US Open 2011. Un negocio multimillonario

Record absolulto. Se repartirán 23.700.000 $ en premios

No reparan en gastos
No reparan en gastos

¿Crisis? ¿Quién dijo crisis? Existen negocios que siguen en auge y no sólo no han notado la crisis mundial y financiera si no que siguen creciendo de forma exponencial.

El US Open, que comenzara hace más de un siglo y cuarto como un torneo elitista entre los señores que pertenecían a los clubes de elite del país, se ha convertido en una maquinaria imparable de crecimiento y en un negocio con muchos intereses generados alrededor.

La primera cifra que ha anunciado la organización es mareante. Más de veintitrés millones y medio de dólares en premios a repartir entre los participantes y un acumulado que supera los 26 millones.

Nadal se embolsó más de 1'7 millones de dólares en 2010

Esto significa que la organización reparte entre los participantes, en distintas rondas, Las ganancias de 2010 quedaron divididas de la siguiente manera: Premio en metálico para el ganador: 1,700,000 $. El finalista se llevó una bolsa de 850,000 $. Los semifinalistas 400.000 $. Los cuarto finalistas 200.000 $, los octavo finalistas 100.000 $. Los jugadores que llegaron a tercera ronda 50.000 $. Quienes se quedaron en segunda ronda 31.000 $ y sólo por formar parte del cuadro final 19.000 $. También se repartieron un total de 3.600.000 $ para los dobles, (tanto masculinos como femeninos), 500.000 $ para los dobles mixtos y un millón de dólares para los participantes en las fases previas, dependiendo de si juegan la primera, la segunda o la tercera ronda.

Además, existía un pago adicional, un Bonus, para los mejores clasificados en el Circuito Americano, el Olympus US Open Series, en el que, a través de las pruebas del mismo, Atlanta, Standford, Los Ángeles, Carlsbad, Washington, Toronto, Montreal, Cincinnati, Winston-Salem, New Haven y la prueba final en Nueva York, (US Open). Que se incrementa más de dos millones y medio de dólares en premios.

Cómo se genera el dinero para esos premios

Evidentemente las fuentes de ingresos son variadas. Por supuesto, los patrocinadores o “sponsors”, son parte básica. Es fácil entender las cifras multimillonarias que las grandes empresas americanas y europeas invierten en el US Open. Las principales son: American Express, Chase, Citizen, IBM, J.P.Morgan, Mercedes-Benz, Olympus, Esurance, Heineken, Polo Ralph Lauren, Xerox, United, Adecco, el agua Evian, Grey Goose, Kraft Foods, The New York Times, Panasonic, Tiffany, Westin Hoteles y Wilson. Marcas todas ellas de reconocido prestigio que apuestan por la masa social, ingente que arrastra el US Open.

Evidentemente, otra de las principales fuentes de ingreso son los derechos de televisión que se comercializan para todo el mundo. La audiencia potencial es de más de 50 millones de espectadores en el acumulado. Las nuevas tecnologías, siguen imponiéndose y ahora, a través de la producción de la CBS Sports, uno de los 3 canales que producen la señal para todo el mundo, se pueden seguir los partidos en 3D, novedad introducida en 2010. También son canales oficiales la ESPN y el Tennis Channel.

En las nuevas tecnologías, IBM informó que en 2010, se visitó la página oficial del torneo por más de 12'5 millones de usuarios.

Por otra parte el complejo donde se desarrolla el torneo, el USTA Billie Jean King National Tennis Center, en Flushing Meadows, tiene una capacidad para 245.000 visitantes. Es el complejo tenístico más grande del mundo. Tiene 31 pistas y 12 con posibilidad de ser cerradas. La pista central, la Arthur Ashe, puede albergar hasta 23.200 espectadores, después de sustituir la anterior pista central que se denominaba Louis Armstrong Stadium y que "sólo" tenía cabida para 10.200.

Dentro del recinto la facturación es constante. Suvenirs, regalos, encordajes, prendas deportivas y, por supuesto, restauración y gastronomía.

Suites de lujo a precios selectivos

Pero uno de los grandes aciertos del torneo es su capacidad para llegar a las clases altas de la sociedad americana y como se ha convertido en el centro neurálgico de los negocios de Nueva York durante los 15 días del torneo y el glamour de la gente guapa que se encuentra en sus zonas VIPs y el village es lugar imprescindible de paso para cualquier hombre de negocios importante de Estados Unidos y de cualquier país o continente.

El negocio se cuida a través de suites de lujo en la propia Arthur Ashe, con palcos privados para poder ver los partidos con total privacidad. Asientos de cuero, lo último en diseño, pantalla de plasma en la habitación, zona de descanso... y por un módico precio adicional, en torno a 1.800 $, catering ofrecido por Levy Restaurant. El alquiler de un palco privado va, desde los 10.000 $ el lunes que empieza el torneo hasta lo que la "subasta" alcance para los días finales, donde no está estipulado el precio. Pero, en los octavos y los cuartos de final, una suite de lujo suele estar entre 25.000 $ y 36.000 $. Pero, el sábado de la final femenina, puede costar, día y tarde 110.000 $.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter