Cómo hacer trampas en tenis

¿Parte del juego o falta de deportividad?En todos los deportes se hacen trampas y en todos se utiliza la picaresca para ganar puntos.

Daniel Koellerer, las trampas llevadas al extremo
Daniel Koellerer, las trampas llevadas al extremo

En todos los deportes se hacen trampas y en todos se utiliza la picaresca para ganar puntos. En un deporte donde la psicología es tan importante, cualquier incidente que rompa la concentración de nuestro rival podría acabar por garantizarnos el partido.

Hay trucos clásicos que forman parte del estilo de juego de un tenista pero también hay incidentes que pueden marcar la carrera de un deportista y darle fama de tramposo para siempre, o incluso casos extremos como el del austriaco Daniel Koellerer, vetado de por vida del tenis profesional.

Este es nuestro decálogo de las 10 trampas más comunes en el mundo del tenis. Recursos que no dejan de ser lícitos pero que desmienten la creencia equivocada de que el tenis es un juego de damas y caballeros de irreprochable reputación. El que esté libre de pecado...

1. GRITAR PARA INTIMIDAR AL CONTRARIO

Los gritos, especialmente de las jugadoras de tenis, ya forman parte del deporte en sí pero no hay que olvidar que a muchos tenistas les resultan inapropiados y muy molestos. De hecho los organizadores de Wimbledon hablaban este año de imponer un límite a los decibelios emitidos por los jugadores.

Monica Seles y Maria Sharapova perfeccionaron esta técnica con resultados que, a veces, incluso acorbadan directamente a sus oponentes; otras jugadoras, como las hermanas Williams, han sido acusadas en varias ocasiones de gritar sólo cuando están por debajo en el marcador. Como ejemplo os ofrecemos con un auténtico duelo de gemidos: Victoria Azarenka - Maria Sharapova.

2. PERDER TIEMPO DELIBERADAMENTE

Aunque todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario, el ejemplo más claro de este punto es Rafa Nadal y Novak Djokovic. El primero con la toalla arriba y abajo y sus múltiples manías; Djokovic con su interminable manera de botar la pelota. No os ponemos un ejemplo gráfico de esto porque es muy aburrido. En un encuentro Nadal-Djokovic, este truco no tiene ningún efecto porque ambos prueban de su propia medicina pero al gran rival de ambos, Roger Federer, es sabido que le molesta mucho.

Hay muchos jugadores que pierden tiempo a propósito, bien para calmarse a sí mismos, para recuperar fuerzas o para romper una buena racha del rival. Esto es sancionable y normalmente el juez de silla tiene que advertir al jugador de que se está "pasando". Con algunos, como Djokovic y Nadal, se da tan por sentado que lo van a hacer que, a veces, ni se les recrimina, y cuando se hace, el árbitro recibe miraditas como esta.

3. INTENTAR ENGAÑAR AL JUEZ DE SILLA AL SEÑALAR EL BOTE DE UNA BOLA QUE NO ES LA CORRECTA

Empezamos, con perdón, con las "guarradas". Si no se es consciente del error, es una cosa; pero indicar a sabiendas el bote de una bola que no es la que han cantado dentro/fuera, es un poco feo... Tenemos dos ejemplos: el primero es de Robin Söderling; el segundo, los fans de Roger Federer no lo deberían ver.

4. CANTAR UNA BOLA FUERA CUANDO SE SABE QUE ES BUENA

Es una variante del anterior. Queremos pensar que el jugador que pide una bola que a todo el mundo le parece buena y se canta como buena, lo hace porque cree que realmente tiene razón. Sin embargo, la experiencia dice que no; muchas veces este recurso se utiliza para parar el juego, liberar tensión, distraer al contrario o simplemente porque como se suele decir "si cuela, cuela". Un caso algo exagerado era Marat Safin quien, igual que Federer, no parece confiar mucho en el ojo de halcón. El vídeo es de mala calidad pero tampoco hace falta una lupa para ver donde cae la bola.

Un ejemplo que dio mucho que hablar y que no es tan divertido como el anterior es el que protagonizó Justine Henin contra Kim Clijsters en el Abierto de Australia 2004. Henin pidió como loca una bola que decía que era fuera, en un punto importante para que Clijsters le sacase ventaja. Años más tarde reconoció en una entrevista que había hecho trampa y sabía que la bola era buena. Estas son las imagenes; para ver buen tenis, podéis ver todo el vídeo, para ir al incidente, minuto 2:35 aproximadamente.

5. NO DAR LA CARA AÚN SABIENDO QUE NOS VAN A PILLAR

Seguimos con Justine Henin, en este caso con un infantil "yo no he sido". En situaciones como la que vamos a ver se plantea el siguiente dilema moral: el juez de silla se equivoca, lo sabemos pero su error nos beneficia, ¿decimos algo? En Roland Garros, ante Serena Williams, Henin decidió callar y poner cara de no haber roto un plato; la repetición de la televisión demostró que Serena tenía razón. Williams va a sacar y justo cuando lo está haciendo, Henin le pide que espere porque no está lista. El saque es malo pero, como el juez no ha visto a Henin, no quiere repetir el punto. Lo mejor es cuando el árbitro mira a Justine para corroborar la versión de Serena, sólo le falta ponerse a silbar...

6. DECIRLE AL QUE SACA QUE NO ESTAMOS LISTOS, JUSTO CUANDO YA ESTÁ SACANDO

El truco de Henin es conocido, especialmente para Serena Williams, a quien también se lo intentó aplicar, con menos éxito que Henin, Jelena Jankovic. Williams se la devuelve y, para que acabe de escarmentar, también lo hace Mª José Martínez.

7. DEVOLVER LA BOLA CON LA MANO

Mª José Martínez lo de la "picaresca española" lo aprendió bien en el colegio. Las imagenes del incidente no están ya en la red; sólo están las no muy amables palabras que le dedica Serena Williams, así que mejor no las ponemos. Sin embargo, el caso es conocido: en Roland Garros, en un intercambio, la pelota rebota en el brazo de Mª José Martínez pero lo hace con tal arte que la bola entra en el campo contrario y el punto, según el juez de silla, es bueno. Con el carácter de la norteamericana no es de extrañar que, en la rueda de prensa posterior al partido, se quedase a gusto al llamar a la española "tramposa".

8. DISTRACCIÓN CON EXCENTRICIDADES O GOLPES POCO ORTODOXOS

Un clásico sin duda. El tipo de trucos que al espectador le gusta ver pero el rival odia tener que sufrir. A Djokovic o a Stepanek se les ha acusado de eso en alguna ocasión: de no hacer gracia con sus gracias. Otros son auténticos maestros, como Ilie Anastase o el joven Michael Chang ante Ivan Lendl, a quien este tipo de trucos le acabaron consiguiendo un Grand Slam.

9. TENER FANS O FAMILIA EXTREMADAMENTE RUIDOSA

Es parte del juego pero molesta. Algunos jugadores llegan a pedir a sus compatriotas o fans que se calmen pero otros los animan. Para ser público de un partido de tenis hay ciertas normas escritas de manera oficiosa que hay que seguir, por ejemplo no pitar a un jugador o no aplaudir una doble falta. Sin embargo, estos modales a veces se pierden y pueden tener un peso muy importante en el partido, como por ejemplo ocurre en Copa Davis.

El caso más claro es sin duda la familia de Novak Djokovic. Es normal que los hermanos pequeños del serbio, a quien ven como un héroe, se emocionen más de la cuenta al ver jugar a Nole pero también lo es que sus rivales reaccionen así.

10. FINGIR LESIONES

Hay muchos jugadores acusados de "blandos", de justificar con lesiones sus derrotas o de utilizarlas como excusa para no jugar cuando no se ven capaces de ganar. Jelena Jankovic o Novak Djokovic (aunque luego se ha demostrado que tanto su asma como sus problemas de alergia eran verdad) son algunos de los que han tenido lesiones dudosas. También Justine Henin que protagonizó una retirada muy dudosa en la final del Abierto de Australia de 2006 ante Amélie Mauresmo; en el segundo set, tras perder el primero 6-1, al llegar al 2-0 para la francesa, Henin se retiró porque "no tenía energía para seguir".

La tenista belga, cuyo nombre ha aparecido en esta lista en varias ocasiones, es una jugadora muy respetada y admirada pero está claro que a veces ha tenido comportamientos de dudosa deportividad.

Quien no es ni respetado ni admirado por nadie, es Daniel Koellerer. Un cúmulo de circunstancias, entre ellas intentar que sus oponentes se dejasen ganar, han hecho que este año se suspenda de por vida al ya ex-tenista austriaco. La verdad es que lo de hacer trampa nunca se le ha dado muy bien...

LA APUESTA del día

Comentarios recientes