Renée

El documental de la ESPN revive la historia de la tenista que jugó como hombre y como mujer 

En abril de este año se presentó en el Festival de Cine de Deportes de Tribeca/ESPN el documental dirigido por Eric Drath llamado "Renée" pero su estremo definitivo se espera para 2012. Esta película producida por la cadena deportiva de EE.UU. ESPN, trata sobre la vida de Renée Richards, una jugadora de tenis que nació, creció y se casó bajo el nombre de Richard Raskind.

Renée Richards en la presentación del documental Renée

Esta nueva incursión del tenis en el cine trata la vida de la jugadora de tenis Renée Richards que llegó a ser nº20 del mundo y a jugar la final de dobles del Abierto de EE.UU.; un torneo en el que tuvo que luchar mucho para poder participar, ya que en 1976, tras su cambio de sexo, se le prohibió la participación. Finalmente, en 1977, una sentencia del tribunal de Nueva York le permitió jugar en el Grand Slam y alcanzar la final junto a Betty Ann Stuart.

Una historia que daría para hacer una adaptación cinematográfica capaz de convertirse en todo un "taquillazo". Sin embargo, Eric Drath, antiguo periodista reciclado en agente de deportistas, dirige este documental con un acertado enfoque que se centra más en aquellos que vivieron -y en parte "sufrieron"- la transformación de Richards.

Aparecen miembros de la familia de la ex-jugadora, entre ellos el hijo que tuvo con su esposa cuando todavía era Richard Raskind. También una hermana que todavía cree que la operación fue un error o amigos de la universidad (Richards es doctora en oftalmología) que le decían que no volviese a jugar tras la operación porque su saque era demasiado distintivo y los aficianos descubrirían que Richards era Raskind.

Renée Richards con Martina Navratilova

Para los aficionados al tenis, son muy interesantes las intervenciones no sólo de jugadoras que se enfrentaron a ella y que también tuvieron problemas por su identidad sexual, como Billie Jean King y Martina Navratilova, sino otras leyendas como John McEnroe o la comentarista Mary Carillo.

La protagonista de esta historia también aparece pero se trata, como decimos, de una película coral. Richards ya dio su versión en una biografía publicada en dos partes que escribió junto al autor John Ames: Second Serve (1986) y No way Renee: The Second Half of My Notorious Life (2007).

Segundo libro de la biografía de Renée Richards

Richards, tras su breve carrera en el tenis profesional (1977-1981), fue entrenadora -ayudó a Navratilova a ganar dos torneos de Wimbledon- y acabó dedicándose a la medicina, profesión que ejerce aún a día de hoy a sus 76 años. Hoy en día reconoce que su intención al querer jugar el Abierto de EE.UU. tras su operación de cambio de sexo, no fue tanto por reivindicar los derechos de los transexuales sino más bien por egoismo. La doctora, que se confiesa muy reservada y poco dispuesta a ser el centro de atención, declaraba: "La idea no era tanto querer ser la pionera y portar un estandarte. Era más bien una razón egoísta. Había pasado por un momento muy traumático de mi vida y esos señores ¿me dicen que no puedo jugar a tenis? De pronto me dije, 'Puedo hacer lo mismo que puede hacer cualquier otra mujer. ¿Cómo se atreven?'".

Independientemente de sus motivos, su historia es todo un ejemplo para muchos otros que siempre viene bien recordar, y más aún si se nos muestra en toda su dimensión, con todas sus consecuencias, tal y como se hace en "Renée".

Comentarios recientes