero”, da la sensación que él sigue el mismo camino de quienes critica.

Los impuestos

La política fiscal de Londres es muy exigente. Los deportistas tienen que pagar el 50% de sus ingresos de los días que están en la capital inglesa, pero además, exige una proporción de sus ingresos totales, lo que, para los tenistas que tienen una gran facturación en publicidad puede ser un lastre.

El Millennium Dome siempre está lleno. 20.000 espectadors. Foto:lainformacion.com/Getty Images

La explicación de la Ley es muy sencilla, si un deportista participa en varios eventos por el mundo que tienen relación con el/los que disputa en Londres, se le cobra el mismo porcentaje sobre su facturación bruta que Londres incide sobre su participación global. Más sencillo. Si Nadal participa en 10 torneos Masters 1000 y Londres es uno de ellos, se le cobra un 10% de su facturación anual. El problema de Nadal es que su facturación bruta es muy superior por sus ingresos publicitarios que por sus partidos de tenis jugados, de tal manera que deja de ganar dinero de sus patrocinadores, y esto, es lo que más le molesta al tenista balear.

Renta de Nadal

Según la Lista Forbes, Nadal es el segundo tenista que más dinero ha ganado como profesional en la historia, sólo detrás de Roger Federer e incluso por delante de Pete Sampras. Sus ingresos totales, al año, están rondando los 31’5 millones de dólares. (Incluyendo en esta cuenta su facturación por publicidad).

Los palcos, siempre llenos. Foto:lainformacion.com/Getty Images

Con estos ingresos, generados en gran parte por la expectación que levanta su figura, pero sobre todo por los productos que se vende, tanto entradas como derechos de televisión y por supuesto, ventas de productos que lleva o promociona, relojes, coches, ropa… Claro que Nadal debería entender que su facturación, en gran medida viene a través de la gente que compra lo que él “vende”. De tal manera que, para ganar este dinero, evidentemente, hay que generarlo.

Nadal se queja amargamente de los gravámenes fiscales de Londres, pero no valora en la justa medida lo que el público londinense en concreto o el británico en general le dan a él. Echando un vistazo por encima a sus patrocinadores y sus fuentes de ingresos, se puede ver claramente que Nadal es un icono para marcas anglosajonas y para la cultura británica. Londres, una de las capitales financieras del mundo, mueve muchísimo interés. Si el Barclays ATP World Tour Finals se disputa en Londres no es por ningún arbitrario o caprichoso designio de la ATP.

Sus problemas con los patrocinadores, clave. Foto:lainformacion.com/

Evidentemente Londres es una de las capitales mundiales del Tenis. Es posible que Nadal prefiera jugar en Doha, pero evidentemente, el tenis, como deporte global, se “vende” mucho mejor en Londres donde todos los partidos son seguidos por millones de aficionados y donde se llenan estadios como el O2 Arena, (en el recinto Millennium Dome), con capacidad para 20.000 espectadores. Este tipo de cosas son las que permiten financiar los premios de Nadal.

Sus quejas

Nadal lleva un año donde sus quejas son notables. Cada mes, máximo cada trimestre, Nadal es protagonista por sus innumerables peticiones y protestas. Parece que todo va mal en el mundo del tenis, sobre todo cuando Nadal pierde, como fue el caso, contra Florian Mayer. El balear se ha quejado del peso de las pelotas en Shanghai, del calendario, (como destacamos en nuestro artículo “huelga sí, huelga no”), de la organización del US Open, a quién criticó porque, textualmente dijo: “sólo pensáis en el dinero”, en referencia a la situación en la que se jugó su partido contra Gilles Müller en Nueva York, con la pista resbaladiza con el goteo que iba cayendo. Todos los argumentos que esgrime Nadal tienen dos motivaciones, la sobrecarga de su calendario, el dinero que cobra o deja de cobrar y los problemas que le llevan a no ganar partidos, las pistas, los árbitros, la aplicación del “Ojo de Halcón” o el peso de las bolas.

