El rey ha muerto, larga vida al rey

Dos finales seguidas sin Federer

Roger Federer en la final de Wimbledon 2008.
Roger Federer en la final de Wimbledon 2008.

Es especialmente en Wimbledon donde se ve el dominio de los jugadores durante las distintas épocas. En hombres, los noventa fueron de Pete Sampras y los 2000 de Roger Federer. En mujeres, los ochenta de Martina Navratilova, los noventa de Steffi Graf y los 2000 de las hermanas Williams. Con la eliminación de Federer en cuartos de final de Wimbledon 2011 y la ausencia de las Williams en las últimas rondas del cuadro femenino, parece que hemos llegado al fin de una era y nos preparamos para el comienzo de otra.

Tras el dominio de Sampras, con siete títulos de Wimbledon, se disputaron sólo dos finales -Goran Ivanisevic vs. Patrick Rafter (2001) y Lleyton Hewitt vs. David Nalbandian (2002)- antes de que empezase el reinado del astro suizo. Su primer título se lo llevó en el 2003 ante Mark Philippoussis.

Federer y Philippoussis en 2003

Resulta chocante ver esta instantánea ocho años después, un poco como reencontrarse con las fotos del viaje de fin de curso... Con el tiempo Federer, además de transformarse en un icono de la elegancia, ganó otros cuatro títulos más (cinco seguidos) y en 2008 se topó con un Rafa Nadal que, tras haber perdido dos finales seguidas (2006-07), aprendió la lección y protagonizó uno de los partidos más memorables de la historia del tenis. Tras 4 horas y 48 minutos (más los parones por la lluvia), la final más larga hasta hoy se resolvía a favor del español por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7, 9-7.

Pero Federer aún no había dicho su última palabra. Al año siguiente, se repetía en cierto modo la historia pero un protagonista distinto. Andy Roddick también había perdido dos finales de Wimbledon contra el suizo. En 2009, con Nadal fuera de combate por lesión, Roddick echaba el resto para intentar hacerse por fin con el título. Se repitió una final épica pero Roger no quiso volver a quedarse con la "cara de bobo" del año anterior y ganó con un 5-7, 7-6, 7-6, 3-6, 16-14. El americano sólo tendrá el consuelo de ser, hasta ahora, el jugador que más juegos ha ganado en una final en toda la historia del campeonato. Es curioso que, de los siete años seguidos que Federer ha llegado a la final, tres jugase contra Roddick y tres contra Nadal, lo cual también dice mucho a favor de estos dos jugadores.

El año pasado, un casi desconocido Tomas Berdych eliminó a Federer en cuartos de final. El checo decepcionó bastante en la final ante Nadal y se echó mucho de menos al suizo. Este año, Roger Federer ha llegado a semifinales del Abierto de Australia y a la final de Roland Garros, pero parece claro que el 2011 es de Novak Djokovic, Rafa Nadal y veremos si de Andy Murray; seguramente se incia una época de dominio en Wimbledon que lleve el nombre propio de uno de los tres.

El suizo no se cansa de repetir que no está preocupado por la posibilidad de quedarse a un triunfo de igualar a Sampras como el varón con más títulos de Wimbledon; dice que aún puede ganar. El jugador más mayor de la historia en conseguir el campeonato inglés fue Arthur Gore con 41 años y 182 días, aunque eso fue en 1909 cuando el calendario de torneos seguro que era mucho más benevolente que hoy en día. En la Era Open, el récord lo ostenta el americano Arthur Ashe, que en 1975 ganó Wimbledon con 31 años 11 meses y 23 días. Rod Laver se lo llevó con 30 años y 10 meses, la edad que tendrá Roger Federer cuando se celebre el campeonato el año que viene.

Con la marca de Sampras y la edad de Federer en mente, muchos soltamos un sentido "oooooh" cuando el suizo cayó el miércoles ante Tsonga, no porque el francés no mereciese ganar sino porque todos queremos otra final como la del 2008 o la del 2009; si el rey tiene que morir, que muera de pie. Como decía un usuario de YouTube al rememorar la final del 2008 de Nadal y Federer: "Si Federer no fuera tan bueno, Nadal no sería tan grande".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes