Esto es la guerra: Martina Hingis vs. Serena Williams

Vuelven a enfrentarse en el World Team Tennis

Final US Open 1999/Foto: Jamie Squire/Allsport/Getty Images
Final US Open 1999/Foto: Jamie Squire/Allsport/Getty Images

Vuelve una de las rivalidades más interesantes de las últimas décadas en el circuito femenino de tenis: Hingis vs. Williams. Con cualquiera de las dos hermanas, pero especialemente con Serena, Martina Hingis mantuvo un emocionante pulso tenístico a finales de los '90 y principios de los años 2000, que la próxima semana se podrá revivir, suponemos que en una versión algo más "descafeinada", en el World Team Tennis.

Martina Hingis con 4 años

A veces parece que Martina y Serena pertenezcan a "generaciones" o momentos tenísticos diferentes, sin embargo, la suiza es tan sólo un año más mayor que la estadounidense (ni siquiera, es un año menos cuatro días). Hingis fue una especie de bisagra entre el tenis de Graf y Seles, y el de las hermanas Williams y Justin Henin. Un tiempo de transición en el que la suiza dominó como nadie. La niña que fue concebida para jugar al tenis, superó todas las expectativas que su madre pudiera tener y ganó cinco torneos de Grand Slam (más dos finales de Roland Garros, el único "grande" que no tiene) en sólo dos años.

En 1997, antes de cumplir los 17 años (nació el 30 de septiembre), ganó tres de esos Grand Slams y, en las finales de uno de ellos, el Abierto de EE.UU., se enfrentó a otra jugadora tan sólo unos meses mayor que ella: Venus Williams.

Venus no conseguiría su primer Grand Slam hasta el año 2000, aunque todo fue empezar: siete títulos en total. Tanto ella como su hermana Serena, venían avisando a la suiza de que ellas también podían pegarle con fuerza y precisión a la bola. Las Williams, igual que Martina, crecieron predestinadas a jugar al tenis. Si en el caso de Hingis fue su madre -ex profesional del tenis checa- quien hizo de su hija una campeona, en el de las hermanas fue el padre, Richard, el que se ocupó de su educación y su formación tenística.

Venus y Serena Williams

Biografías similares pero trayectorias profesionales muy dispares. Mientras que la de Martina Hingis se puede resumir como "mucho en muy poco tiempo", la de las Williams ha sido más bien una carrera en ascensión: poco a poco fueron acabando con "la vieja escuela" y se impusieron como dominadoras absolutas -con permiso de Justin Henin- de la primera década del siglo XXI.

A finales de los años 90, las Williams y Martina Hingis ya se conocían muy bien. La suiza les llevaba delantera porque, según las hermanas, ellas, además de al tenis, también se dedicaron a su educación (estudiaron Diseño de Moda), algo que echarían en cara a su rival. En el preámbulo del US Open del 1999, las declaraciones entre Martina y Serena fueron "calentando" una final que acabó suponiendo el primer Grand Slam para la pequeña de las Williams.

En total, Martina y Serena se han enfrentado en 13 ocasiones: 7 para Williams y 6 para Martina, aunque en una de ellas, en Montreal, Hingis consiguió el título de la Rogers Cup porque la estadounidense se tuvo que retirar. Williams "destrozó" a la suiza en el primer set y le plantó un 6-0 pero, tras perder 6-3 el segundo e ir 3-0 abajo en el tercero, el dolor en el pie obligó a Serena a retirarse.

Final de Montreal 2000

Eran muchas las historias que se esperaban de la rivalidad Hingis-Williams. No había una ganadora clara. Pese a la consistencia de las hermanas y la vida algo más "alegre" de Hingis, la suiza seguía dando muestras de ella seguía entre las más grandes y que, en cualquier momento, podía volver a ganar un Grand Slam.

Uno de los encuentros más míticos entre Serena y Martina fue en 2001, precisamente porque las Williams ya estaban consagradas y Hingis no ganaba un Grand Slam desde 1999 con el Abierto de Australia. Precisamente en ese torneo, en su edición de 2001, Hingis superó en cuartos de final a Serena Williams y en semifinales a Venus, aunque perdió en la última ronda contra Jennifer Capriati, otra niña prodigio del tenis que también, como Hingis, nos dejará con la duda de "lo que podría haber sido".

Desde finales de 2001, Martina Hingis empezó a tener problemas con varias lesiones que le llevaron a anunciar su retirada del tenis profesional en 2003, con 22 años. Y, aunque volvió al circuito WTA en 2006 y acabó el año en el Top 10, ya no pudo mostrar el mismo nivel que antes. Un positivo por cocaina en Wimbledon 2007 -que ella siempre ha negado haber tomado- provocó su retirada definitiva.

Tras una década de dominación de las Williams, ahora son ellas las que se encuentran en momentos bajos. Las dos reinas de Wimbledon cayeron eliminadas sin pasar de cuartos, mientras Martina, junto a Lindsay Davenport, no ha dejado de triunfar en el cuadro de dobles para veteranos.

La semana que viene, los días 19 y 20 de julio, podremos revivir un cruce mítico. Esperemos que, pese a que ya no son unas niñas, estas mujeres le echen imaginación y se crean que vuelven a estar en una final del Abierto de EE.UU., con toda la rabia y la magia que ello supone.

Hingis competirá por los New York Sportimes, el equipo de John McEnroe, y Serena por los Washington Kastles Roster, capitaneados por ella y su hermana. La semana pasada, ambas se enfrentaron en el World Team Tennis a Coco Vandeweghe (de los Boston Lobsters de John Isner y James Blake) y a Yasmin Schnack (de los Sacramento Capitals de Mardy Fish). Los resultados no pueden ser más parecidos: Hingis venció a Vandeweghe por 5-2 y a Schanck por 5-1, en 15 minutos, y Williams superó lo hizo por 5-4 y 5-0, en 14 minutos. Deberían hacer una excepción y, en lugar de jugar un sólo set que gana la primera que llega a 5, dejarlas el tiempo que necesiten para que nos vuelvan a regalar un tenis del que está falto el circuito femenino.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes