Kimiko Date y Kimiko Date Krumm

La singular historia de la jugadora japonesa en el circuito WTA está llegando a su fin

El pasado 28 de septiembre Kimiko Date Krumm cumplía 41 años; un día antes, la japonesa, nº 81 del mundo, perdía ante Mandy Minella en la primera ronda del Toray Pan Pacific Open de Tokio, aunque Japón siempre se le ha dado bien a su hija predilecta. La primera vez que ganó el Abierto de Japón, un torneo que ganó en cuatro ocasiones, fue en 1992 hace nada menos que 19 años.

Los resultados en Tokio y una semana después en China, donde perdió contra Ana Ivanovic, hacen prever que este final de 2011 puede ser también el final de la carrera de Kimiko Date Krumm. Una tenista que hizo historia en sus inicios en el circuito WTA como Kimiko Date y volvió, 12 años después, como Kimiko Date Krumm para hacer historia de nuevo.

Kimiko debuta este lunes en otro de sus torneos fetiche, el HP Open de Osaka. Juega en casa y arranca contra Petra Cetkovska, nº32 del mundo; empieza con una rival difícil que puede privar de nuevo al público japonés de una de sus ídolos. El mayor problema: es muy posible que el año que viene Kimiko ya no participe en Osaka. Por eso, repasamos la trayectoria de esta gran tenista y, de paso, el cambio en la moda del equipamiento deportivo de las tenistas en las últimas dos décadas...

KIMIKO DATE

Kimiko Date Kimiko Date antes de casarse con Michael Krumm Kimiko Date no ha cambiado su estilo de juego

Kimiko Date nació un 28 de septiembre en 1970 en Kyoto; hija de unos padres, Juichi y Masako, que jugaban al tenis, empezó a jugar a los seis años y con catorce ya destacaba en los torneos júnior de su país. Siempre hay que citar la curiosidad de que, al contrario que Rafa Nadal, Kimiko es zurda pero tal y como sucedía en muchos otros sitios, la tradición japonesa le obligó a utilizar su brazo derecho para jugar.

En 1989 debuta en un Grand Slam, el de Roland Garros, y aunque pierde en segunda ronda, al año siguiente llega a octavos de final en el Open de Australia. Durante estos años, Kimiko se enfrentará a jugadoras que han escrito la historia del tenis como Arantxa Sánchez Vicario, Conchita Martínez, a quien ganó en Australia en 1994 para alcanzar las semifinales, Mary Joe Fernández, Gabriela Sabatini o Steffi Graf. Una generación con la que Kimiko, todavía hoy en día, se siente identificada; este año, tras enfrentarse en Wimbledon a los "cañonazos" de Venus Williams, la japonesa declaraba: "Me gusta el estilo de Martina Navratilova. Es mi generación. Siempre me ha gustado ver jugar a Martina y a Steffi, las más diferentes. Sabatini también era distinta. Ahora hay más jugadoras potentes, jugadoras rápidas. Todo el mundo juega así. Pero yo continuaré con mi estilo, especialmente sobre hierba donde puedo disfrutar del juego en la red".

Kimiko Date, una gran personalidad que nunca pierde la sonrisa

Esta jugadora de 1'63 mts. de estatura es una auténtica todo terreno y sus semifinales en el Abierto de Australia (1994), el de Francia (1995) y Wimbledon (1996), Kimiko Date, se convierte en la primera jugadora japonesa de la historia en codearse con la élite. En 1995 llegó a alcanzar el nº4 del mundo; hasta este año 2011, cuando Na Li iguala esta marca, Kimiko ha sido la jugadora asiática de mayor ránking de la historia.

Esta presión de representar los logros no de un individual ni de un país sino un continente, crearon malestar en Kimiko Date. En 1996, pese a haber alcanzado semifinales en Wimbledon, la japonesa decide retirarse del circuito profesional con tan sólo 26 años. Hoy en día recuerda que era difícil para ella mentalmente porque "no había tantas jugadoras asiáticas. Yo... sentía mucha presión del exterior. No podía disfrutar del circuito".

KIMIKO DATE KRUMM

Michael Krumm y Kimiko Date el día de su boda

Kimiko Date se convierte en Kimiko Date Krumm el 1 de diciembre de 2001, cuando se casa con el piloto de carreras alemán Michael Krumm. La tenista había dejado de serlo para dedicarse a correr maratones, nadar, ser comentarista, ayudar a construir una escuela en Laos e intentar, sin éxito, tener niños. Sus fans le dedicaron páginas de "homenaje" como esta: www.finland.co.jp e incluso llegó a jugar torneos de exhibición con otras leyendas como Steffi Graf y Martina Navratilova.Kimiko Date Krumm y Steffi Graf en el Dream Match 2008 en Tokio

Esta foto es del 15 de marzo de 2008, del "Dream Match" que se celebró en Tokio y en el que también participó Navratilova. La victoria de Kimiko sobre Graf debió remover en la ex-jugadora para que menos de un mes más tarde, 12 años después de retirarse, anunciase su regreso al circuito profesional.

Siempre apoyada por su marido, Kimiko Date Krumm volvió en abril a competir. Empezó por torneos ITF pero a final de año ya estaba compitiendo en eventos WTA y en noviembre ganó el Campeonato de tenis All-Japan, donde había aparecido por última vez 16 años antes, y ganó no sólo en individuales sino también en dobles.

En 2009, Kimiko volvió a hacer historia al convertirse, un día antes de cumplir los 39 años, en la segunda jugadora más mayor de la historia en ganar un título WTA, después de Billie Jean King que lo ganó con 39 años y 7 meses. Kimiko Date Krumm ganaba el Hansol Korea Open de Seúl al imponerse a Anabel Medina Garrigues en la final por 6-3, 6-3.

Kimiko Date Krumm con el trofeo del Hansol Korea Open de 2009

En Roland Garros del año siguiente, Kimiko Date Krumm protagonizó de nuevo titulares al ganar en primera ronda a Dinara Safina, que había sido finalista del torneo en dos ocasiones, y se convierte en la jugadora más mayor en ganar a una Top 10.

Kimiko Date Krumm sigue trabajando y sumando puntos hasta volver al Top 100. En Wimbledon de 2011, la japonesa nos deja otro momento para el recuerdo, aunque en esta ocasión acabase en derrota. Quince años después de sus semifinales contra Steffi Graf, Kimiko Date Krumm regalaba al público del All England Club un partidazo contra Venus Williams, campeona en Wimbledon en cinco ocasiones, que acabó con un resultado de 7-6, 3-6, 6-8 en casi tres horas de partido.

La japonesa dio una auténtica lección de actitud, superación y saber estar a sus 40 años, además de defender un estilo de tenis casi en peligro de extinción. Poco después, después de clasificarse desde la fase previa en Cincinnati, tuvo que retirarse del Western & Southern Open porque se cayó en la bañera y se hizo daño en la mano izquierda. La hemos vuelto a ver en Asia, en su hogar, sin la presión que tenía Kimiko Date y, aunque parece difícil, nos gustaría seguir viendo mucho más de Kimiko Date Krumm.

Comentarios recientes