Ciudad de la luz, el color y el tenis

Valencia es la más firme candidata a acoger la final de Copa Davis

España se ha clasificado para la final de la Copa Davis que se disputará entre el 2 y e 4 de diciembre, Argentina también, y por lo tanto, se jugará en el país europeo. Y una vez más: vuelve el debate sobre la sede, porque parece que lo de elegir una ciudad para celebrar la Davis, nunca es algo sencillo.

Ya nos pillamos los dedos cuando afirmamos que Santiago de Compostela iba a acoger la semifinal de Copa Davis entre España y Francia, aunque incluso lo anunciaron en el Telediario, y al final tuvimos que retractarnos y corregir cuando se anunció que la sede era Córdoba.

Madrid, Sevilla y Valencia han expresado su deseo de organizar esta final, aunque todavía no se conoce el canon que se exigirá para poder acoger este evento; una cantidad económica que podría echar para atrás a más de uno. En cualquier caso, la intención es lo que cuenta y con la declaración de intenciones de estas ciudades, se vuelve a declarar la guerra.

Tras las polémicas que vienen siendo habituales en la elección de las sedes -que si algunos jugadores tienen preferencias por algunas ciudades, que si hay "politiqueo", que si hay favoritismo-, la Real Federación de Tenis Española esta vez parece que va a dejar la decisión a los jugadores.

Sea quien sea quien decida, volvemos a ceder nuestros dedos para que nos los pillen y declaramos que Valencia será la sede de la Copa Davis. Los motivos no obecen sólo al instinto (y a que, desde que España clasificó para la semifinal, ya se hablaba de Valencia) sino a que hemos hecho los deberes: una lista de pros y contras en la que, tras contar las cruces en uno y otro lado, gana la capital del Turia.

Sevilla ya acogió la final de España contra EE.UU. en 2004 y dio suerte al equipo español. Esa es su mayor baza porque a efectos prácticos, lo tiene peor que las otras dos candidatas.

La Maestranza necesitaría una cubierta para poder acoger la Copa Davis

La ITF (Federación Internacional de Tenis) exige que la final se juegue en pista cubierta, ya que en Diciembre hace frío y puede llover en cualquier parte de España. Sevilla cuenta con la impresionante Plaza de Toros de la Maestranza pero tendría que cubrirla para poder acoger la final, lo que supone un desembolso económico extra y más tiempo para preparar la cita. Además, lo quiera la RFET o no, la política tiene un peso muy significativo a la hora de defender la candidatura y, cuando se eligió a Córdoba, ya hubo mucha polémica porque la Junta de Andalucía no estaba dispuesta a financiar el canon que se le exigía a la ciudad andaluza y se creó un duro conflicto de intereses entre el ayuntamiento y la Junta.

Si nos tenemos que "pillar los dedos" va a ser con Madrid, precisamente porque las debilidades de Sevilla son los fuertes de la capital española. Su candidatura a los Juegos Olímpicos de 2020 dotan a esta ciudad de las mejores infraestructuras y además poseen edificios de sobra donde acoger esta final: el Palacio de Vistalegre, el Palacio de los Deportes o la Caja Mágica, sede del Masters 1000 de Madrid.

La capital necesita promocionarse y demostrar que puede acoger la organización de un evento internacional de estas características, y seguro que contaría con el apoyo tanto del ayuntamiento como de la Comunidad de Madrid.

Una de las posibles sedes madrileñas: el Palacio de Vistalegre

Sin embargo, si se elige a Madrid como sede de la final, se pueden levantar muchas voces en contra. Ya en 2009, cuando se erigió como sede de la semifinal contra EE.UU., contó con la oposición del capitán del equipo de Copa Davis de entonces, Emilio Sánchez Vicario, y de Rafa Nadal, que se mostraron contrarios a la "campaña" de Feliciano López y Fernando Verdasco por Madrid y se aferraron a las cuestiones prácticas: Madrid está a más de 600 metros por encima del nivel del mar.

Albert Costa también ha declarado en varias ocasiones su preferencia por las ciudades costeras donde la humedad ralentice la bola, algo que beneficia el juego de los españoles. Así que si no se quiere repetir el descontento de hace dos años, se tendrá que elegir a Valencia.

En 2004, Madrid ya se presentó para demostrar sus credenciales en sus aspiraciones olímpicas (de cara a los Juegos del 2012) pero la eliminatoria acabó en Sevilla. Además, la simple candidatura de Madrid 2020 ha despertado recelos entre los ciudadanos madrileños, ya que su ayuntamiento es el más endeudado de España y, aunque se promete una candidatura con el 50% menos de gasto que la anterior, el coste de la organización de la Copa Davis puede no ser muy bienvenido por la ciudadanía.

Y por último, en el caso de que se elija a Madrid, se podría empezar a hablar de "Copa Davis bipolar". Con lo de moda que está en el fútbol hablar de dominio Madrid-Barcelona, si después de la final de 2009 en Barcelona, la de 2011 se va a Madrid, el resto de ciudades se sentirían muy poco representadas por la Copa Davis. [Nota: Esto es lo que se llama chantaje emocional].

En cuanto a Valencia, la capital levantina cuenta con la infraestructura (el velódromo Lluis Puig, el recinto de la Feria de Valencia o el Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias) y con el apoyo de las instituciones de gobierno regional, cuya estrategia de atracción de eventos internacionales -sean más o menos populares- es más que conocida.

Velódromo Lluis Puig

Como dirían en un conocido centro comercial: "Valencia es deporte". Este año, aunque pocos lo sepan, Valencia es la Capital Europea del Deporte 2011, un título que el año pasado sostuvo Dublín y el año que viene obtendrá Estambul.

Este honor sirve sobre todo para que la ciudad promocione el deporte y acoja una serie de eventos entre los que encajaría perfectamente la final de Copa Davis. Durante la celebración del Valencia Open 500, torneo ATP500 que se disputará del 29 de octubre al 6 de noviembre y en el que estarán Juan Martín Del Potro y David Nalbandian -qué casualidad-, se organizará también el I Foro Internacional del Deporte, donde se reunirán representantes del mundo empresarial, comunicación, medicina o marketing relacionados con ese sector.

No se podrá acusar a Valencia de no tener un manifiesto interés en el deporte y en especial en el tenis, ni de no tener edificios que se adapten a los requisitos de la ITF, ni de no contar con jugadores comprometidos con la Copa Davis como David Ferrer. Y en definitiva, de lo que nunca se le podrá acusar es de estar por encima del nivel del mar. Juego en blanco: la Davis se va a Valencia.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes