La gran incógnita del US Open

Serena y Sharapova son favoritas pero cualquiera puede dar la sorpresa

Son varias las candidatas al título
Son varias las candidatas al título

Pase lo que pase en la final del próximo Abierto de EE.UU., no nos va a sorprender. Tanto en el cuadro masculino como femenino hay, como todos los años, varios candidatos al título pero ninguno es un favorito claro. Los factores decisivos para que gane uno u otro jugador no dependerán tanto del tenista en sí como de la distribución final del cuadro y la condición física de cada deportista.

Para determinar las favoritas al título del US Open de la WTA no valen los rankings. De hecho, una de las principales candidatas al título, Serena Williams, se encuentra en el puesto nº28. Serena Williams

La ganadora de tres títulos del Abierto de EE.UU. (1999, 2002 y 2008) ha vuelto de manera arrolladora en la campaña norteamericana. Tras el fatídico cambio 2010-2011 con cortes en el pie y embolias pulmorares incluidas, la pequeña de las Williams lo hizo bien en el retorno a su torneo fetiche, Wimbledon (perdió en octavos ante Marion Bartoli), pero todavía mejor en EE.UU., donde ha ganado en Stanford (con venganza contra Bartoli incluida) y Toronto. De hecho, no sólo ha ganado sino que se ha mostrado muy superior a jugadoras del Top 10 como Maria Sharapova, Victoria Azarenka o Samantha Stosur.

Serena vuelve al US Open después de dos años, tras la polémica semifinal de 2009 contra Kim Clijsters donde se vivió una auténtica batalla campal de Williams contra los jueces de línea. Así que motivación no le faltará.

La estadounidense tiene, sin embargo, dos cosas en su contra: su retirada de Cincinnati, que deja dudas sobre su forma física, y su posición en el cuadro. Williams parte como cabeza de serie número 28, lo que quiere decir que, en cuanto pase las dos primeras rondas, va a tener que enfrentarse a jugadoras del Top 10 y, aunque no dudamos en pueda ganarles, el desgaste puede hacer mella en Serena.

Su hermana Venus, lo tiene bastante peor. La mayor de las Williams ha jugado un total de 10 encuentros en este 2011; el último en los octavos de final de Wimbledon, donde cayó ante Tsvetana Pironkova. Sufrió durante todo el Grand Slam y no se ha vuelto a ver desde entonces. Prometió volver en Toronto pero un virus la dejó fuera, tanto de ese evento Premier como del siguiente en Cincinnati. Sin preparación y con el nivel al que se enfrenta, las posibilidades de Venus son casi nulas. Sin embargo, no nos extrañaría tampoco volver a ver una historia como la de Kim Klijsters -que no participa este año por lesión- en el US Open de 2009, cuando ganó siendo una wild card. Venus tiene dos títulos en EE.UU., una final y cuatro semifinales, la última justo el año pasado; así que nunca se puede descartar un gran torneo por su parte.

Caroline Wozniacki con la Rogers Cup 2010

Caroline Wozniacki es favorita porque es la número uno del mundo y porque alcanzó la final de este Grand Slam en 2009 y las semifinales en 2010, pero la verdad es que esta temporada no se está pareciendo a la del año pasado, cuando lo ganaba todo excepto los Grand Slams. Empezó bien con las semifinales en Australia pero cayó en tercera ronda en Roland Garros y en octavos en Wimbledon. A partir de ahí, retirada en Bastad y eliminación en su debut tanto de Toronto como de Cincinnati.

Demasiada presión sobre la danesa y demasiadas distracciones con un novio famoso -el golfista Rory McIlroy- y un padre que ha dejado de ser entrenador. Sin duda el Abierto de EE.UU. va a ser toda una prueba de fuego para la nº1.

Es otra nº1, una que llegó a serlo en 2005, quien tiene más papeletas para alcanzar el título: Maria Sharapova. La rusa, ganadora del US Open en 2006, vuelve al nivel que tenía tras sus problemas con el hombro y un largo proceso postoperatorio que ya está prácticamente olvidado.

Sharapova en Cincinnati

Sharapova tiene una ligera ventaja sobre Serena, ya que parte como cabeza de serie número 3 del torneo. El mayor problema de la finalista de Wimbledon y ganadora en Cincinnati sería, de hecho, cruzarse con Williams en las primeras rondas, ya que ha perdido contra ella en 7 de las 9 ocasiones en las que se han enfrentado. Esperemos, por el bien de los aficionados, que el sorteo no sea caprichoso y deje este gran rivalidad para las rondas finales.

No nos podemos olvidar de...

- Las ganadoras de Grand Slam 2011: Na Li, finalista en Australia y ganadora de Roland Garros, ha tenido una actuación muy discreta desde que ganase el título en París. Sin embargo, su actuación no ha sido tan mala como pueda parecer y el espíritu luchador de la china puede llevarle muy lejos en Nueva York. En Toronto y Cincinnati tuvo la mala suerte de encontrarse con su bestia negra particular, Samantha Stosur, contra quien ha perdido en 5 ocasiones.

Petra Kvitova, ganadora de Wimbledon, está tocada desde ese torneo por un problema en un músculo abdominal y apenas ha jugado antes del US Open. Ha perdido tanto en Toronto como en Cincinnati, en ambas ocasiones contra Andrea Petkovic, pero si forma física le permite desplegar el brillante juego que vimos en Londres, puede imponerse a cualquiera.

- Vera Zvonareva: la finalista del Abierto de EE.UU. y número dos del mundo es favorita al título por razones evidentes. La jugadora, que estaba en todas las quinielas el año pasado, ha dejado de estarlo por la manera en que disputó las finales de Grand Slam en las que se encontró el año pasado (Wimbledon y US Open). Los nervios pudieron con la rusa que en 2011, además, se ha ido desinflando: semifinales en Australia, octavos en Roland Garros y tercera ronda en Wimbledon. Por esta regla de tres, la rusa sale de EE.UU. al segundo encuentro, pese a su receinte final en Carlsbad y semifinal en Cincinnati.

- Victoria Azarenka: serias dudas tras su retirada en Cincinnati, aunque estas renuncias de última hora siempre suenan a querer descansar antes del torneo grande. La historia de la bielorrusa parece destinada a convertirla en una jugadora de Top 10 eterna pero sin muchas posibilidades de ganar un grande; una clásica jugadora de semifinales que puede aprovechar un mal día de una oponente para plantarse en la final.

- Sorpresas: este Abierto de EE.UU., que ya no es ni de la era Williams ni de la era Clijsters, podría perfectamente ir a parar a manos de cualquiera de las jugadoras en buena forma del circuito WTA. Desde Sabine Lisicki a Agnieszka Radwanska, todo dependerá de los cruces que se den por el camino. En la WTA, las sorpresas están a la orden del día y nunca se puede ni apostar por una favorita ni descartarla.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes