Austinazo de España

Feli hizo la hombrada y Ferrer la remató con dos puntos más. España ha derrotado a Estados Unidos en AustinTexas, en su eliminatoria de cuartos de final 

Primera victoria española en Estados Unidos
Primera victoria española en Estados Unidos

España ha derrotado a Estados Unidos en Austin, Texas, en su eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis y jugará la semifinal contra Francia como local.



La victoria de Feliciano López en un agónico partido a 5 sets contra Mardy Fish abrió el camino de la histórica victoria de la Selección de Albert Costa, que es el primer equipo español capaz de derrotar a Estados Unidos, el equipo más lauredo de la historia de la competición, a domicilio. La faena, la remató David Ferrer tras derrotar consecutivamente a Andy Roddick y de nuevo a Mardy Fish.



La clave, Fish - Feliciano

En la pista rápida de Austin que había preparado el equipo americano, las buenas noticias pronto comenzaron a llegar para el equipo español. Feliciano López, en un estado de dulce después de Wimbledon y con la llegada de su nuevo entrenador, Alberto Berasategui, supo leer perfectamente el primer punto de la eliminatoria. Con un juego muy agresivo de ataque y con una efectividad que rozaba la perfección en su servicio, el toledano no concedió ninguna bola de break al número uno norteamericano en el primer set. En su primera oportunidad le rompió el servicio a Fish y se llevó el primer set con unas voleas propias de Stefan Edberg. En el segundo, Fish encontró rápidamente la fórmula para romper a Feli, muy relajado en los primeros compases de este parcial, y se llevó el set en menos de media hora, imprimiendo un ritmo rapidísimo que, para nada, convenía al español.

La tercera manga se tuvo que dilucidar en el tiebreak. Allí, Feliciano nuevamente supo jugar mejor sus bazas. Tranquilo y poniendo las bolas en la pista dejó que los nervios del norteamericano hicieran el resto con sus errores no forzados.

Con el partido en franca desventaja, Fish volvió a dar lo mejor de sí mismo y se adjudicó el cuarto parcial. Corrían los mejores momentos del norteamericano. Sus golpes superaban claramente a Feliciano, que no encontraba la manera de ganar un punto desde el fondo de la pista y que había perdido la efectividad, pasmosa, de sus voleas de la primera parte del partido.

En el quinto todo parecía perdido cuando Fish rompió a Feli nada más comenzar el primer set. Con break a favor, a Fish se le encogió la mano y con un claro 40-0 en el marcador empezó a regalar bolas con errores no forzados para auto romperse el servicio. De la manera más infantil, el norteamericano devolvió a Feliciano al partido.

Con el toledano prácticamente sin recursos para amenazar el saque de Fish, bastante hizo el zurdo español en ir manteniendo su servicio juego a juego. Todo apuntaba a que Fish acabaría encontrando una rendija en el saque de Feliciano, cuya derecha no hacía daño, su revés liftado era merametne un compromiso, el cortado no hacía mella y su juego de red había perdido toda efectividad. Sin embargo, el caprichoso destino hizo de Fish, con 6-6 en el marcador, desaprovechara una bola de break que podía haber sido definitiva, y con 7-6 para el español y sacando para mantenerse en el partido los nervios volvieron a hacer acto de presencia en el Frank Erwing Center de Austin. El número uno estadounidense empezó a sentirse presionado por la responsabilidad y por cómo Feli había puesto el "off" a los errores no forzados para meter en la pista todas la bolas. Esto le hacía imprimir toda la fuerza de los golpes a Fish. Éste, comenzó a imprecisar sus golpes de tal manera que, finalmente, concedió una bola de partido que el español supo aprovechar.

El gran encuentro de Feli, volvió a recordar su machada en Mar de Plata, donde su victoria sobre Del Potro, quien entonces era el principal bastión argentino en aquella final, dio alas al equipo español.



