El espejismo de Dokic

Sigue sin encontrar continuidad en su tenis

Jelena Dokic
Jelena Dokic

Cuando la australiana Jelena Dokic ganó el pasado mes de febrero el título en Kuala Lumpur, sexto de su carrera y primero en nueve años, en el mundo del tenis se volvió a especular con el regreso a la más alto de la tenista que sorprendió a todos con 16 años y que llegó a ser séptima del mundo. Nada más lejos de la realidad y el título en Pattaya fue solo un espejismo en el retorno de la australiana a la competición.

Dokic comenzó el año en el puesto número 138, pero gracias a su triunfo en Kuala Lumpur, donde ganó en primera ronda a la italiana Francesca Schiavone, se situó cerca de las 50 mejores. Todo parecía indicar que Jelena volvía con fuerza y pese a no contar con un físico como en el pasado, su tenis y mentalidad ganadora la convertían en una tenista a tener presente.

Pero su sexto título en la WTA no fue más que un oasis en medio del desierto. La jugadora australiana decidió ser baja en varios torneos por agotamiento, volviendo a la competición en Miami, donde tras superar la previa cedió en primera ronda, al igual que hizo en Charlestton. Después se perdió casi toda la gira europea de tierra batida por varios problemas físicos. En su regreso en Estrasburgo, una semana antes de Roland Garros, fue eliminada en la segunda ronda y ya en París no pasó de su debut. Esta semana ha sumado una nueva decepción al ceder en su primer partido en Copenhague, esta vez sobre superficie rápida.

Parece que a Dokic no le va a ser tan fácil volver a la élite. Habrá que esperar que es lo que hace en Wimbledon, torneo en el que ya deslumbró con 16 años al colarse en los cuartos al ganar a Martina Hingis y Mary Pierce.

Comentarios recientes