Pekín y Shanghai se quedan sin Maestros

Gran parte de uno de los Top 10 más flojos de la última década renuncia a China

La supremacía de Novak Djokovic en este año 2011 ha acabado por destrozar no sólo al actual número uno del mundo sino también a la gran mayoría de sus compañeros de Top 10. El nivel de los jugadores que ocupan este selecto grupo ha bajado tanto que cada semana nos encontramos con nuevas renuncias; poco importa que se trate de un ATP 500 como el Abierto de China o incluso de Masters 1000 como el de Shanghai, la élite del tenis mundial está demasiado cansada como para hacer las maletas y viajar al continente asiático. Se trata de un Top 10 flojo en el sentido más amplio de la palabra: por falta de nivel, por falta de fuerza y por, como se dice popularmente, "tener mucha flojera".

Los jugadores le echan la culpa a un calendario que sobrecarga de eventos a los componentes de la parte alta de la tabla quienes, además de tener que defender sus intereses personales, también tienen que defender a sus respectivos países. Los tenistas hablan de huelga y hacen reivindicaciones en las que no vamos a entrar porque, sea por una cosa o por otra, lo cierto es que es un poco triste que lo más atractivo de lo que queda de la campaña asiática sea el duelo del ATP Champions entre Pete Sampras y Marat Safin.

Djokovic (nº1) declaraba esta semana durante la visita a un asilo de Serbia (un acto ligado a su papel como embajador de UNICEF en este país) que aunque se sentía mejor, iba a esperar hasta el viernes para confimar si jugaba en Beijing y Shanghai o no.

Roger Federer (nº4), que el año pasado nos regalaba cosas como la que se puede ver en este vídeo, anunció este fin de semana que renunciaba a jugar en Shanghai.

El suizo comunicaba a través de su página web que tiene algunas molestias -sin especificar cuales- que lleva tiempo arrastrando y que ha decidido tomarse un descanso después de un verano largo para poder acabar con esos problemas.

Robin Söderling (nº6) lleva sin jugar desde Bastad (Suecia) en el mes de julio. Viajó a Nueva York para disputar el US Open pero al final se retiró; iba a jugar el Abierto de Malasia en Kuala Lumpur pero tampoco acudió a esta cita, y finalmente ha anunciado, también a través de su web, que necesitaba un mes más para recuperarse de su muñeca y que espera estar listo para el Abierto de Estocolmo que se celebra en octubre. El jugador sueco, que ha estado en las ATP World Tour Finals en sus dos últimas ediciones, queda prácticamente descartado para repetir este año.

Otro aspirante a ocupar una de las cuatro plazas de la antigua Copa de Maestros que todavía están abiertas es Tomas Berdych (nº9). El checo, que debutó en esta competición el año pasado, se sitúa en el puesto 8 de la "Carrera a Londres". Berdych necesita puntos para afianzar esta posición, ya que hasta Alexandr Dolgopolov, que está en el puesto 16 de la carrera, podría ocupar su sitio (está a 695 puntos, con ganar uno de los ATP 500 que quedan y conseguir una buena posición en los Masters 1000, podría ser suficiente). Sin embargo, un hombro que ya le obligó a retirarse ante Janko Tipsarevic en el US Open y que le ha impedido jugar en Malasia esta semana, le podría apear definitivamente de la Copa de Maestros.

Londres se enfrenta este año a un panorama bastante desolador, con ocho de jugadores mermados entre los que sólo habría -si tomamos como referencia la clasificación tal y como está- un debutante: Mardy Fish de 30 años de edad.

A 53 días para que empiece el espectáculo en el O2 Arena de la capital inglesa se ve muy poca maestría. La gran Copa de Maestros va camino de parecerse más a un ambulatorio que a la mejor competición del año.

Comentarios recientes