ATP Barclays World Tour Finals

La situación, nuevamente queda claramente comprometida gracias a las declaraciones de Rafael Nadal. La antigua Copa de Maestros, ahora denominada ATP Barclays World Tour Finals, evidentemente reparte más beneficios que en años anteriores. Esto se debe, a que tiene un patrocinador, un banco británico, para ser más concretos que financia el evento.

Nadal jugando en Londres. Foto:lainformacion.com/Getty Images/Matthew Lewis

Evidentemente, las amenazas de Nadal de que si esto no se arregla a nivel fiscal el evento podría cambiar de emplazamiento, deberán ser purgadas con su penitencia, dado que si es así, si se busca un nuevo lugar donde jugar, tendrá que ser después de encontrar otro patrocinador que esté dispuesto a poner el mismo dinero encima de la mesa. Esto, sin menoscabo de saber el nivel organizativo que se pueda tener en otro lugar, probablemente muy inferior al que pueda haber en Londres, una de las cunas del tenis mundial.

Nadal podría tener una reunión con el Ministro Británico de Economía, George Osborne y plantearle sus nuevas ideas sobre la política fiscal que debe seguirse en Londres y en el Reino Unido, pero parece que el tenista debería centrarse más en ganar partidos importantes y buscar problemas a su alrededor.

Ian Ritchie le sigue el juego

Claro que sólo hace falta que Nadal hable para que suba el pan. Ian Ritchie, Presidente del Abierto Británico de Wimbledon le ha dado la razón y ya ha comunicado que se ha puesto en contacto con las altas instancias británicas para pedir una modificación de los impuestos que gravan a los deportistas que compiten en Londres.

Otros precedentes

Bolt tampoco quiere trabajar en Londres. Foto:lainformacion.com/EFE

El tema de los impuestos no es nuevo. Usain Bolt ya se negó a correr la London Diamond League, por el mismo motivo. Una de las mayores estrellas del panorama deportivo mundial no quiso correr en Londres porque su participación en esta carrera, literalmente, le iba a costar dinero de su bolsillo. Bolt, como muchos otros deportistas, algunos tenistas en concreto, ganan mucho más dinero de sus patrocinadores que lo que el propio deporte le puede generar. Su ausencia en Londres, fue por la regla que les obliga a los deportistas profesionales a abonar ciertas cantidades, que responden a un porcentaje de sus ingresos anuales totales con respecto a los eventos que se disputan en la capital inglesa.

Otro de los casos más conocidos fue cuando la UEFA reconoció que la final de 2008 de la Champions League no se había disputado en Wembley precisamente por esta ley. No obstante, la temporada pasada Manchester y FC Barcelona jugaron la final. Nadie se quejó.

Wembley acoge finales, a pesar de la misma ley. Foto:lainformacion.com/Getty Images/J. Finney

Excepciones. Los Juegos Olímpicos.

No obstante, el Gobierno Británico ha reaccionado. Los Juegos Olímpicos están exentos de esta situación fiscal excepcionalmente. Londres no cobrará a los deportistas que compitan en cualquier disciplina.

Por otra parte, la Ley Fiscal en Londres es muy flexible para sus “no domiciliados”. Gracias a una Ley de hace más de 200 años, la capital inglesa declaró más de 112.000 personas afincadas en Londres cuyos trabajos facturan principalmente fuera del Reino Unido. Las personas, (sea cual sea su profesión), que facturan lejos de Gran Bretaña, pero están afincadas en Londres no pagan impuestos de sus actividades fuera de las islas. Por este motivo grandes deportistas, multimillonarios, viven o están afincados en Londres. Entre ellos, Daniel Pedrosa o Fernando Alonso. Para quien sabe manejarse bien en temas fiscales o está bien asesorado, Londres también puede ser un paraíso fiscal.

Comentarios recientes