Ferrer consolidó la ventaja



En el segundo punto de la eliminatoria, con Jim Courier, elegantemente trajeado y sin una mueca de nerviosismo, el héroe local Andy Roddick, el segundo hombre tras John McEnroe, con más victorias en su haber en la Davis para Estados Unidos, jugaba ante su público contra el número 1 español, David Ferrer. El de Xàbia, conocedor de la gran oportunidad que le había brindado su compañero al ganar el primer punto de la eliminatoria, jugó un partidazo para ganar en 3 sets corridos al bombardero de Nebraska. Y no pudo comenzar peor el encuentro. Con saque a favor, Ferrer, después de ponerse 30-0 con dos grandes servicios, perdió el saque en los cuatro puntos consecutivos en los que hubo peloteo. Mal augurio. Pero nada más lejos de la realidad. El alicantino no estaba dispuesto a rendirse. En su última oportunidad encontró el break sobre un Roddick al que poco a poco, le iba costando más defenderse del juego de fondo de Ferru. Con sus constantes ataques sobrel el revés de A'Rod, Ferrer, se impuso en el tiebreak.

A medida que pasaba el partido la figura de Ferrer se agigantaba y la enorme planta de Roddick se venía abajo. Con la pérdida del segundo set el norteamericando entendió que nunca ganaría tres sets seguidos a uno de los mejores atletas de la ATP, y se dejó ir en el tercero para acabar cediendo por 6-3.



El punto del doble



Como habíamos predicho en la previa, si España lo tenía casi imposible para vencer a Estados Unidos en la pista rápida de Austin, contra dos "top ten" y con la mejor pareja del circuito, lo que sí veíamos negro oscuro era rescatar el punto de dobles. Así tuvo que pensar Albert Costa, que dio la alternativa a Marcel Granollers para acompañar a Fernando Verdasco en la quimera de derrotar a los hermanos Bryan para cerrar la eliminatoria el sábado.

Costa consideró vital darle descanso a Feli, que tuvo una batalla intensísima el día anterior en los cinco sets contra Fish y lo quería lo más fresco posible por si su presencia era necesaria en el quinto y último ante Roddick, a quien ya había derrotado en Londres hace una semana y media en la hierba de Wimbledon.

La pareja elegida por el capitán español hizo un primer set memorable. Casi sin errores y con un Granollers enchufadísimo, rapidísimo y acertadísimo en la red, los españoles ganaron el primer set en el tiebreak. Pero los gemelos llevan muchos años liderando el circuito como pareja por su calidad, compenetración y aplomo, y rápidamente reaccionaron para darle a su país un punto para la esperanza. Ganaron los siguientes tres sets sin demasiados apuros y devolvían la eliminatoria a sus colegas de individuales.



Fish no puede con la presión

A pesar de la ventaja conseguida el viernes, tanto españoles como norteamericanos sabían que la elminatoria seguía abierta. Fish se tenía que medir a Ferrer, en caso de victoria, Roddick tenía la oportunidad de confirmar una remontada histórica ante Feliciano López. Pero no fue así.

En un partido agónico, el tenista de Xàbia volvió a demostrar su garra y su fortaleza física y de cabeza.

El partido comenzó con mucha igualdad y con dos servicios muy sólidos. El del americano gracias a su impresionante porcentaje de puntos ganados con el primero, (rondó el 90%), y el de Ferrer por su consistente y seguro juego de fondo donde movía con criterio al norteamericano.

Sin embargo, el primero en pegar fue el tenista local. Consiguió un break en el séptimo que le daba una gran ventaja en el set dadas las prestaciones que estaba teniendo con su servicio. Pero justo cuando sacaba con 5-4 para cerrar el primer set, a Fish se le volvió a encoger la mano. Dos errores no forzados y una doble falta devolvieron la igualdad al marcador. Ferrer, que olió los nervios de su rival se soltó. Puso rápidamente el 6-5 en el marcador y se fue a restarle con confianza para tratar de romperle y ganar el primer set. Dicho y hecho. Con su segundo break consecutivo, el de Xàbia se apuntaba la primera manga y apretaba un poco más la soga a los americanos.

En el segundo parcial Fish, consciente de que en un partido a 5 sets con Ferrer andaba en desventaja física, apretó de lo lindo. Empezó a coleccionar bolas de break sobre el servicio del alicantino y a desperdiciarlas con la misma facilidad que las acumulaba. En un partido tan igualado, el paupérrimo porcentaje del número 1 norteamericano en los puntos decisivos le iba a condenar definitivamente. En dos ocasiones tuvo 0-40 y 15-40 para ponerse con ventaja en el marcador, pero sus golpes perdían efectividad a medida que se acercaba la posiblidad de remontar. Casi milagrosamente, Ferrer llegó vivo al tiebreak. Como en toda la elmininatoria, la cabeza más fría de los españoles les hizo llevarse todos los juegos decisivos. Fish perdió el primer punto con su servicio. Y Ferrer no quiso desaprovechar la oportunidad ni el minibreak. Después de casi dos horas de partido, 7-5 y 7-6 para el español y a Mardy Fish se le veía agarrando los remos en Florida para poder llegar a Finisterre. Quedaba todo eso por remar. Corajudo y testarudo, Fish no se daría por vencido.

En el tercero, el norteamericano afiló sus golpes. Ferrer, no pudo en ningún momento con el juego de su rival, solidísimo con el servicio e incisivo en el resto. Finalmente, acabaría cediendo el que sería su único set perdido en Estados Unidos este fin de semana.

El cuarto fue un parto lento y complicado. Doloroso, aungustioso y sufrido, pero con final feliz.

Pronto pudo Ferrer romper al estadounidense. Con ventaja en el marcador Ferrer quería poner broche final a la elmininatoria con su servicio, pero con 3-1, perdió la ventaja. Otra vez empatados y otra vez todo por jugarse. Los peloteos fueron intensísimos y Fish parecía más metido, ganando mucho puntos desde el fondo con golpes espectaculares y acorralaba al número uno español. El público, enfervorecido, empezaba a creer en una remontada épica, en el partido y en la eliminatoria y al grito de "U S A! U S A!", llevaban en volandas a su jugador. Ferrer sobrevivió hasta el 4-4. Allí volvió a encontrar camino entre los nervios del americano para conseguir un súper break. Lo más difícil estaba hecho. Faltaba la puntilla. Justo en ese momento, en la agonía, Fish dio el canto del cisne. Con un tenis agresivo y certero, Mardy leyó todos los saques de su rival para romperle tras un 15-40 en un juego en el que fue claramente superior. Ferrer desperdiciaba así su primera gran oportunidad al servicio para hacerse con el partido y el punto decisivo de la elminatoria. Habrían más.

Con solvencia, ambos tenistas mantuvieron sus saques y todo se volvió a dilucidar en el tiebreak. Otra vez el temple dio al victoria. En un desempate agónico, de nuevo, la ventaja siempre fue de Ferrer. Tuvo un primer minibreak, que rápidamente fue neutralizado por el norteamericano e incluso tuvo 5-4 y dos saques para sellar la victoria. Pero Fish parecía un gato testarudo y seguía sobreviviendo a base de zarpazos. Minibreak y otra vez todo en el aire. 5-5. Un gran servicio y una bola ajustadísima del americano al pasillo con el Ojo de Halcón dando fe del milimétrico error, Ferrer disponía de su primera bola de partido, cuatro hora y 11 minutos después de empezar, al resto. Y lo demás es historia, porque nunca antes España había derrotado en terriotrio americano al equipo más laureado de esta competición. Una selección que llevaba seis años sin conocer la derrota como local.

En esos mismos guarismos, si no mejores, se maneja la selección española, que volverá a jugar una semifinal para completar un ciclo de tres en cuatro años. Será la revancha de Clermont-Ferrand, contra Francia, que el año pasado nos infringió un duro correctivo en la velocísima pista que prepararon. Esta elmininatoria será diferente, en casa y en tierra. Y claro, no es lo mismo la arcilla de Alemania, donde los galos se pasearon, que la española. Aquí no gana nadie desde el Brasil de Kuerten y Meligeni.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter