Los novios de las tenistas

Si ellos eligen a actrices y modelos, ellas se quedan con los deportistas

Kimiko Date Krumm abraza a su marido
Kimiko Date Krumm abraza a su marido

Siempre se habla de las novias y esposas de los tenistas, que si Xisca Perelló, que si Jelena Ristic, que si Mirka Federer... Ellas acaparan planos de los realizadores más sagaces que intentan captar sus reacciones mientras sus medias naranjas se ganan el pan sobre la pista. Sin embargo, son pocos los novios que ocupan tantas portadas como ellas. Sólo algunos maridos respetados y algún que otro prometido glamuroso como el de Maria Sharapova, que este año en Wimbledon lo dio todo desde la grada.

Shasha Vujacic es jugador de baloncesto en la NBA. Juega con los Lakers aunque el año pasado estuvo bastante tiempo lesionado por culpa de una rodilla. Es esloveno pero, igual que Sharapova, se ha adaptado muy bien al "American way of life" y en el pasado se le relacionó con Paris Hilton.

Vujaci atento a lo que hace Sharapova

Shasha Vujacic con Kobe Bryant

Otra jugadora que ha acabado unida a un jugador de baloncesto es Kim Clijsters. La belga protagonizó en su juventud un sonado romance con otro tenista, Lleyton Hewitt.

Kim Clijsters y Lleyton Hewitt

Clijsters y Hewitt nos regalaron una bonita historia de amor y tenis, que hizo las delicias de los aficionados de todo el mundo, especialmente los australianos. No eran la pareja más "sexy" pero eran muy queridos; sin embargo, los tenistas tomaron caminos separados y ahora se encuentran ambos casados y con hijos. La tenista belga se unió en matrimonio al jugador estadounidense Brian Lynch, que estuvo con los Antwerp Diamond Giants de Bélgica.

La familia Lynch Clijsters

Las relaciones entre tenistas son muy comunes. La más paradigmática es la de Steffi Graf y André Agassi pero también hoy en día las tenistas más jóvenes tienen romances con aquellos con quienes más tiempo comparten: otros tenistas. Un ejemplo es Dominika Cibulkova. La tenista eslovaca fue novia, primero de Gael Monfils, y luego del austriaco Jurgen Melzer.

Dominika Cibulkova y Jurgen Melzer

Otra "rompecorazones" del circuito WTA es Ana Ivanovic. La serbia también tuvo una mediática relación con un tenista, Fernando Verdasco, pero la ex-número uno fue un poco más original que Cibulkova y su siguiente relación fue con un golfista: Adam Scott. Ahora ya no están juntos, lo cual, según Ivanovic, afectó su juego a principios de este año en el Abierto de Australia (ya le pasó con Verdasco y también en Australia, qué casualidad). Scott es un jugador de golf profesional que también estuvo relacionado sentimentalmente con la actriz Kate Hudson.

Ana Ivanovic y Adam Scott

Adam Scott

Parece que aquella mítica pareja formada por Martina Hingis y Sergio García sentó precedente, ya que no es sólo Ivanovic quien sale con golfistas. Venus Williams también está (o estaba -la información al respecto es confusa y oscila entre "se casa en secreto" y "vuelve con su antiguo novio") con un golfista profesional: Hank Kuehne.

Venus Williams con Hank Kuehne

Las relaciones de las Williams, como gran parte de su biografía, se rodea de rumores; otras jugadoras, sin embargo, lo tienen muy claro. Kimiko Date Krumm se retiró del tenis con 26 años para casarse con el piloto de coches Michael Krumm. Regresó 12 años después y en 2011, con 40 años, ha hecho un papel más que decente en Wimbledon. Su marido pilota para Nissan y compite en el Campeonato Mundial FIA GT1. Parece que ambos, pese a residir en Tokyo, pasan mucho tiempo en hoteles.

Kimiko Date y Michael Krumm

Michael Krumm

Otra jugadora que ha elegido un compañero con un deporte diferente al baloncesto, el tenis y el golf, es Jelena Jankovic. La jugadora serbia sale con el jugador de waterpolo de Montenegro, Mladjan Janovic, y posan así de bien.

Mladjan Janovic y Jelena Jankovic

Hay parejas ideales en el circuito WTA que forman un tándem perfecto de tenis y amor. La china Li Na va siempre acompañada de su marido. Durante un tiempo fue su entrenador a tiempo parcial, luego a tiempo completo y, tras el bajón que sufrió la china después de su final en el Abierto de Australia 2011, "despidió" a su esposo y lo dejó como compañero de entrenamiento. Y le funcionó: ganó su primer Grand Slam en junio, Roland Garros.

Li Na y su marido Jiang Shan

Otros que combinan muy bien su carrera profesional y sentimental, son Lucie Safarova y su novio Tomas Berdych. Los checos se conocen desde pequeños, ya que iban a la misma academia junto a otros jóvenes talentos como Petra Kvitova. Los dos tenistas forman una de las parejas más "Sensación de Vivir" del circuito.

Lucie Safarova y Tomas Berdych

Por último, mención especial a otra pareja: Vera Zvonareva y su entrenador Sergey Demekhine. En realidad, no son ni pareja. El joven ruso llegó a jugar dobles mixtos con la nº3 del mundo y lleva muchos años trabajando con ella, no sólo como entrenador, sino también como compañero de entrenamiento. Se han cansado de decir que no están juntos y, seguramente, no lo estarán, pero es lo más parecido que hay en el circuito femenino a una Brooklyn Decker, modelo profesional y mujer de Andy Roddick, porque Demekhine no sólo es deportista sino que también ha hecho sus pinitos en el mundo de la moda.

Sergey Demekhine

"NO -ya tengo una novia en Moscú".

Publicidad

Apuesta del día

Apuesta del día: Sevilla - Feyenoord / Europa League

Sevilla - Feyenoord / Europa League
El Sevilla vuelve a la competición de la que es campeón y se estrena contra el Feyenoord, el rival más fuerte del grupo

Ver todas las apuestas del dia

Comentarios recientes