Un mito dentro y fuera del tenis: René Lacoste

Mosquetero del tenis y Monsieur Le Cocodrile

René Lacoste
René Lacoste

Si alguien nos hiciera alguna pregunta sobre "Lacoste", a todos nos vendrían a la mente los polos, las zapatillas, los perfumes y sobre todo el emblema de la casa: el cocodrilo. Pero ¿quién fue el creador de esta marca?, ¿cómo surgió su historia?

René Lacoste, ha sido uno de los más grandes tenistas que ha dado Francia. Ganador de 7 Grand Slams y finalista en 4 más. Bronce en los juegos olímpicos de París de 1924 en la modalidad de dobles, haciendo pareja con Jean Borotra.

Lacoste nació en París un 2 de Julio de 1904. Se caracterizó por ser un muchacho de salud frágil pero con una mentalidad de hierro. Nunca tuvo contacto con el tenis hasta que descubrió este deporte a los 15 años en un viaje a Inglaterra con su padre.

Mientras que, en aquella época, el resto de tenistas eran autodidactas, Lacoste comenzó a practicar con un entrenador personal: Henri Darsonval y no sólo trabajaba el aspecto táctico sino que comenzó a fortalecerse físicamente. No contento con esto y ante la imposibilidad de practicar con su entrenador todo el tiempo, inventa un máquina para lanzar las pelotas. Además de un incansable trabajador, era un gran observador y tenía un libro en el que anotaba los puntos fuertes y los puntos débiles de sus oponentes, llegando a ser un maestro del juego táctico.



Gran dominador del juego de fondo, se unió a 3 grandes leyendas del tenis de sus país: Henri Cochet, Jean Borotra y Jacques Brugnon. Así nacieron los 4 mosqueteros (de hecho, Roland Garros se llama así en honor de éstos 4 hombres). Entre ellos, ganaron cinco Copas Davis consecutivas para Francia.




A los 25 años, su salud empieza a jugarle malas pasadas y una bronquitis lo aleja de las canchas de tenis. Intentó regresar en 1932 pero su enfermedad pasó a ser crónica y tuvo que abandonar.

A pesar de su retirada, René Lacoste no había dicho su última palabra y es que, como hemos dicho anteriormente, se trataba de un hombre muy inteligente y con una iniciativa fuera de lo común. Y es que consiguió perpetuar su nombre más allá del deporte de la raqueta: la moda.

El origen de la marca: En el año 1927, los 4 mosqueteros viajaron a EE.UU. para jugar la copa Davis y Lacoste hizo una apuesta con su capitán. Si ganaban la copa, se compraba una maleta que había visto en un escaparate de París hecha con piel de cocodrilo . No ganó la apuesta ese año pero ya empezaron a conocerle como "Le Cocodrile".

Cerca de 1928, Robert George, uno de los amigos de René, dibujó un cocodrilo verde para él con las mandíbulas abiertas y la cola girada sobre su espalda. El tenista lo adoptó de inmediato y lo mandó a bordar en su blazer blanco, sobre su pecho. Acaba de nacer una marca, que a la postre sería reconocida mundialmente.


En ése mismo año 1927, Lacoste había conocido a un fabricante de camisas que usaba un tejido de punto llamado piqué, el cual era suave y absorbente, por lo que resultaba particularmente adecuado para la ropa deportiva.




Así que, fijándose en la ropa que se utilizaba en el polo, decidió cortar las mangas y añadir el cuello a la camisa de polo. Así nació la famosa "chemise Lacoste".

Se asoció con André Gillier, propietario de la mayor factoría textil francesa. Había nacido el polo Lacoste, era 1933 y estaban creados para jugar al tenis y al golf. Un año mas tarde comenzaron a venderse al público y comenzó su expansión mundial.

Hasta comienzos de los años cincuenta, la chemise Lacoste era blanca, el único color permitido en las canchas de tenis. Pero gradualmente el color se coló. Azul marino, luego rojo... y actualmente ya va por los 65 colores.

Sin embargo, no acabaron ahí las invenciones del jugador francés. En 1963 diseñó una raqueta hecha de acero, una innovación para la época. Con esta raqueta se conquistaron 46 títulos de Grand Slam entre 1966 y 1978. La llevaron entre otros, tenistas como Jimmy Connors o Billy Jean King.

En 1976 fue incorporado al Salón de la Fama del Tenis, junto al resto de los mosqueteros franceses.

Falleció en 1996 a la edad de 92 años en San Juan de Luz (Francia), dejando tras de sí un vasto Imperio: el Imperio Lacoste.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes