La venganza de Serena contra el US Open

Serena Williams vuelve a Flushing Meadows dos años después de su polémica semifinal contra Clijsters

Serena Williams en el US Open de 2009
Serena Williams en el US Open de 2009

Serena Williams no pudo participar el año pasado en el Grand Slam de su país y que ha ganado en tres ocasiones: 1999, 2002 y 2008. Un corte en el pie con un cristal roto fue la causa de la ausencia de un torneo al que llegó el año anterior como defensora del título y del que se tuvo que ir prácticamente por la puerta de atrás.

La relación de Williams con el Abierto de EE.UU., que empezó siendo de auténtico amor, se ha visto empañada de episodios desagradables que han ensuciado la imagen de esta tenista en su país. El más grave: el de la semifinal contra Kim Clijsters en 2009 que le costó, no sólo el partido, sino también 82.500$ de multa, un tiempo de prueba durante los siguiente ocho torneos grandes en los que tenía prohibido causar ninguna ofensa o podría aumentársele la multa a 175.000$ y vetarla del US Open.

El episodio es el siguiente:

Williams pierde un ajustado primer set contra Kim Clijsters y, en un arrebato, destroza la raqueta. Recibe una advertencia del juez de silla que incluye la posibilidad de retirarle un punto si vuelve a ganarse un warning.

En el segundo parcial, con un resultado de 5-6 y 30-15 para Clijsters con saque de Serena, la estadounidense falla el primer servicio y, en el segundo, la juez de línea le canta falta de pie, por lo tanto, doble falta y dos bolas de partido para Clijsters. Williams se encara a la juez de línea y, como se dice en mi pueblo, "le dice del mal que se tiene que morir". Así que Serena recibe un segundo warning y Kim Clijsters pasa una final histórica (la belga entraba en el torneo como madre y con una wild card) que acaba ganando ante Caroline Wozniacki. Estas son las imágenes; aquellos que pasen de ver a dos grandes jugadoras en acción y directamente quieran la "bronca", que pasen al minuto 6'45''.

Al parecer, lo que Williams le dice a la juez de línea es: "Te juro por Dios que te voy a meter esta bola por la garganta. Te lo juro por Dios". Esto adornado con unos cuantos f**** al más puro estilo Al Pacino en "Scarface".

Serena Williams vs. la juez de línea

En la entrevista posterior, Serena no pide disculpas y quiere quitarle importancia a la historia. Reconoce ser una jugadora temperamental pero no entiende por qué la juez de línea se sintió amenazada. Williams admite la derrota por el gran juego de Clijsters y los 31 errores no forzados que hizo durante el partido, aunque sabe que en un punto así, ella hubiera luchado y puede que se hubiera llegado al tercer set.

Sea como fuere, lamentable final de partido por la reacción de Williams pero, no nos olvidemos, también por una juez de línea que canta una dudosísima falta de pie en un momento tan crucial. Hasta el tenista más frío hubiera perdido los papeles. El warning es más que justo y la victoria de Clijsters también pero esa falta de pie...

Ese error nos remonta a 2004, en otro encuentro mítico de Serena Williams en el Abierto de EE.UU. En esta ocasión su rival era Jennifer Capriati y lo que aconteció el 7 de septiembre de ese año también pasará a la historia de este Grand Slam como una de las historias más grotescas que se hayan visto.

Lo de la juez de línea de aquellos cuartos de final es de chiste. No canta una bola fuera que no lo era sino hasta cuatro, todas en contra de Serena.

Para que sea todavía más cómico, ese mismo año, en el Grand Slam anterior, su hermana Venus había sufrido otro episodio insólito de ineficiencia de un juez de línea. En el tie break de su encuentro de segunda ronda, que acabó perdiendo, Venus falló el primer saque pero en lugar de anunciar el segundo, se anunció directamente el punto. El juez de silla reconoció el error pero el punto se mantuvo. La mayor de las Williams ni siquiera llegó a protestar -seguramente se quedó tan extrañada que pensó que no valía la pena- y tras el partido dijo que "un punto no significa el partido". Con razón Serena dijo entre risas tras su encuentro con Capriati que pensaba que era otra "conspiración Wimbledon".

Serena en el US Open 2004/Foto: AP

La organización del US Open de 2004 reconoció los errores y la juez de línea de aquel encuentro contra Capriati, Mariana Alves, no volvió a trabajar en ningún otro partido del campeonato.

Este año la organización del Grand Slam norteamericano no ha tenido en cuenta los títulos de Serena y no han aplicado ningún privilegio para adjudicare su número de cabeza de serie. La número 28 se enfrenta, por lo tanto, con jugadoras Top 10 desde la tercera ronda (seguramente Victoria Azarenka, nº4). Aún así, el Abierto de EE.UU. parece haber hecho las paces con la jugadora y viceversa. De hecho, en 2009 Serena Williams fue nombrada, pese al incidente en el US Open, como Deportista del Año por la Associated Press (AP).

Veremos cómo recibe Flushing Meadows a su antigua campeona y cómo se porta con ella; Serena por su parte seguro que intentará dar el 200% en un torneo al que le debe tener muchas ganas.

Comentarios recientes