Rosie Casals, la auténtica Lady Gaga del tenis

Rosie Casals fue una tenista rompedora y espectacular en todos los sentidos, que además se mantuvo en el Top 10 más de una década

La tenista norteamericana Bethanie Mattek Sands se ha bautizado en los medios de comunicación como La Lady Gaga del tenis, sin embargo, como casi todo, su manía de destacar en el circuito por sus modelos de ropa, ya estaba inventada. La diferencia con la protagonista de este artículo es que, seguramente, a Mattek Sands se la conocerá en el futuro sólo por sus excentricidades o por su imagen, mientras que Rose Mary Casals será recordada por mucho más.

Para quienes no conozcan a esta importante tenista que entró en el Salón Internacional de la Fama en 1996, es muy fácil hacerse un retrato mental de Rosie Casals, es una mezcla de: la imagen de Mattek Sands, las piernas y el tesón de Arantxa Sánchez Vicario, el compromiso con el tenis femenino de Billie Jean King, el espectáculo de Guillermo Vilas y la resistencia de Martina Navratilova, todo ello aderezado al más puro estilo americano con un toque de San Salvador (de donde su padre era natural).

Rosie Casals

Rosie Casals siempre estuvo a la sombra de contemporáneas suyas como Billie Jean King y Margaret Court o más tarde por Martina Navratilova. Sin embargo, esta jugadora de apenas metro sesenta se mantuvo en el Top Ten del ranking mundial desde 1966 a 1977. Es la segunda jugadora que más torneos de individuales ha jugado después de Navratilova y la que más ha disputado en dobles de la historia del tenis: 381 entre 1968 y 1991, cuando contaba con 43 años. Disputó dos finales del Abierto de EE.UU., una semifinal del de Australia y cuatro de Wimbledon. Además cuenta con 12 títulos de Grand Slam en dobles (nueve en femeninos y tres en mixtos), cinco de ellos con Billie Jean King.

Billie Jean King y Rosie Casals

Era una jugadora espectacular, con golpes acrobáticos y una voluntad de hierro.

Rosie en movimiento

Su mayor batalla tenística fue con la leyenda australiana Margaret Court, una auténtica bestia negra para Casals. Las dos jugadoras mantenían duros intercambios en las pistas, al más puro estilo Borg-McEnroe, que se tomaban con humor fuera de ellas.

La batalla, sin embargo, no estaba del todo igualada y Casals siempre acababa perdiendo; en una rueda de prensa tras volver a perder contra Court en Filadelfia, la tenista de San Francisco dejó algunas de sus frases más célebres: "Sí. Dice que lo siente por mí, que debería haber ganado yo. Yo le digo: 'Entonces ¿por qué no fallaste ese último tiro?'. En realidad le gusto, sabes. Nos llevamos bien. Y como hemos tenido todos esos encuentros tan reñidos y eso, no creo que le importase perder contra mí... [...] Va a pasar. Te lo digo. Sé que soy capaz de ganarle, sé que puedo pasarle, sé que soy capaz de vencerla, de verdad que no soy una perdedora, es sólo que... no hago más que perder". "Seguramente jugaré contra Margaret dentro de veinte años. Ella tendrá artritis y el pelo gris y un bastón... y entonces ¡la pillaré!". Todo esto con un puro en la boca.

Court acabó apodando cariñosamente a Casals como "Rosebud" (capullo de rosa) y Rose Mary se refería a ella como "The Arm" (el brazo) porque llegaba a todo. La australiana contraatacó diciendo "Puede llamarme 'El Brazo' pero ella también se mueve bastante bien por la pista. Está hecha tan cerca del suelo...".

El futuro de estas dos tenistas no podía acabar siendo más dispar. Mientras Rosie Casals ha reconocido su homosexualidad y lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, Margaret Court se ha convertido en una cristiana bastante radical que en ocasiones ha causado polémica con sus intransigentes declaraciones.

Casals estuvo presente en la lucha liderada por Billie Jean King para profesionalizar el tenis femenino. En 1968, junto a King, Françoise Durr y Ann Haydon Jones, firmó un contrato con George Mc Call que las convertía en las primeras tenistas profesionales junto a 8 varones.

En definitiva, una mujer de armas tomar que será recordada por su tesón dentro y fuera de la pista. Bueno... y también por sus modelitos.

Con mariposas

A rayas

Portada del World Tennis 1972

Portada del World Tennis 1974

Anuncio para Spalding

Comentarios recientes