Los Nadal

La autobiografía de Rafa Nadal cuenta más de lo que quiere contar

"Rafa. Mi historia", ese es el título de la autobiografía que Rafa Nadal ha escrito junto al autor John Carlin o, más bien, que Carlin ha escrito junto a Nadal. El libro en inglés salió en agosto pero la versión en castellano se publicará en España la tercera semana de octubre; momento casi más interesante por ver la reacción del principal interesado que por la publicación en sí.

Rafa Nadal habla en primera persona en un libro que, tal y como confesó durante la disputa del Abierto de EE.UU., ni siquiera ha leído. Está esperando a que salga la traducción al español de un relato que, aunque originalmente se publicó en inglés, suponemos que fue redactado a partir de la historia que Nadal contó en español. En definitiva, podemos estar ante un auténtico caso de "Lost in translation" que, por el momento, en inglés, ya nos ha dejado una interesante pieza de narrativa moderna protagonizada por personajes que parecen sacados de los más complejos seriales de televisión.

Rafa Nadal al detalle/Getty Images/lainformacion.com

EL HOMBRE: Rafa Nadal se muestra en esta biografía como una persona brutalmente honesta. Tímido confeso pero con una sinceridad que llega a asustar y una capacidad de autoanálisis sorprendente.

Esa imagen de un Nadal "nacido para jugar" se confirma cuando el tenista admite cosas como que incluso su madre le decía que era demasiado influenciable y al mismo tiempo afirma que, cuando juega a algo, sea lo que sea, se convierte en un auténtico monstruo porque odia perder. De hecho, pone como ejemplo su pasión por el golf; una disciplina en la que puede aplicar lo que mejor se le da: saber reponerse a una mala bola. "Tengo una capacidad para aceptar dificultades y superarlas que es superior a la de muchos de mis rivales", Rafa Nadal, según Carlin, dixit.

En cuanto a su carrera deportiva, Nadal destaca dos momentos fundamentales: la subida y la caida. El momento álgido, no nos soprende: Wimbledon 2008, una final que Nadal analiza con emoción set a set, casi como si fuera la voz en off de unos dibujos manga.

La bajada vino inmediatamente después a la subida. El divorcio de sus padres en 2009 y la imposibilidad de jugar siempre al 100% -la única manera en que Nadal sabe hacerlo- acabó reflejándose en sus rodillas, en su primera derrota en Roland Garros y la renuncia a defender título en Wimbledon. "Mi actitud era mala. Estaba deprimido, me faltaba el entusiasmo. Por fuera, seguía siendo un autómata jugando a tenis pero el hombre que había dentro había perdido todo el amor por la vida".

Francisca Perelló, novia, Maribel Nadal, hermana, y Ana María Parera, madre de Nadal

LA FAMILIA: Los recuerdos de la infancia de Nadal dibujan una familia de color de rosa. El tenista explica como el divorcio de sus padres le pilló totalmente por sorpresa, de cómo su urbanización de Manacor suponía una especie de burbúja en la que nada le podía afectar y de lo importante que esta estabilidad ha sido para su juego -igual que sus múltiples manías.

Su novia se presenta como una chica normal que añade su grano de arena a esa estabilidad que se amenazada en 2009 tras la ruptura del matrimonio Nadal; su hermana habla de un "vínculo especial" con su hermano mayor; y su madre ejerce de madre como nadie. Ana María Parera resulta hasta entrañable cuando hace la descripción de un hijo híper-sensible, híper-maniático e híper-responsable; cuenta anécdotas de esas que nunca nos apetece escuchar por parte de las madres, con ese tono de "ay mi chiquillo como es...".

Rafa y Toni Nadal/EFE/lainformacion.com

EL TÍO: Las referencias a Toni Nadal son, sin duda, lo más jugoso de esta biografía. No sabemos si el "tío Toni" las ha leído o si ya está tan acostumbrado a su papel de "tío Toni" que ya le da igual. Quienes se sorprendieron con las declaraciones que Nadal hizo este verano al Wall Street Journal y que recogía el diario El País ["Antes, cuando mi tio Toni Nadal decía algo, lo hacía seguro. Ahora puedo responderle. A veces le molesta, pero así son las cosas. Al mismo tiempo, él tiene que aceptar que tengo 25 años, tengo más opiniones que antes. Ya no soy un niño"], con lo que cuenta en el libro se van a quedar con la boca abierta.

El "método Nadal" en el que tío y sobrino ya dieron cuenta en un DVD y que el propio Toni explicó en un libro que unía la filosofía con su forma de entrenar. Habrá que leerse ese libro de 2009 de Toni Nadal y el filósofo Pere Mas titulado "Nadal sirve, responde Sócrates" (Editorial DeBolsillo), porque por la parte que le toca a Toni en "Rafa. Mi historia", pocos querrían ser entrenados por él y menos aún si eres su sobrino. Según Rafa, según Carlin, el pequeño Nadal estaba aterrorizado pero al mismo tiempo embelesado por la figura de un entrenador que era su tío y del que creía incluso que tenía superpoderes.

A Toni Nadal, sin perderle nunca el respeto, se convierte en muchos momentos en el villano de la historia. Menos mal que el técnico, a quien la ITF premió hace un par de fines de semana con un galardón por su aportación al tenis, también tiene sus fans.

Quedamos a la espera de que se publique la historia de Rafa en español y de que el tenista se decida a comentarla. No parece que haya nada que le vaya a tener mucho de lo que quejarse porque, al menos a los que somos público, no nos parece que haya nada sorprendente, lo único que nos sorprende es que se explique con tanta claridad una historia de éxito con un palpable sabor amargo.

John Carlin tenía una tarea muy difícil después del "bombazo" que supuso la biografía de Andre Agassi y seguramente, entre tópicos y trapos sucios, haya pecado de habernos contado la vida de Rafa -por muy en primera persona que esté, el escritor es él- tal y como esperábamos que nos la contase.

Comentarios recientes