Schiavone y la fuente de la eterna juventud

La italiana defenderá su trofeo

Schiavone besa la arcilla
Schiavone besa la arcilla

Francesca Schiavone jugará por segunda vez consecutiva la final del Roland Garros. La tenista, que en este mes de junio cumplirá 31 años, intentará conservar su título ante Na Li. La italiana tiene en su mano ser la primera jugadora en conservar su título en Roland Garros desde que lo hiciese Justin Henin en 2007. No será sencillo puesto que enfrente tendrá a una china que sigue intratable en París.

Un caso peculiar el de esta milanesa, que consiguió su primer Grand Slam cuando su carrera entraba en su recta final. Aquella tarde primaveral de 2010 se impondría a Samantha Stosur contra todo pronóstico. “Nothing is imposible” lucía la afición italiana en sus camisetas, conocedores de la proeza que estaba por delante. Pero una vez más, David pudo con Goliat.

Una tenista que pese a estar en la quinta posición de la WTA opta a su segundo Grand Slam, un aspecto del que no puede presumir ni siquiera la número uno actual, Wozniacki, que no ha logrado ninguno.

“Este torneo es una inspiración para mí”, señala Schiavone. Pero más que una inspiración, es una bendición. Es pisar la arcilla de París, y la milanesa entra en su fuente de la eterna juventud. En la capital francesa es donde mejor consigue desplegar su juego. “Cuando era chica siempre soñé con ganar este torneo. Cuando llego aquí siento algo especial”, “El sábado voy a salir a la cancha a disfrutar”, sentenció la italiana.

En una final marcada por la veteranía de las tenistas, Schiavone ya ha demostrado que nada es imposible y querrá doblegar a una Na Li, que ha sido intratable en todo el torneo, eliminando incluso a dos de las favoritas, Azarenka y a Maria Sharapova en semifinales.

Este año ya no es una sorpresa, Schiavone ha demostrado que tiene mucho potencial, que está muy a gusto en la arena francesa, y no se conformará con jugar la final. Si la italiana acaba besando la tierra batida será buena señal.

Comentarios recientes