Andy Roddick, el antihéroe

La "rabieta" del tenista en Beijing evidencia de nuevo la crisis del tenis americano

11.519 kilómetros y unas 15 horas de vuelo para perder en primera ronda. Eso es lo que le tocó hacer a Andy Roddick, ex-número uno del mundo, desde su casa de Austin (Texas, EE.UU.) hasta Beijing (China) para encontrarse en el Abierto de China con el jugador nº32 del mundo, Kevin Anderson, que le apeó del ATP 500 en dos sets: 6-4, 7-5. Contento y feliz que debía estar A-Rod -nótese la ironía-, el jugador se dirigió a la rueda de prensa a enfrentarse a preguntas como esta:

"Andy, recuerdo que dijiste que si tu ránking bajaba de un puesto determinado, te retirarías. ¿Cómo de lejos crees que está tu posición actual de ese puesto? Y en cuanto a retirarse, ¿quién crees que se retirará antes, [Roger] Federer o tú?". Respuesta: "Creo que tú deberías retirarte".

La cara del jugador de Nebrasaka no tiene desperdicio. Ya en el partido había roto la raqueta y se había mostrado, una vez más, frustrado e incapaz de dominar con su servicio. Algo que el propio tenista calificó como de "inaceptable".

Andy Roddick está viviendo un año duro. El americano salió del nº20 de la clasificación ATP por primera vez en diez años, ha perdido el nº1 de EE.UU. (ahora es Mardy Fish) y encabeza la lista de jugadores de su país que no llegan a ser ni una sombra de las viejas glorias americanas, desde Arthur Ashe a Pete Sampras pasando por Jimmy Connors, John McEnroe, Andre Agassi, Michael Chang o Jim Courier. La crisis del tenis americano es un tema que cada vez está en boca de más aficionados.

Incluso esas "viejas glorias" se han pronunciado respecto a la falta de grandes figuras en el tenis de EE.UU. Para Jimmy Connors el problema está en la pérdida de popularidad que el deporte a sufrido no a nivel de televisión o de patrocinios sino en la calle: "Voy a las pistas de tenis públicas de donde vivo en Santa Bárbara, y a veces no hay nadie más allí. No veo que se reserven esas pistas, no veo a niños allí. Que vuelvan a jugar, ese debería ser nuestro objetivo". Jim Courier ni siquiera cree que el tenis americano esté pasando por un mal momento sino que estaba mal acostumbrado por un pasado brillante; el actual capitán de Copa Davis del equipo estadounidense cree que el actual momento del tenis mundial es el mejor de la historia, que otros países han aprendido a formar a sus propios campeones y que el nivel es altísimo. Courier dijo en un acto de antiguos campeones celebrado en EE.UU. la semana pasada:

"Sé que nuestro público americano ha sido mimado con gente como Stan Smith y Arthur Ashe, y Connors y McEnroe y mi generación de jugadores con un montón de 'grandes', y que hace un tiempo que no vemos ninguno [desde que Andy Roddick ganase el Abierto de EE.UU. en 2003]. Pero creo que tenemos que admitir que es una carrera de fondo y que ahora vamos cuesta arriba. Creo que estamos en un auténtica era dorada y que es duro para los que vivimos en este país [EE.UU.] admitir esto porque los jugadores dominantes no son americanos. Pero es una época incríble para el tenis masculio ahora mismo. Estos chicos son jugadores de calidad y gente de calidad, y estoy muy orgulloso de ellos ¡Hacen un trabajo extraordinario!".

Andy Roddick eliminado en primera ronda del Abierto de China

Pese al capote que Courier echa a "sus chicos", lo cierto es que los dos mejores jugadores del tenis americano, Roddick y Fish, tienen 29 y 30 años respectivamente y no parecen tener muchas alternativas.

A Donald Young, la mayor esperanza americana, el nº1 júnior más joven de la historia y uno de los más jovenes también en ganar un Grand Slam (Australia Júnior con 15 años), esa presión de tener a todo un país como EE.UU. pendiente de él, le ha podido durante muchos años. Sólo últimamente, desde el US Open y a los 22 años, parece que está empezando a medirse de tú a tú a los profesionales de la ATP.

John Isner pasó demasiado tiempo siendo un tenista de "college" (universidad) y a los 26 años todavía está lejos del Top 10; Sam Querrey, que hoy cumple 24 años, empezó el año en el Top 20 pero ya está fuera del Top 100 por culpa de una lesión en el codo; Ryan Sweeting, de 24 años, va por el mismo camino que Isner; y Jack Sock y especialmente Ryan Harrison, de 19 años, lo intentan pero no parece que sean los futuros ganadores de múltiples Grand Slams.

La prisa que el público y los medios americanos tienen por encontrar un nuevo McEnroe o Sampras está resultando contraproducente y evidentemente molesta para jugadores como Roddick. Andy ya parece que se esté cansando del circo del tenis en general: protesta alto y claro cuando algo no le parece bien y es uno de los propulsores de la asociación de jugadores para discutir sus peticiones e ir a la huelga si es preciso; no piensa en retirarse digan lo que le digan y haya dicho él lo que haya dicho y, como buen maestro del Twitter que es, utiliza todas sus armas para contraatacar.

Tras la rueda de prensa que Roddick abandonó en Beijing con desaire, el tenista emprendió una nueva cruzada, esta vez no contra los periodistas chinos sino contra sus compatriotas. La página de CNN y Sports Illustrated había titulado la noticia con algo parecido a "Roddick se marcha en mitad de la entrevista" pero Andy, ante el revuelo que se estaba montando, lanzó un tweet diciendo que él no se había ido en mitad de la rueda de prensa sino que el moderador, antes de la pregunta sobre la retirada, había dicho que era la última pregunta, así que la respondió, se levantó y se fue. Al final, Roddick anuncia victorioso que cnnsi.com ha cambiado el titular.

Andy Roddick está en guerra con todo el mundo, incluido él mismo. Es posible que el periodista chino no hiciera la pregunta más apropiada pero no iba del todo desencaminado; en 2009, el representante y comentarista Donald Dell explicaba en su libro Never Make the First Offer que la marca de ropa Lacoste había ofrecido un contrato muy suculento a Andy Roddick en el que la cantidad que le daban por llevar sus prendas disminuiría en un 75% si el tenista salía del Top 15; según Dell, Roddick contestó: "De todos modos, si alguna vez salgo del nº15 me voy a retirar del tenis, así que Lacoste puede hacer lo que quiera". Donde dije digo, digo Diego.

Esperemos que Roddick no se retire, tampoco que caiga mucho más en el ránking pero que siga enfadándose como lo hace porque nos encanta su faceta de antihéroe americano.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes