Wimbledon tiene nueva reina

Petra Kvitova, campeona de Wimbledon 2011

Petra Kvitova/Foto: Julian Finney/Getty Images/lainformacion.com
Petra Kvitova/Foto: Julian Finney/Getty Images/lainformacion.com

Ya advertíamos hace unos días que Petra Kvitova se lo empezaba a creer (os recomendamos ese artículo no por la foto de Azarenka que hay en él sino por el vídeo de la impresionante bolea de revés de la checa en la semifinal del año pasado). Y se lo ha creído.

Maria Sharapova no ha podido encontrar el ritmo que a ella le hubiera gustado llevar. Los golpes ganadores, las subidas a la red en el momento justo (demostrando una variedad de juego mayor que la de Sharapova), el revés cortado que no gustaba nada a la rusa... Kvitova, la debutante en la final de Wimbledon, lo ha hecho todo bien y a un ritmo trepidante. Nada de perder el tiempo; restos ganadores y sin dejar que las situaciones adversas le hicieran venirse abajo.

Maria Sharapova

Kvitova ha empezado perdiendo el primer juego con su saque y se ha dejado algún servicio más por el camino pero el pulso no le ha temblado, no ha permitido que su cabeza se fuera, y ha dejado que los nervios los pasase Maria Sharapova. A la rusa, ganadora con 17 años en 2004, no le gusta perder. Como grande que es, le pasa lo mismo que a veces sucede con Roger Federer, cuando lo tienen todo a su favor, se lucen, se muestran intocables pero cuando tienen delante a alguien que saben que les puede ganar, se les encoge el brazo. En cualquier caso, no se le puede quitar ni un ápice de mérito a la checa; si ha ganado es porque ha jugado a ganar, no a esperar los errores de su rival.

Desde el año 2000 sólo había habido cuatro ganadoras de Wimbledon: Venus Williams (5 títulos), Serena Williams (4), Maria Sharapova (1) y Amélie Mauresmo (1, en la única final sin Williams de la década). Wimbledon tiene desde hoy una nueva reina y es muy grande. Ha cerrado su partido con un saque directo y se ha paseado por la pista con la cabeza alta, como si advirtiese al mundo que no estaba por ahí de paso.

Kvitova con la ensaladera Venus Rosewater

Petra Kvitova es "la Djokovic" de 2011, en el sentido de que se han convertido en los jugadores casi omnipresentes en todas las finales. Kvitova no lo ha ganado todo ni se ha convertido en número uno, pero va a pasar de estar fuera del Top 30 a principios de año a codearse con las cinco primeras.

Esta debutante, al contrario de lo que le pasó el año pasado a Vera Zvonareva, ha jugado su partido como si fuera uno más que tiene que ganar. Ha hecho valer el esfuerzo que ha hecho con su equipo ténico durante los últimos tres años para mejorar su saque, ganar una movilidad inusual para alguien de su corpulencia (1'83 cm, cinco centímetros menos que Sharapova pero con 10 kilos más) y para que hoy se proclame campeona de Wimbledon 2011.

Bajo la atenta mirada de Martina Navratilova y Jana Novotna (última campeona checa en 1998), a quienes ha agradecido su presencia y consejos, la República Checa vuelve a la cumbre del tenis mundial.

En noviembre, nuevo duelo Rusia-República Checa, en la Copa Federación, donde volverá Kvitova y donde estará Maria esperándola.

Petra Kvitova en Fed Cup

Comentarios recientes