Las chicas avanzan a la segunda ronda

Gran jornada con Lisicki-Williams y las jóvenes promesas puestas a prueba

Sabine Lisicki
Sabine Lisicki

Nos hubiera gustado que el partido entre Venus Williams y Sabine Lisicki se hubiera producido hace un par de años, y no en la segunda ronda del Abierto de EE.UU. con una Williams que apenas ha jugado este año, que ni siquiera ha podido participar en Toronto y Cincinnati y que, seguramente, pasará sin pena ni gloria por un Grand Slam que ha ganado en dos ocasiones. Si pierde hoy, perdería los 900 puntos que defiende y saldría del Top 100 por primera vez desde que tenía 16 años.

El cruce de Venus con una jugadora que ha ganado 23 de sus últimos 27 encuentros, con un balance de victorias y derrotas este año de 44/17, le pone las cosas muy difíciles a la norteamericana. Venus dice estar muy contenta de haber vuelto a las pistas pero desde que se retirase tras el primer juego de su tercer partido del Abierto de Australia -la primera vez que lo hacía en 250 encuentros de Grand Slam- apenas ha jugado. Sufrió en Wimbledon mientras que su oponente de hoy alcanzó por primera vez unas semifinales de Grand Slam.

La alemana es diez años más joven que Williams y clara favorita a ganar hoy pero Venus, además de tener tenis, clase y unas piernas muy largas, posee siete títulos de Grand Slam, y por eso merece que se le siga teniendo en cuenta.

Laura Robson/Foto: Mehdi Taamallah/AP

Hoy en Flushing Meadows, vamos a ver unos cuantos partidos entre jugadoras con grandes diferencias de edad. No sólo está el de Venus (31 años) contra Lisicki (21) sino que el hecho de que varias jugadoras prácticamente adolescentes hayan pasado a la segunda ronda, hacen que no sepamos muy bien qué esperar de ellas.

Por descontado que ni a Madison Keys, ni a Christina McHale, ni a Laura Robson les falta calidad pero habrá que ver quién puede con la presión de estar jugando un Grand Slam ante jugadoras mucho más veteranas que ellas.

Christina McHale (19 años) no es ya tan joven como cuando debutó en el US Open en 2009 pero sigue siendo la jugadora de menor edad del Top 100 de la WTA. La norteamericana disputa el torneo gracias a una wild card pero su posición 55 del ranking también le hubiera valido para entrar en el cuadro principal. Su mayor éxito de este año ha sido eliminar a la número uno del mundo en primera ronda de Cincinnati porque, aunque Wozniacki se "vengase" la semana siguiente en New Haven, su nombre ya no es el de una desconocida. Su oponente, Marion Bartoli (26 años) seguro que saldrá respetando mucho a su rival; la francesa también fue una adolescente prodigio que ganó el US Open Júnior en 2001. No tuvo problemas en primera ronda pero desde que se hiciese daño en la mano en la final de Stanford ante Serena Williams, sus resultados no han sido tan buenos como deberían haber sido.

Lucie Safarova

Lucie Safarova, a sus 24 años, ya se puede tildar de veterana en comparación a su rival: Madison Keys. La estadounidense se ganó la entrada al US Open en un torneo especial cuyo premio es la última de las wild cards que da la organización. En primera ronda superó a una veterana mucho más veterana que Safarova, Jill Craybas (37 años) y se ha convertido en la nueva esperanza del tenis de EE.UU., cada vez más impaciente por encontrar un relevo a las Williams.

La jugadora checa, aunque últimamente está jugando bastante bien, no es todo lo sólida que debiera ser en su juego una número 27, así que esta noche es posible que veamos mucho tenis entre estas dos jugadoras.

La última adolescente de hoy repite en la segunda ronda de un Grand Slam después de que lo hiciera en Wimbledon. En el Grand Slam de Nueva York, Laura Robson se ha ganado su puesto desde la fase previa. En primera ronda ganó el primer set a Ayumi Morita que acabó retirándose, y hoy se enfrenta a Anabel Medina Garrigues (29 años), que sufrió más de la cuenta en su estreno en Flushing Meadows. Medina ha hecho una gran temporada sobre tierra este año pero en su última aparición en un torneo (New Haven) no llegó a jugar contra Francesca Schiavone en los cuartos de final, por lo que hay ciertas dudas sobre su estado físico.

Robson, todavía tiene que mejorar, pero no nos extrañaría que pasase de ronda. Ya en Wimbledon plantó cara a una Sharapova que tuvo que llegar al tie break en el primer set para ganar a la británica.

Maria Sharapova también juega hoy, contra Anastasiya Yakimova, en el último partido de la jornada. Interesantes también los encuentros entre Vera Dushevina y Maria Kirilenko, Shuai Peng y Tsvetana Pironkova, y el de la finalista del año pasado, Vera Zvonareva, contra una Kateryna Bondarenko que alcanzó los cuartos de final en 2009.

Comentarios recientes